De Renacida, diario de Susan Sontag2 min de lectura

17/5/49

He terminado Demian [de Hermann Hesse] hoy y me ha producido, en general, una gran decepción. El libro tiene algunos pasajes muy sobresalientes, y los primeros capítulos que describen la incipiente adolescencia de Sinclair son muy buenos… Pero el impasible supernaturalismo de la última parte del libro supone una conmoción, considerando las pautas realistas implícitas en la primera parte. No me opongo al tono romántico (pues me encantó [Las cuitas del joven] Werther [de Goethe], por ejemplo), pero la puerilidad (no puedo expresarlo de otro modo) de la concepción de Hesse…

Estoy empezando La teoría del conocimiento implícita en la concepción goetheana del mundo de Rudolf Steiner. Parece que sigo sin esfuerzo el argumento, así que sospecho de mí misma doblemente y leo muy despacio…

También en las últimas semanas (¿ya anoté esto?) he leído la [traducción de] Bayard Taylor de la parte I del Fausto [de Goethe], el [Doctor] Fausto de [Christopher] Marlowe, y la novela de Mann–

Estoy muy conmovida con el Goethe, aunque creo que estoy muy lejos de entenderlo – el Marlowe, sin embargo, ya es casi mío – pues le he dedicado un tiempo considerable, releyéndolo varias veces y declamando muchos pasajes en voz alta una y otra vez. He leído en voz alta el último soliloquio de Faustus una decena de veces la semana pasada. Es incomparable…

En algún lugar, en un cuaderno anterior, confesé mi decepción con el [Doctor] Faustus de Mann… ¡Esta fue una prueba excepcionalmente manifiesta de la calidad de mi sensibilidad crítica! La obra es magnífica y satisfactoria, y tendré que leerla muchas veces antes de que pueda poseerla…

Estoy releyendo fragmentos de cosas que siempre han sido importantes para mí, y me sorprenden mis evaluaciones. Mucho de [Gerard Manley] Hopkins ayer, y ya no fui tan entusiasta como siempre – sobre todo sentí un chasco en los poemas «Eco de plomo» [y] «Eco de oro» –

Es tan provechoso leer en voz alta – también estoy releyendo (con placer sin merma), al Dante, y a [T. S.] Eliot (por supuesto)…

Este verano quiero concentrarme en Aristóteles, Yeats, Hardy y Henry James…

(Diarios tempranos 1947-1964, editados por David Rieff, traducción de Aurelio Major)

Danos tu opinión: