De Charles Mingus a Pollomingus3 min de lectura

Caliche Caroma

El sábado 8 de febrero tocará el grupo Pollomingus, pero no es cualquier tocada, se trata de un homenaje al músico que prestó (sin saber) su apellido a la banda progresiva funketa moreliana con más de diez años en escena (circa 2008), a saber, Charles Mingus. Quienes quieran asistir a este derrame de talento tienen que llamar al 44 31 98 10 02, ahí les darán información sobre el lugar y la hora, misterio musical, cupo limitado.

En entrevista telefónica con Roger Vargas, experimentado baterista de Pollomingus, pudimos sacarle algunos detalles del convivio sonoro que tendrá a un invitado especial: “Nos acompaña desde Tijuana, Manuel Páez Armendáriz en el sax tenor, será un concierto íntimo con un Homenaje a Charles Mingus, ícono del jazz; los interesados tienen que llamar al número de teléfono y apartar su lugar, será una experiencia única, garantizada”.

Sobre el nombre de la banda, Roger Vargas explica: “El origen del nombre de Pollomingus precisamente es un homenaje a Charles Mingus y a una canción llamada The chicken de Alfred Pee Wee Ellis”. Para Roger, los discos que más le gustan de Mingus son: Pithecanthropus Erectus, The Clown, Cumbia & Jazz Fusion, Tijuana Moods, Charles Mingus Quintet & Max Roach, Charles Mingus whit orchestra, Mingus Mingus Mingus Mingus Mingus, Jazz Portraits, entre otros.

Pollomingus está integrado por Irepan Rojas en el trombón; Rogelio Vargas, batería; Juan Carlos Cortés, guitarra eléctrica y belleza; Jonathan Macotela, bajo. De su página oficial del faicebuk lo siguiente: “Pollominugs fue creado originalmente como un círculo de estudio sobre jazz; sin embargo, en los últimos años la orientación del ensamble se ha dirigido a la exploración abierta de conceptos de improvisación y experimentación sonora que incorpore no sólo el lenguaje del jazz sino también vocabulario de otros esquemas musicales como el funk, el hiphop, el afrobeat, el drum and bass y el rock”.

Por último, Lautaro Janitzio, unos de los más fieles seguidores de Pollomingus comparte su opinión sobre el cuarteto que le devolvió el gusto por la música: “Recuerdo que los escuchaba hace muchos años en un lugar llamado La Vecindad, aquí en Morelia, pero creo que el empresario intentó estafarlos o algo así, dejaron de tocar ahí; luego compré sus discos, el homónimo, Hegel Sessions y ¿Dónde están las tumbas? Este grupo me hizo creer nuevamente en la música. Les recomiendo mucho a todos los que no conocen a esta banda, y a los que ya la conoce, que vayan al concierto del sábado 8 de febrero, esas sesiones privadas no tienen comparación”.  

Danos tu opinión: