134 min de lectura

Gerardo Pérez Escutia

La novela que vamos a recomendar en este Bufete Negro entra en una categoría llamada thriller legal, que centra sus tramas principalmente en el desarrollo de juicios legales, en los detalles y avatares del proceso, es un género que mayormente se ha desarrollado en Estados Unidos por las peculiaridades de su sistema judicial y el interés mediático que despiertan estos eventos en el público estadounidense. Autores como John Grishman y Michael Connelly han desarrollado este género con bastante éxito. Se trata de 13 de Steve Cavanagh (Belfast, Irlanda 1976). 

Cavanagh es licenciado en derecho y desde los 20 años comenzó a escribir guiones, en 2015 publicó su primer libro The Defense, dando origen a la serie protagonizada por Eddie Flynn, antiguo timador, convertido en abogado defensor que ejerce su profesión en Nueva York. Su segunda novela The Plea (2016) ganó el Premio Prix Polar a la mejor novela internacional, a la que siguió The Liar (2017) y Thirteen (2018 ), siendo ésta última su primera novela traducida al español.

Steve Cavanagh

13 es una novela muy peculiar en varios sentidos, prácticamente desde la primera página sabemos quién es el asesino y cuál es su plan, su peso en la trama es similar al del protagonista principal, el abogado Eddie Flynn (ex hampón estafador), especializado en la defensa y con una ética a prueba de balas que le impide defender a cualquiera de quien tenga la mínima sospecha de que no es inocente. Joshua Kane, su nemesis, es un asesino despiadado, dueño de una inteligencia superior y que tiene en jaque a las autoridades de la costa este de Estados Unidos, durante muchos años consiguió ocultar su identidad y lograr que inculpen a inocentes.

La trama se desarrolla a partir de que Eddie Flynn, un freelancer, recibe la propuesta de uno de los bufetes de abogados mas prestigiados de Nueva York para coadyuvar en la defensa de Robert Solomon, uno de los actores más cotizados del momento (el nuevo Di Caprio), quien está acusado de asesinar a su joven esposa y a su presunto amante. Todas las pruebas lo inculpan y el juicio en el que se determinará su culpabilidad o inocencia promete ser el “juicio del siglo”, Eddy duda en aceptar la propuesta hasta no estar convencido de la inocencia del acusado, una vez que se entrevista con él, acepta trabajar en su defensa. Joshua Kane, por su parte, echa a andar su plan para lograr ser parte del jurado que juzgará a Solomon, y con una precisión de relojero va juntando las piezas que le permitan lograr su objetivo: la condena por asesinato de Bobby Solomon.

La historia se desarrolla a dos voces, la del abogado y el asesino, quienes en un verdadero tour de force despliegan todas sus habilidades para lograr sus objetivos. El autor nos lleva con mucho detalle por todo el proceso: cómo se conforma un jurado, qué requisitos y qué perfiles se piden para formarlos, y cómo es el proceso de selección.

Nos pone en primera fila durante la investigación del fiscal así como en la compleja labor que busca armar la defensa, vemos los alegatos e interrogatorios entre abogados y testigos, valoramos el peso y acuciosidad de las pruebas científicas, también asistimos a los entretelones del actuar de los jurados, todas sus discusiones, dudas y presiones a los que se ven sometidos; una trama vertiginosa que no da respiro alguno.

El autor nos permite conocer las motivaciones psicológicas y culturales del asesino, su ausencia total de empatía así como las habilidades que posee para lograr sus macabros objetivos, y nos presenta a Joshua Kane, como un personaje a la altura de los famosos asesinos seriales estadounidenses como Ted Bundy o el asesino de Green River.

La novela se desarrolla casi en su totalidad en Manhattan, dentro de un ambiente legal neoyorquino, con policías corruptos, abogados banales y la “fauna” de los juzgados. La ciudad que nos describe Steve Cavanagh, muestra las obsesiones de la cultura estadounidense, su fijación por el “sueño americano”, la entronización del éxito individual y su cauda de frustración, la fascinación morbosa por la cobertura de los juicios, y la fe inquebrantable que tienen en su sistema de justicia.

Si les gustan las series, películas o novelas de juicios y thrillers, esta es una historia que los dejará totalmente satisfechos, con personajes muy sólidos, altas dosis de adrenalina, enigmas, y giros de tuerca en la trama que nos lleva a un final inesperado.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: