25 Instantáneas de Sergio Pérez Torres o Nada más dulce que el deseo en cadenas5 min de lectura

Héctor Alvarado Díaz

1. ¿Te gustan los postres?

Son mi debilidad. No puedo terminar el día si no comí un chocolate, una rebanada de pastel o algo dulce.

2. ¿Dónde te refugias para escribir?

Generalmente escribo en mi sala de estar y en los trayectos largos hacia algún lugar.

3. ¿Cómo te trató la pandemia?

Debo decir que fui afortunado. No perdí a alguien cercano y aproveché el encierro para hacer ejercicio y hacer dos estudios universitarios al mismo tiempo.

4. ¿Qué determina la extensión de un poema?

En mi caso, cuando podría detenerme tras lo contundente, me parece que es el momento de cerrarlo.

5. ¿Es posible una poesía total?

Me gusta mucho más pensar en términos de lo fragmentario, lo incompleto.

6. ¿Eres nostálgico?

Totalmente. Creo que gran parte de mi amor por la literatura tiene que ver con ese apego a lo que ya no está ahí. A veces, me adelanto a que la pérdida suceda.

7. ¿Cómo te iniciaste en la poesía?

Leyéndola en la pubertad, al mismo tiempo que escribía canciones. Esas canciones fueron pareciéndose cada vez más a lo que leía. En la adolescencia entendí que eso también era un oficio, una manera de estar en el mundo.

8. ¿Eres indeciso?

No. Sí. A veces. Quizás dependiendo de la decisión que deba tomar y el grado de importancia sobre tal asunto.

9. ¿Has perdido amigos?

Amigos, amores, familiares, oportunidades académicas, concursos. Ahora que lo pienso, tengo un doctorado en perder.

10 ¿Ejerces la autocrítica?

Intento no hacerlo, trabajo en no ser tan severo con mis expectativas y logros, pero me es muy difícil. Tiendo al perfeccionismo como autosabotaje.

11. ¿Te la pasas corrigiendo?

No sé si decir que me la paso haciéndolo. Lo cierto es que cada vez que voy a enviar un manuscrito, aprovecho para revisarlo.

12. ¿Has viajado suficiente?

No, nunca. Viajar es uno de mis tres ejes personales junto con la literatura y estudiar cosas nuevas. En 2013 acabé de visitar los 32 estados de México, y aunque regreso a algunos, también empecé a visitar lugares en el extranjero.

13. ¿Es cada vez más fácil o difícil publicar poesía?

En mi caso, publicarla resulta cada vez más fácil, relativamente, pero escribirla con propiedad es lo que resulta más difícil conforme avanza el tiempo.

14. ¿Tienes otras pasiones además de la literatura?

Conocer lugares y personas, ir a fiestas, cocinar y comer.

15. ¿Qué tan grande es tu biblioteca?

Ya ocupa una habitación aparte. Tiene cerca de 2500 ejemplares y sigue en aumento.

16. ¿Quién o quiénes fueron axiales en tu formación?

Debo decir que nunca tomé un taller cuando empecé a formarme. Así que creo que he sido autodidacta; claro, con toda la ayuda de aquellos autores que se empozaron en mí: Shakespeare, Safo, Sylvia Plath, Alejandra Pizarnik. Aunque en un inicio, tallereaba con una amiga, Adelaida Caballero. Recientemente tuve la oportunidad de tener a Julián Herbert como tutor en una beca y la experiencia fue enriquecedora; me hubiera encantado tener esa formación mucho más joven.

17. ¿Te consideras un buen lector?

No sé si buen lector, pero uno apasionado y constante, sí.

18. ¿Tus mejores amigos son escritores?

Creo que ya no comulgo con el término de «mejores amigos» como antes. Tengo grandes amigos que son escritores y otros que se dedican a la medicina, la ingeniería, el comercio, la danza, la administración.

19. ¿Olvidas (y perdonas) con facilidad?

Olvidar, no, ni para lo bueno ni para lo malo. Perdonar, sí, no soy una persona rencorosa.

20. ¿Realmente podemos hacer algo por el planeta?

En lo individual, algo. En lo colectivo, mucho más, como ejercer presión y lograr responsabilidad ambiental por parte de las industrias que más contaminan.

21. ¿Te has metido en política?

Cuando fui adolescente tuve un sorbo de ese mundo y lo escupí de inmediato. Me gusta lo político en el sentido de socializar y también el de ejercer una ciudadanía crítica y activa, pero los cargos de poder, la burocracia y los grupos con intereses, me resultan lejanos.

22. Una palabra para las siguientes palabras.

Montaña: Cima.

Migración: Lenguaje.

Tarántula: Ciclo.

Armagedón: Apocalipsis.

Labios: Beso.

23. ¿Le vas a algún equipo?

A los Tigres de la UANL.

24. ¿El tiempo es importante?

Importantísimo. Creo que es el recurso más valioso, en el sentido de tiempo de vida.

25. ¿Vives en el poema?

Más bien, con poesía. Aunque, como de cualquier lugar que he habitado, me tomo mis vacaciones.


Sergio Pérez Torres (Monterrey, 1986).

Poeta. Es autor de los poemarios Caja de Pandero (2007), Mythosis (2009), Los nombres del insomnio (2016), Barcos anclados al viento (2016), Cáncer (2016), Cortejo fúnebre (2017), Party Animals (2017), El museo de las máscaras (2018), La heráldica del hambre (2019), y Postales en braille/Postcards in Braille (2021).

Ha sido galardonado en el IV Certamen Literario “Ana María Navales” (España) y las menciones honoríficas en el Concorso Internazionale di poesia e teatro Castello di Duino XIII Edizione (Italia) y en el Primer Premio Internacional de Poesía New York Poetry Press (E.U.A).

En México, su obra ha sido ganadora del XXVI Premio Nacional de Poesía “Ydalio Huerta Escalante” 2016, el XXIV Premio Nacional de Poesía Sonora 2016 “Bartolomé Delgado de León”, y del Premio Nacional de Poesía Carmen Alardín 2017, entre otros.

Su primer libro de narrativa Los arcoíris negros (2020) fue ganador de la 4ta Convocatoria “Se busca escritor” y de la Convocatoria de Coediciones 2020.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: