Cine/12: El gigante egoísta4 min de lectura

Livier Fernández Topete

Película basada en el cuento del mismo título de Oscar Wilde. Arbor y Swifty, dos niños cerca de la adolescencia, rodeados por un contexto de pobreza y diversas problemáticas que acarrea esa realidad, se involucran con Kitten, propietario de un depósito de chatarra y mantienen con él una relación de explotación. El vínculo comienza tras la expulsión de la escuela de ambos chicos, pues en esos días de incertidumbre, por una mezcla de juego y necesidad, empiezan a recoger y a robar cobre, lo mismo chatarra que luego venden a Kitten, quien tiene además una costumbre local: las sulkys, que son carreras de pequeños carruajes jalados por caballos, motivo de apuestas entre los pobladores. Swifty es demasiado sensible con los caballos y Kitten empieza a utilizarlo en las carreras en las que apuesta. A Arbor, cada vez más conflictivo, le incomoda esa relación de supuesta complicidad entre su mejor y único amigo y su jefe. El trabajo clandestino de los chicos se convierte en una tragedia, una recia bofetada para Arbor, para Kitten y para las familias de los dos niños. Arbor pierde sus ramas, algo de sus raíces y tronco; luego de un triste proceso, gana sabiduría, la sensibilidad de su amigo hacia los caballos lo acompaña.

El cuento de Wilde parece lejano en forma a este filme, sin embargo, esta es una adaptación contemporánea de su fondo, con una historia marginal, completamente verosímil y apegada a la forma de vida de cierta clase social inglesa. En el tierno relato de Wilde, un gigante prohíbe por egoísmo la entrada a su jardín a los niños, lo que hace que la primavera se retire para siempre de él hundiéndolo en un invierno eterno. Pero el gigante terminará arrepintiéndose, uno de los niños lo llevará al camino de su redención; este pequeño, que desaparecerá siendo extrañado por el gigante, reaparecerá para darle un nuevo mensaje y terminar la historia de una forma inesperada.

La cinta se desarrolla en una población inglesa, el frío es una presencia cotidiana; como en el cuento de Wilde, pese a las adversas estaciones del año, los niños encarnan la primavera, con todo y las dificultades y carencias en/de sus vidas.

La adultez con sus desalmados vicios está cubierta de escarcha, el invierno inunda los jardines de los gigantes egoístas: el Viento del Norte y el Granizo y la Escarcha y la Nieve bailotean lúgubremente entre sus árboles.

Pero el invierno, según la lección del gigante de Wilde, es como la primavera dormida, las flores sólo están descansando; un niño basta, el más pequeñito, para salvarlo todo, para regresar los colores al jardín del gigante; lástima que a veces las heridas del Amor, los clavos en manos y pies sean la única llave que permite la entrada a la primavera, al perdón y a la comprensión de algo valioso.

The Selfish Giant / El gigante egoísta (2013)

Dirección: Clio Barnard
País: Reino Unido
Largometraje: 91 min.
Guión: Clio Barnard
Basada en el cuento: The Selfish Giant de Oscar Wilde
Productoras: BFI Film Fund / Film4 / Moonspun Films
Protagonistas: Conner Chapman (como Arbor) y Shaun Thomas (como Swifty)
Fotografía: Mike Eley
Música: Harry Escott

Premios:

Nominada a Mejor película británica en Premios BAFTA (2013)
Premio Label Europa Cinemas en el Festival Cannes: Quincena Realizadores (2013)
Ganadora del Golden Starfish Award en el Hamptons International Film Festival  (2013)
Mejor guión en el Festival de Sevilla  (2013)

*Ver película en:

https://www.filminlatino.mx/pelicula/el-gigante-egoista

https://www.tomatazos.com/peliculas/150105/El-gigante-egoista

https://itunes.apple.com/mx/movie/el-gigante-ego%C3%ADsta/id1019266996

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: