Control: un videojuego que no es para tod@s8 min de lectura

Laura Palmer

«Forma parte de la naturaleza humana querer controlar las fuerzas
que nos rodean e incluso poseerlas.
Pero ¿qué ocurre cuando estas fuerzas no se dejan subyugar
o ni siquiera son de este mundo? «
Alan Wake

Misterio, acción y complejidad rodean al videojuego de acción-aventura llamado Control (PS4/PS5/XBox One, Nintendo Switch/PC), lanzado en agosto de 2019. Con la promesa de una historia menos lineal, le dieron un toque lynchiano, lleno de pesadillas y situaciones desconcertantes. Si te gustan los videojuegos con una complejidad narrativa, éste es el que buscas. Desarrollado por Remedy Entertainment, así es, los creadores de Alan Wake, Quantum Break y Max Paine, distribuido por 505 Games.

Control fue uno de los videojuegos más galardonados en los Premios NAVGTR/2020, en animación, dirección de arte, gráficos, dirección de cine y diseño de controles, pero curiosamente pasó desapercibido para muchos. La dirección de Control corrió a cargo de Mikael Kasurinen, los escritores son Same Lake y Anna Megill; en composición tenemos a Martin Stig Andersen y  Petri Alanko, con unos temas loquísimos como «Counterfeit» y «Sankarin Tango», también se pudieron escuchar las rolas “Take Control” de Old Gods of Asgard,  Porcupine Tree con “Fear of a Blank Planet».

El juego de las pesadillas

En Ordinary, un pequeño pueblo de los Estados Unidos, un par de niños, Jesse Feden y su hermano Dylan, encuentran, en un tiradero, un proyector con varias diapositivas, después de examinarlo, deciden encenderlo y resulta que abren puertas a otras dimensiones, esta situación altera la vida de los habitantes de Ordinary hasta el punto en que desaparecen todos los adultos del lugar.

La Agencia Federal de Control, encargada de estudiar experiencias paranormales y objetos anómalos que afectan la realidad a nivel mundial, llega a Ordinary para llevarse todo lo que puede, incluido los niños sobrevivientes. Jesse Faden logra escapar del pueblo, pero su hermano Dylan no corre con la misma suerte. Desde ese día, obsesionada por los sucesos ocurridos en su pueblo, pasa los siguientes 17 años en busca de respuestas y la única pista que encuentra la lleva hasta un rascacielos en Nueva York.

“Imagina una sala con un póster en la pared.
Miramos al póster y creemos
que ese es nuestro mundo,
la sala y ese póster. La imagen es bonita:
paisajes, o un famoso…
  La sala es una celda,
la imagen depende de quién la mira.”

Jesse acepta una oferta de trabajo en el área de intendencia del enorme edificio, una vez dentro, la recepción está vacía, nadie responde, decide adentrarse por los pasillos oscuros de las oficinas, todo en orden, pero sin ninguna persona hasta que encuentra a un sombrío conserje de nombre Ahti, que le da la bienvenida y la invita a la oficina del director para su entrevista de trabajo.

A unos pasos de la oficina, un disparo alerta a Jesse, que al entrar encuentra libros salpicados de sangre y el cuerpo sin vida del director Trench, con un tiro en la cabeza. Una voz le indica a Faden que tome el arma de servicio del director, al hacerlo, otras extrañas voces llamadas El Consejo le indican que sólo el director@ pueden vincularse con el arma de servicio, el proceso de vinculación es equiparable a un tormento que únicamente el candidat@ puede superar. Tal como se esperaba, ella sale adelante y es nombrada la nueva directora de la agencia.

El parásito

En ese momento la agencia está siendo invadida por el Hiss, un organismo parasitario que ha hecho de sus trabajadores unas marionetas, pero que también amenaza con salir de esta aparente contención y expandirse por el mundo. Jesse intentará expulsar a este parásito y dar con la ubicación de su hermano, pero los pasillos de esta nueva dimensión aparecen frente a ella como un laberinto que, poco a poco, la llevarán a los secretos más escondidos de la agencia.

Su camino estará lleno de contratiempos que le harán sentirse a Jesse Faden la persona idónea para el cargo que ostenta, aunque también le harán replantearse si está ahí por voluntad propia o no, las preguntas surgen: ¿Cuál es el vínculo con todo lo que ocurre en ese extraño edificio que no para de sufrir constantes mutaciones equiparables a una pesadilla sin fin?

“Ser director implica mucho trabajo. Es una responsabilidad. Y un privilegio. Guiar a la agencia por aguas peligrosas y salir de ellas. Inspirar, liderar y proteger al personal. El Consejo te asesora, pero siempre quieren algo a cambio. Tus manos temblorosas deben tomar las decisiones.”

Control: el juego que no es para todos

Control, ha sido un videojuego en el que se comienza más a gusto con el modo de juego que con la historia. De pronto, estás reventando espacios a balazos, aventando objetos con telequinesis y levitando, antes que meterte en la piel de la pelirroja Jesse Faden (interpretada por la actriz Courtney  Hope), una vez que se avanza, las piezas toman sentido a través de documentos que vas encontrando a lo largo de la historia, grabaciones y apariciones que van enlazando la trama, por así decirlo.

Los vínculos con otras entregas de la misma compañía, son un gran acierto en este videojuego, de ahí que podamos gozar de algunos cinemas con el mismísimo Alan Wake, quien aún parece preso de su máquina de escribir y de una historia de la que todavía no logra escapar del todo, parece destinado a teclear al infinito.

Sí disfrutas de historias largas que te achicharren la cabeza, escenas cinematográficas y de leer sin parar, ésta es una buena opción, de lo contrario, Control te parecerá aburrido a morir. El modo de juego es difícil, no importa que tanto nivel hayas subido en tus armas, si tu estrategia de combate no está bien diseñada, no pararás de morir una y otra vez, ¡ja! Control no goza de un buen doblaje, es lo peor que pudo haber hecho Remedy, por lo tanto, no intentes jugar la versión doblada al español, al menos que no quieras parar de reírte de acento gachupín.

 “He escrito y reescrito, deconstruido, reconstruido, he experimentado con diferentes voces, cambiado el estilo, cambiado yo mismo, olvidé el lenguaje,
reaprendí el lenguaje, he estado ahí antes,
he pasado antes por esto,
la oscuridad quiere que olvide el pasado para volverme loco…”

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: