Como leones4 min de lectura

Gerardo Pérez Escutia 

Hace poco más de un año, reseñamos en este Bufete Negro la novela Bull Mountain, ópera prima de Brian Panowich que logró un inusitado éxito de ventas y de la crítica especializada por su original estilo y trepidante historia. En esa novela se narraba la saga del clan Burroughs que se enseñoreo durante 3 generaciones en las montañas del norte de Georgia como caciques, amos de vida y milagros en el McFalls County, transitando desde el contrabando de alcohol en los años veinte del pasado siglo hasta el de metanfetaminas en la actualidad.

Ahora el autor regresa con su nueva novela Como leones, en esta esperada novela continúa con la saga del clan, de la mano del último sobreviviente, el sheriff Clayton Burroughs, quien está todavía convaleciente después del enfrentamiento que tuvo con su hermano Harold Burroughs, en donde éste muere. Ahora trata de rehacer su vida con su esposa Kate junto a su pequeño hijo Eben, sin embargo, como en una tragedia griega, su pasado y su apellido lo persiguen, tiene que enfrentarse con los demonios que quedaron sueltos tras la muerte de su hermano, quien era el último amo y señor del clan.

Brian Panowich

Clayton en su papel de sheriff del condado, siempre ha querido poner distancia con la herencia y tradición familiar. Ahora como último sobreviviente de los hijos de Gareth Burroughs (el viejo y despiadado patriarca), por fin siente que ya nada lo ata a la violenta y sangrienta historia familiar y podrá dedicarse de lleno a su labor de sheriff, a restañar las heridas resultantes de su enfrentamiento con sus hermanos. Tiene todo lo que había deseado, un trabajo que le apasiona, una familia que ama, y un lugar respetable en su comunidad, pero pronto descubrirá que esto no es tan fácil, que el pasado no ha muerto, y que aún hay deudas por saldar.

La historia se precipita cuando en un tugurio ubicado en los límites del condado hay un intento de asalto que acaba mal, dos asaltantes muertos y un tercero capturado por los lugareños. El líder de una pandilla de motociclistas, “Los chacales”, quiere proponerle un trato a Clayton. Un grupo rival liderado por un torvo sujeto apodado “El carroza Viner” trata de apropiarse del negocio y rutas que pertenecían al “Clan Burroughs”. Para complicar las cosas, un antiguo novio de Kate, la esposa de Clayton, aparece en escena perturbando la relación.

Partiendo de estos elementos, el autor crea una vertiginosa trama en la que nos lleva nuevamente al profundo sur de los Estados Unidos, en el que las tradiciones familiares, las lealtades al clan, el concepto del honor y los rencores atávicos se vuelven personajes de la novela y envuelven a los protagonistas en un torbellino de violencia como de dramatismo .

Clayton Burroughs, muy a su pesar, se ve obligado a levantar la estafeta de liderazgo de su familia y se tiene que enfrentar a un grupo rival que lo amenaza a él y a su familia, se ayuda de personajes pintorescos y salvajes como “Mike el Costras” y “ El Zarpas”, ambos heredados del antiguo clan que ven en él, al legítimo heredero de la otrora poderosa familia.

Esta novela se inserta totalmente en la corriente del Country Noir que cada día está ganando más adeptos, está escrita en un tono directo y sin florituras, que nos retrata fielmente una de las zonas más olvidadas de Norteamérica donde el honor, la familia y la violencia tienen un peso específico diferente al de las zonas más desarrolladas y cosmopolitas, los personajes están muy bien construidos y la trama nos atrapa desde la primera hasta la última página.

Aunque podemos leer esta novela sin haber leído Bull Mountain, yo recomiendo leer ambas para tener una experiencia más completa y poder sumergirnos mejor en la trágica historia de la familia Burroughs.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Imagen de portada: Foto de Cubrir creado por freepic.diller – www.freepik.es

Notas relacionadas

Danos tu opinión: