Inés Posada: La pequeña memoria

Inés Posada Nací en noviembre. Tal vez por eso amo la lluvia, y fue con ella que descubrí la poesía. Escribí una tarde sobre su olor —que es singular y universal— cuando cae a la tierra. Y me sentí ligada a las cosas pequeñas del mundo, a su belleza… unida a la palabra oscura y dulce que las nombra. Siento siempre la poesía como necesidad, pero me demoro en escuchar su voz, en vivir su experiencia y en buscar algo qué decir: algo que valga la pena y la alegría…

Malva Marina: Bitácora visual I

Malva Marina Bajo leguas sobre lenguas Sus inmensos y oleados brazos arrancaban fragmentos de las rocas de su alrededor y celosamente los acogían hasta sus acuosas entrañas negriazules, como el coqueteo de dos extraños que aún creen en la suerte y el idilio. Sin miedo o rencor los trozos de ellas rodaban a flote en el encanto de su cuerpo espumoso, imitando la ilusión borrosa de quien quiere amar sin miedo. Al principio había repulsión por lo desconocido, pero era mayor la curiosidad que la aparente seguridad que da la…

Malva Marina: Impersonal

Malva Marina Juego de sombras PRELUDIO DEL PRELUDIO: En un juego de sombras el sujeto puede perder su identidad y antes de que pueda volver a usar la luz consumirse en la polifonía de su mente. Y a pesar de que su sensibilidad involuntaria ayude a describir el panorama, como cualquier mortal, el sujeto será pesimista y sólo observará al horizonte como una posibilidad eterna o una inalcanzable meta. Así que, antes de iniciar, querido lector, recuerde que todo mercenario inició con su propia cordura. PRELUDIO: Hay muchas puertas para…

Malva Marina: Interiores

Malva Marina Cóctel Sensorial I La arenosidad de las nubes caían como el tiempo en un frasco de cristal. Y la luna evidenciaba las pequeñas casas de un barrio aledaño. Me inmovilicé frente a su luz y la decepción de un viejo grito era ahora el pretexto para cambiar la mirada. El jazz tintineaba a contratiempo de la luna y yo sólo podía ver un azul cremoso derritiéndose en el paladar de mis pupilas. Las estrellas ya no eran luces de ciudad y yo sólo podía ser lunática y escombros.…

Dylan Thomas: Mi mundo es pirámide

Dylan Thomas Quién eres tú Quieneres      tútú    que    nacesen  el  cuarto vecinotan  patente   en  mi cuartoque   alcanzo   a   oír   el   vientrecuando se abre y la sombra que avanzasobre  el   fantasma  y  el   hijo   que  desciendetras  la  pared  delgada  como  un hueso de  jilgueroen el cuarto  sangrante del  nacimiento  ocultopara  el incendio  y el  girar  del  tiempola   huella   del   corazón    humanono   venera    el    bautismosino  la  sola  sombracuando bendicea la salvajecriatura Mi mundo es pirámide Mitad del padre camaradacuando imita al Adán que el mar sorbieraen su casco vacío,Mitad de la madre…

Roberto Bolaño: Godzilla en México

Roberto Bolaño El mono exterior ¿Te acuerdas del Triunfo de Alejandro Magno, de Gustave Moreau?La belleza y el terror, el instante de cristal en que se cortala respiración. Pero tú no te detuviste bajo esa cúpulaen penumbras, bajo esa cúpula iluminada por los ferocesrayos de armonía. Ni se te cortó la respiración.Caminaste como un mono infatigable entre los diosespues sabías -o tal vez no- que el Triunfo desplegabasus armas bajo la caverna de Platón: imágenes,sombras sin sustancia, soberanía del vacío. Tú queríasalcanzar el árbol y el pájaro, los restosde una pobre fiesta al…

Ray Bradbury: La última noche del mundo

Ray Bradbury ¿Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? -¿Qué haría? ¿Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco más de café. En el fondo del vestíbulo las niñas jugaban sobre la alfombra con unos cubos de madera, bajo la luz de las lámparas verdes. En el aire de la tarde había un suave y limpio olor a café tostado. -Bueno, será mejor que empieces a pensarlo. -¡No lo dirás en serio! El hombre…

Mía Gallegos: Coreografía

Mía Gallegos Coreografía                                                             Para mí amigo Carlos CortésEn finque no he vivido nada.No sé qué cosa es una guerray tengo como prisión al cuerpoy alma como campo de batalla. Me debato entre la dudade reflexionar o fluir;esto es situarse en el palco de los espectadores,o estaren cada íntimo instante del milagro. Vivo de pedacitos,pero aspiro a la totalidad,es decir a Mozart y al poema que me redimay me revele los espacios absolutosy la nada. Percibo de mílos sitios más secretos:la culpa,una tercera conciencia de las cosas,la dualidad del pensamiento,la ira…

José Vicente Anaya: Híkuri

José Vicente Anaya Híkuri  A todos aquellosque han gritado poemas premonitorios,y que por sus ideas oalucinacioneshan sido condenados:paranoicosesquizofrénicosvisionariosmal-pensantesrebeldes.   Quéntase con verdad del peyote, del pe-yomate y del hololisque, que si se tomapor la boca sacan tan deveras de juyzio almiserable que los toma, que entre otrosterribles y espantosos phantasmas, se lespresenta el demonio y aún les da noti-cias (según dizen) de cosas provenir… Juan Cárdenas,Secretos maravillosos de las Indias(1519).     EN ESTA PROPULSIÓN DE NERVIOS /¿Qué ves,en el lugar que pisa tu cabeza?No más que calaveras en retoño…