Combatir el estrés postraumático4 min de lectura

Livier Fernández Topete

1. Habla del evento traumático sólo con personas confiables y bien seleccionadas, si dispones de un espacio psicoterapéutico, háblalo especialmente ahí. Fuera de tres o cuatro personas de entera confianza y cariño profundo, narra a grandes rasgos o incluso expresa con claridad la falta de deseo de hablar sobre el tema.  La repetición puede tener dos salidas: facilitar la catarsis o revivir lo desagradable; cuando hablamos a personas vacías, nos sentimos vacíos.

2. Construye nuevos hábitos alrededor del uso y frecuencia de tu celular. Revísalo unas 3 veces al día con lapsos de tiempo bien definidos y cronometrados (ej: de 15 a 20 minutos por la mañana, máximo 40 minutos a mediodía y otros 20 minutos por la tarde-noche o noche, pero lejos de la hora de sueño y del dormitorio). Apaga el celular antes de dormir. Las llamadas y mensajes constantes no favorecen el descanso mental, tampoco las radiaciones del aparato, menos durante el sueño.

3. Practica una meditación diurna.

4. Camina entre 10 y 20 minutos diarios.

5. Usa aceites esenciales (ej: rosa para un estado de ánimo positivo, lavanda para dormir, cedro o cítricos para relajarte).

6. Toma una taza de té blanco por la mañana, una de rooibos por la noche, evita el café, el té negro, el verde y el azul (tómalos tibios o fríos, no calientes ni helados).

7. Concientiza tus emociones y modifica las conductas que las suceden. Presta atención a cambios corporales como sudoración, palpitación, etc., recuerda que se trata de un estado pasajero y haz algo distinto como respirar profundamente y exhalar profundamente hasta recuperar poco a poco la calma.

8. Procura ejercicios de visualización modificando los hechos del evento traumático cuando éste venga a tu memoria (ej. imagina lo que hubieras querido hacer o no hacer, en lugar de lo que hiciste u omitiste).

9. Mantente hidratado/a, toma alrededor de 6 vasos de agua al día y aliméntate de forma balanceada (evita el picante, los excesos en condimentos y las temperaturas extremas).

10. Si estás teniendo dificultades para dormir, previa consulta a tu médico, podrías apoyarte con Difenhidramina de 25 mg (es un atihistamínico que se usa también como tratamiento del insomnio a corto plazo, la dosis es la más baja).

11. Realiza ejercicios de respiración y de ubicación en el presente a lo largo del día.

12. Lleva un diario en el que puedas expresar las sensaciones, emociones, los sentimientos, los pensamientos, ideas, etc. alrededor de lo sucedido, escribe en él tus especulaciones, las estrategias para incrementar tu seguridad, los planes o proyectos para el futuro inmediato, para el mediano y el largo plazo.

13. Canta, baila, grita, exprésate en voz alta, dibuja, pinta, crea.

14. Realiza varias actividades al día que te causen placer: prepara tu platillo favorito, tomo una copa de vino de mesa, platica con un/a buen/a amigo/a, busca masajes relajantes, diseña un spa casero, etc.

15. Colorea mandalas (en Gandhi o Amazon pueden conseguirse).

16. Escucha música relajante y ve películas cómicas, románticas, de géneros ligeros, evita películas de terror o violentas.

17. Lee todo lo que te haga sentir alegría, paz, seguridad. Algunas sugerencias: Ichigo-Ichie: Haz de cada instante algo único; La libertad interior de Jiddu Krishnamurti; Meditación para principiantes de Jack Kornfield; El gran libro del yoga de Ramiro Calle; Visualización creativa de Shakti Gawain; Relajación: Vivir en paz y armonía de Jaime Antonio Marizán; Técnicas de relajación diaria de Matthew McKay & Patrick Flanning;  ¿Qué es la meditación? de Osho; Tónico para el alma de Osho; El gran libro de los juegos para aliviar el estrés de Robert Epstein; Contra el yo de Mark Epstein; El Pequeño Libro del Mindfulness de Patrizia Collard.

18. Abre tu mente, tu cuerpo y tu corazón para modificar tus certezas, suelta las verdades que te causen problemas y resignifícate a ti mismo, a tu entorno y a tu vida.

19. Lleva una bitácora o tabla de actividades diarias en donde anotes cada una de estas estrategias y marques con una palomita o señal las que hayas realizado en tu día. No te preocupes por no llevarlas a cabo todas en un mismo día, lo importante es profundizar en cada una de ellas y sumar poco a poco las que más te hagan sentido y te funcionen para la paz interior, prueba todas para que observes cuáles te funcionan mejor e incorpóralas como parte de tu vida.

20. Escúchate, sé compasivo/a contigo mismo/a, ten paciencia, deja ir, acomoda y mueve tus ideas, transforma tu vida, pelea tus batallas, sé un/a guerrero/a espiritual, conviértete en un ser sabio.

21. Desecha los libros, las palabras, las ideas, las canciones que no te hagan sentido, pero piensa en que te encuentras en una fase necesitada de alivio, de aliviane, no de densificación ni de complejización. Sé sencillo pero nunca simple, liviano pero no leve o volátil, clavado o profundo pero no azotado.


Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: