Adolfo Mexiac en Morelia y la polémica por un mural4 min de lectura

Raúl López Téllez

Este lunes 14 de octubre se da a conocer la noticia de la muerte de Adolfo Mejía Calderón, o Adolfo Mexiac, nacido en 1927 en Cuto de la Esperanza, Michoacán, formado en la visión nacionalista de la llamada escuela mexicana de pintura y sobre todo discípulo de maestros como Leopoldo Méndez, Pablo O´Higgins y José Chávez Morado, pintores y grabadores también del Taller de la Gráfica Popular, inmerso en una época de antiimperialismo en México, en las décadas de los años 30 y 40 del siglo pasado.

Mexiac, falleció a los 92 años de edad. El año pasado fue objeto de un homenaje nacional en el Museo Nacional de la Estampa, y en Morelia le tocó defender en el año 2001 su proyecto de mural en el Palacio Clavijero, ante la celosa crítica de quienes veían con el montaje un atentado a los espacios históricos de la ciudad y a los que el artista denominó “inquisidores del conservadurismo”.

En cerca de 400 metros cuadrados, el artista plasmó “Las Montañas de Michoacán” pese a las voces en contra. El autor del célebre grabado “Libertad de expresión”, símbolo no sólo del 2 de octubre mexicano sino en el Mayo francés, plasmó en su obra a los personajes más representativos de los siglos XVIII a XX, al mismo Clavijero, a Hidalgo, José María Morelos, Lázaro Cárdenas y Francisco J. Múgica, que a juicio de los opositores eran parte de un discurso reiterativo en el muralismo al haber cumplido un cometido histórico, por lo que les resultaba sobrado ilustrar el viejo edificio que perteneció a la Compañía de Jesús, según lo expresó el grupo de historiadores que en diciembre del año 2001 pedían cancelar el proyecto.

“No me quiero imbuir en la polémica en la que me han involucrado mis paisanos michoacanos. Realmente me da risa, yo quisiera que me dejaran pintar. He venido con la intención de dejar una obra importante para Morelia y el estado de Michoacán. Me siento un poco agredido por el hecho de estar cuestionando constantemente la obra, están viniendo con carteles y todo eso, y ésas son interrupciones agresivas en el trabajo”, declaró el maestro Mexiac a Proceso, en medio de la embestida mediática en su contra.

El mural se inauguró a mediados del 2002, con una modificación en su técnica: se proyectó como un ensamblaje que no se soporta directamente sobre los muros, por lo que se respeta íntegramente la estructura del inmueble.

En el año 2015, en ese mismo espacio donde se anidó un rato la polémica, se le rindió un homenaje nacional al artista michoacano, el cual deja un importante legado en el movimiento muralístico y el grabado, manifestaciones que a su juicio deberían estar comprometidas con acompañar el paso de la sociedad en sus movimientos históricos y sociales.

Curiosamente, es en Colima y no en Michoacán, donde se creó un espacio para su obra, el Polifórum Cultural Mexiac, el cual integra dos mil estampas del michoacano.

Polifórum Cultural Mexiac

Notas relacionadas

Danos tu opinión: