9M: El Paro13 min de lectura

Carmen J. Cohen, Caliche Caroma y Wendy Rufino

La violencia contra las mujeres ha llegado a límites inauditos, la enquistada cultura machista, de la que México se enorgullecía hasta hace muy poco, hoy es cuestionada. El 9 de marzo, después del Día Internacional de la Mujer (8M), habrá un paro nacional, se convocó a todas las mujeres de este país para que en esta fecha suspendan sus actividades cotidianas, frenar el consumo económico y tejer redes más allá de facebook y twitter.

El paro es parte de las acciones para promover la agenda de los derechos de las mujeres y frenar los femenicidios, una respuesta al incremento de la violencia que se ejerce cada vez más contra las niñas, adolescentes, jóvenes, madres, tías, abuelas, mujeres… la brutalidad asciende y la sociedad en general, funcionarios de los tres niveles de gobierno y medios de comunicaciones se lo han tomado muy a la ligera, incluso existen personas que creen que el paro únicamente busca desestabilizar al actual gobierno, es decir, que no es genuina la lucha para exigir soluciones al asesinato, tortura y violación de las mujeres. No ha faltado el oportunismo, grupúsculos políticos, personajes nefastos, instituciones y monopolios comerciales han querido desvirtuar este movimiento.

En este contexto, el-artefacto interrogó a varias mujeres de diferentes edades, profesiones y credos, políticos y religiosos, qué van hacer el 9 de marzo, cuál es su itinerario en ese lunes histórico del tercer mes de 2020. Éstas son sus respuestas.

Sofía Alvarado Cortés, escritora y promotora cultural, vive en Zihuatanejo, Guerrero: “Estamos organizando pintar un mural que represente a la mujer costeña. Yo sí pararé mis labores en el trabajo para irme a pintar el mural en protesta. Pienso que es un paro que han querido deslegitimizar, pero aún no se dan cuenta del movimiento y la organización feminista en México. Muchas nos solidarizaremos con la propuesta de las compas jarochas, como protesta a la impunidad de no sólo lo que ha ocurrido en las últimas semanas, sino en los últimos años. Creo también que es una forma de demostrar lo que económicamente representamos para el país”.

Livier Fernández Topete, escritora, sommelier de té, mamá, vive en Morelia, Michoacán: “Lo del paro para mí es algo simbólico, y claro, aunque lo simbólico tenga sentido, lo real siempre está por encima. Te voy a responder usando una idea central de la escritora, feminista y activista política egipcia, Nawal al Saadawi: para ser feminista, no basta con ser mujer, para serlo, hay que dejar de pensar y actuar como capitalista, patriarcal y religiosa, que, según ella, son las causas por las que las mujeres están oprimidas en el mundo. Hay algo de moda, de resentimiento y de odio en toda esta novedad social, no nos hace mujeres libres, liberadas o libertadoras el sumarnos a este movimiento o lucha de manera acrítica y visceral, me hace mucho más sentido lo que dice la egipcia, para mí ahí estaría el trabajo verdadero, en el día a día de estos tres motores que nosotras mismas activamos o permitimos activar en los otros”.

Cyntia Elizarrarás, nutrióloga, vive en Morelia, Michoacán: “A mí en lo personal no me gusta la idea, considero que, en lugar de encerrarme, debería poder salir libre. Y creo que se pide al revés con esas protestas. La paz es paz, la vida es vida y deberá profesarse. Si se enaltece el maltrato y la muerte, eso tendremos. No hay necesidad de las protestas agresivas, pues (los hombres) serán agresivos con las mujeres”.

Flaviana Moreno, filósofa, dramaturga, titiritera, actriz, vive en Morelia: ”He reflexionado mucho sobre lo que voy hacer. A pesar de que al inicio de todo el movimiento yo tenía resistencias por diversas razones, sobre todo las mediáticas, debo confesar que ahora me parece tan necesario. Más allá de nuestras visiones personales, políticamente es un movimiento desestructurador y esto va a impactar en otros órdenes que no sólo tendrán que ver con las mujeres. Por eso lo apoyo. Esto tiene tantas aristas importantes de señalar. Por lo que refiere al 9 de marzo, yo quiero ir a la universidad en la que trabajo para registrar la inasistencia de las alumnas que decidan no ir. Es un plantel donde al menos ese día trabajamos casi puras mujeres y casi todas las alumnas son jovencitas. Ese plantel no ha dado una postura pública y espero no la tengan al respecto. Quiero evitar que al mero día recibamos una notificación de suspensión de clases. Como si fuera un puente. Por eso me interesa ir y defender ese día, aunque las alumnas no vayan”.

Elba Rodríguez, compositora, cantante, cuentacuentos, abuela, vive en Morelia, Michoacán: “Estaré en casa, escribiendo. Aprovechando también para dar seguimiento a lo que se publique sobre este día de paro de mujeres”.

Ruth Maldonado, La Ru, cantante, estudiante, mamá, promotora cultural, vive en Morelia: “Voy a participar en una instalación de una escultura que se va a realizar con todas las pancartas, carteles y afiches de la marcha del 8. Se va a generar una estructura de cartón interactiva y se va a pegar todo este material para que se visibilicen las demandas, pensamientos, exigencias. Se pondrá en el Centro de Morelia, se avisará con tiempo en dónde será. Habrá actividades alternativas de 12 a 4 de la tarde. Yo no voy a la maestría, no voy a llevar a mi hija a la escuela, no voy alimentar a mis hijos como normalmente lo hago, allí hay comida, que ellos los hagan. Ya estando en el desmadre con todas las mujeres, a lo mejor canto, no sé, pero no haré mis actividades cotidianas. Tampoco estaré en redes sociales ese día”.

Tzitzi Delgado, doctora en geografía, mamá, vive en Morelia: “Nos vamos a quedar en casa con mis hijas. También estoy viendo si vamos a la marcha del 8. La idea es hacer paro, no hacer nada. Negociar aquí con mi familia, con mis hijas, entre mujeres. Ese día debemos hacer hincapié, insistir en el cuidado de nosotras mismas, para que las otras personas también puedan hacer paro. Cuidarse una misma, porque se trata de no hacer lo que cotidianamente hacemos, de lo que nos quejamos”.

Tania Murillo, directora, dramaturga, actriz, mamá, vive en Morelia: “La presencia de las mujeres en todos los sectores es fundamental, esencial, indispensable. Esta propuesta del paro genera una conciencia, de nosotras y de los demás. Está chingón que se haga, para visibilizar la importancia de nuestra presencia. Ahora bien, no comparto ciertas cosas, porque a mí me parece que es el espacio público el que tendríamos que ocupar, la calle es nuestra, es para tomarla, ahí es donde se hace la manifestación, esto lo digo porque hay un montón de información y la mayoría está orientada a no hacer nada, que te dice quédate en tu casa, ponte a ver la tele, no comparto esa parte. Para mí la lucha está allá afuera, porque allá afuera es donde te chiflan, roban, te maltratan, te matan, ahí es donde está la inseguridad. A mí me encantaría hacer la propuesta, aunque fuera local, como moreliana, y creo que por ahí leí algo así, quedarnos en la calle después del 8, hablar de lo que nos da miedo, qué es lo que nos hace fuertes, básicamente compartirnos entre nosotras. Estar ahí con lo que hacemos, conocernos, tejer redes y no guardarnos. Me interesa participar en el nulo consumo y orientar a mis hijos en esto. Debemos apoyarnos entre nosotras, sumarnos, darnos la mano. También me malviaja que esta propuesta salió con mucha anticipación y muchos oportunistas se colgaron de esto, hombres que son figuras de poder se quieren parar el cuello, y no entienden nada, me da un chingo de coraje, y también hay mujeres así. Ha sido muy complicado en la historia de la humanidad que la mujer se haya podido abrir espacios laborales, y esto de no ir a trabajar sí me conflictuó un poco, pero al final creo más en apoyar a otras mujeres, en hacer fuerza juntas”.

Olivia Torres alias Nala, artista visual, apicultura, Colectiva Las Puntadas, vive en Morelia: “A título personal estoy participando en la asamblea del 8M con esta propuesta de los carteles, porque me pareció que en otras ocasiones que he asistido a la marcha las pancartas con las que caminamos son muy poderosas, están narrados muchos testimonios, pensamientos, protestas, necesidades, creí que debían ser visibilizadas, darles un foco. Fue así que se me ocurrió hacer esta instalación artística, recuperar este material y, así, juntas construyamos un megaletrero sobre una estructura de cartón y que ahí se pudieran leer las particularidades, además de la postura general. En esta ocasión será una instalación que prepararemos durante la semana, el lunes podrán participar quien quiera, habrá una invitación formal, todas son bienvenidas. Se pretende que sea un evento multidisciplinario, si hay mujeres que quieran participar desde otras disciplinas, adelante. Ojalá que esto derive en la posibilidad de aterrizar en acciones que atiendan nuestras necesidades sobre seguridad, respeto a los derechos, equidad, etcétera”.

Giselle Morfi Cruz, abogada, poeta, amiga sincera, vive en Morelia (camagüeyana): «El paro del 9 de marzo iniciará el 8 con mi presencia en la marcha nacional, tal como lo hice el año pasado en la avenida Madero de Morelia. Allí me uniré al resto para alzar mi voz por la justicia y el respeto a la dignidad de tantas mujeres. Por las desaparecidas, por las asesinadas, las maltratadas y también por las fuertes que luchan cada día desde su rincón. El 9 estaré en mi casa. Una forma de unirnos toda la sociedad civil para visibilizar la necesidad de prevenir y erradicar el gravísimo problema público de la violencia contra la mujer, aquí en México, sobre todo. Para demostrar cuan necesaria es nuestra presencia en la sociedad. Será una resistencia pasiva pero una lucha bien activa, que nadie lo dude, porque sí, porque no necesitamos que ninguna institución del sistema patriarcal nos de permiso. Las tres mujeres de mi casa aprovecharemos para adelantar en nuestras labores de producción intelectual. Tal vez yo escriba algo sobre el día anterior motivada por el calor del momento. Y recibiremos a cualquier hombre que desee visitarnos y tal vez, casi seguro, provocar una charla para saber qué opina sobre esta decisión del paro, sobre la igualdad de género, que no es una cuestión natural, sino un asunto de poder».

Teresita Sánchez, actriz, escritora, cantante, compañera, vive en el mundo: «Para empezar lo tengo marcado en mi agenda y voy a hacer prácticamente todo lo que plantea el paro. Pero aparte en mi agenda dice: Componer unas canción y escribir un cuento que contenga mi emoción con respecto a este histórico hecho».

Norma Ferreira, percusionista, teatrera, defensora de las niñas y niños, vive en Morelia y Afganistán: «Yo me uniré no consumiendo, fuera de las redes sociales, en espera de que el paro muestre el valor de la fuerza de trabajo de las mujeres. Y las que si podemos hacer esto de no consumir, de no trabajar estaremos pensando, tocando, bailando, pintando, creando, luchando por las otras mujeres, esas que no pueden dejar de ir al mercado a vender, las de las trabajadoras explotadas en las tiendas de ropa y zapatos. Si al paro, pero no a la inacción. Me halaga, pero me hace sentir mal, porque yo no estoy realmente participando. Lo haré no comprando nada, pero no me parece que nos ha costado a las mujeres mucho trabajo salir de la casa, que no creo debamos quedarnos encerradas».

Notas relacionadas

Danos tu opinión: