Cortos los cortos del FICM8 min de lectura

Caliche Caroma

Son aproximadamente 326 minutos de los 26 cortometrajes que están en la página https://seleccionenlineaficm.com/. Esas cinco horas y media contienen animación, documental y ficción que el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) ha subido para votación en su edición número 17, no están en línea todos los que compiten, se encuentran mezcladas la Selección Oficial y la Sección Michoacán.

Drama, lo que más sobresale de estos cortometrajes, apelar a la sensibilidad mediante tópicos sensibles se ha vuelto la fórmula. Con una calidad más que aceptable la mayoría de los trabajos cinematográficos, excelente presentación, fotografía impecable, más o menos buenas tipografías y un sonido bien mezclado, aciertos por doquier, eso (a)parece. Lo que sí tropieza mucho son las historias, cuando las hay; y cuando no es la intención narrar algo, también fallan en el desarrollo. Cortometrajes sabritas, de poca sustancia, a pesar del bello empaque. El guion malogrado, el resumen.

Noto, no sin desconcierto, que aquí y allá varios conocidos en redes recomiendan los cortometrajes de sus amigos, pero no he leído ni un solo comentario valorativo de los mismos, lo que hace pensar que no los vieron, sencillamente se dedicaron a votar y a difundir sin decir si les gustaron, disgustaron o, de menos, alguna digresión al respecto. ¿Te hizo reír, llorar, enojar? ¿Hay datos suficientes o ilación verosímil (si es un documental), quizá una construcción interesante de personaje (si es ficción)? ¿Ves alguna historia diferente a las ya conocidas? ¿Reconociste los guiños, las influencias? Si se trata de apoyar aparentando…

Pienso que el cortometraje se parece al cuento, ambos son breves, la síntesis requiere de un ejercicio meticuloso para administrar los recursos disponibles. Sin mucho enredo, el cuento va directo al grano, Cortázar dice sobre éste que “son criaturas vivientes, organismos completos, ciclos cerrados y respiran”. No veo la complicación para aplicarle la misma descripción al cortometraje. Lo mejor es que en ninguno de los dos hay segundas partes. 

Es cierto que comencé a ver los 26 cortometrajes, pero no terminé de verlos completos todos ellos, algunos fueron insufribles, en especial los que duraban más de veinte minutos, se les olvidó la máxima de Baltasar Gracián: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno; y aun lo malo, si poco, no tan malo”. Tal vez exagero, ya que así es la subjetividad, supongo. Aun así, comparto mi percepción: el corto se quedó corto.

Y se mueve, sin embargo. Escogí 11 cortometrajes que me atraparon por varios detalles, a saber: el nivel actoral y/o psicología de los personajes, (Dulce Venganza, Dalia sigue aquí, Sólo por el fin, etcétera), la información documental más el giro narrativo (¿Por qué los matas?, Tuyuku, Valiente, et al), la experimentación (IV. Impermanencia) y las historias originales (Jaanpäätt). Escribí lo siguiente, mezcla de sinopsis y crítica, sobre esta docena de propuestas, la última palabra la tiene el espectador, yo nada más tengo la penúltima:

¿Por qué los matas?, dirige Ludovic Bonleux.La matanza de estudiantes de 1968 desde los ojos de un soldado. Apenas era un chamaco cuando recibió las órdenes, y él obedeció. Este documental se reserva el juicio moral y da elementos para una nueva interpretación de lo que sucedió aquel dos de octubre.

Dalia sigue aquí, dirige Nuria Menchaca. La desaparición forzada, los fantasmas y el olor de los muertos. La esperanza es una pala escarbando en la geografía mexicana. Como en otras animaciones presentes en el FICM, en ésta prueban con la mezcla de técnicas para diferenciar un estado de ensueño de la vigilia. La búsqueda incansable de un padre, la vida entera para encontrar a su hija.  

Dulce venganza, dirige Francisco Atristain.¿Qué puede salir mal en un secuestro? El humor negro de este cortometraje recupera aquello de las vueltas que da la vida, o los caminos que no son como yo pensaba. Una historia de fracasos y asmáticos al más puro estilo mexicano.

Tuyuku (Ahuehuete), dirige Nicolás Rojas Sánchez. Documental contemplativo sobre los árboles, los que fueron y los que están. La leyenda dice que tardaron días y noches para poder derribar a ese sabino, las voces del pasado nos cuentan la desgracia presente. El lago como testigo, las hojas que se han ido.   

Sólo por el fin, dirige Mauricio Calderón Rico. El tema de la interrupción voluntaria del embarazo aparece en este corto sin que se pronuncie ni una sola vez la palabra aborto. Narrado de forma sencilla, con escasas locaciones, diálogos mínimos, el ciclo se cumple sin moralejas.

Valientes, dirige Alejandro Guerrero Lara. El testimonio de unas chicas que deciden practicar futbol en la sierra de Oaxaca. Hacen su equipo y, a patadas, rompen los estereotipos que no las dejaban ser con plenitud. Este corto juguetea con el docudrama y spot turístico.

El perfecto ausente, dirige Emilio Santoyo. El erotismo en blanco y negro con una pizca de intensos rojos. Un adolescente suple a su mamá en el trabajo, le toca planchar la ropa de una lectora de Joseph Conrad. La mujer lo mira, él la espía, la ropa interior de ella es tan suave. Ambos se desean, ella quiere y no que él regrese.   

Hasta que nos dure la memoria, dirige César Flores Correa. Este corto documental está protagonizado por los Guardianes de la Selva, quienes vigilan la zona verde de Coahuayana; una voz en off nos habla del respeto a la naturaleza mientras aparecen las armas de alto calibre.

IV. Impermanencia, dirige Andrea Robles Jiménez. Con pinturas, grabados, dibujos en tinta y demás artes plásticas, esta propuesta es la más experimental de las animaciones en línea. Sin intenciones narrativas, las sensaciones que provoca el corto de Robles Jiménez son confusas, pero esto no le quita lo interesante, dan ganas de gritar y algo parecido al dolor amenaza con aparecer cuando el sapo es derribado por el insecto.

Nopaltepec, dirige Hiram Islas. Cuando un asaltacombis hace lo que mejor sabe, la pericia del pasajero y el chófer lo ponen en el papel de víctima. La justicia por mano propia a veces llega sin avisar. ¿Quién le disparará a la rata, quién tendrá el valor?

Jaanpäätt (Hasta pronto), dirige Luz María Cardenal. El mejor de los que vi. Ignoro cuánto tiempo trabajó el director con los actores, que a lo mejor ni son actores profesionales, pero lo hacen creíble y más. Un padre y su hija viven en la sierra mixe, ella toca la trompeta y quiere audicionar en una banda, su progenitor no la quiere dejar ir, tiene miedo a quedarse solo. Un jaguar aparece en sueños, el miedo es un felino. Un tercer personaje posibilitará el adiós necesario.  

Notas relacionadas

Danos tu opinión: