De discos y ladridos: crónica de una pasión solitaria4 min de lectura

Víctor Ruiz

Cuando Sergio Palacios me tomó la llamada, lo primero que me advirtió fue que por nada del mundo diera a conocer la dirección de su casa. El comentario me cayó en gracia, pero Sergio hablaba en serio. Dentro de su guarida, resguarda aproximadamente 10 mil Lp´s, los cuales ha ido coleccionando paulatinamente desde el año de 1997, cuando tras una larga temporada en Francia como estudiante, regresó a México para hacerse adicto de la aguja y los surcos. 

“Es lo único valioso que tengo en la casa y sí me da pendiente” me dijo como para reafirmar que la seguridad de sus discos no era una cosa de juego. Melómano, fundador de Skew Eyed Records y director general del acoplado “Ladran los perros”, cuenta en entrevista para Lado A que la pasión por coleccionar Lp´s nació como un hormigueo de curiosidad generado por su hermano. 

“Él antes compraba cd´s y de repente me dijo su esposa que ya solo se hacía de Lp´s, fue a partir de ahí que me acerqué a este mundo, empecé comprando lotes de discos que vendía en ebay, pero luego me di cuenta que estaba dejando escapar muchas joyas y fue cuando le paré”.

De la música, el coleccionismo y del ritual que implica escuchar un Lp, aprendió que se trata de una pasión que se vive en solitario. Confiesa que muchas novias no terminaban de entenderlo y se aburrían cuando él se perdía entre lotes y lotes de discos.

Por aquellos años, la industria discográfica ya había decidido deshacerse de los Lp´s para apostarle al cd como el formato del futuro musical. Sergio supo aprovechar el mal cálculo y se hizo de lotes de discos vendidos a precios inverosímiles.

Relata que pasar por Balderas en la Ciudad de México implicaba comprar discos a 30 pesos, los mismos que ahora se venden por arriba de los 200 pesos. Pero lejos de presumir su “viveza”, se asume como enemigo de la inflación que existe actualmente en el mercado del vinilo provocada por la fiebre que hizo resurgir las 33 rpm.

Ladran los perros

La cosa no terminó ahí. A Sergio no le bastaba con llenar sus paredes de música y un día, sin más, en su cabeza le aterrizó la idea de sacar su propio disco: un vinilo de Skew Eyed Records. La primera opción fue producir un Lp para De Nalgas, pero tras darle vueltas al asunto, decidió que lo mejor era conformar un acoplado de rock mexicano.

Así nació “Ladran los perros”, título del Lp que homenajea al cuento de Juan Rulfo (“¿No oyes ladrar los perros?”) y que de paso en su arte también rinde tributo a otro grande del arte mexicano: Rufino Tamayo.

Las bandas elegidas para ser parte del Lp fueron Goodbye Sailor, Etel, Gafa, De Nalgas y Ancesthor. En poco más de media hora, por la tornamesa gira el Synth rock pop, rock jazzy, trash metal, alternativo y punk rock. Todo junto y separado al mismo tiempo. O como dice el propio Sergio, “todos los géneros confundidos”. 

El proceso de selección de bandas, masterización, prensado del disco en Francia y presentación al público, le llevó a Sergio un año aproximadamente y una buena cantidad de inversión económica. Pero no se queja, asegura que fue una “chinga agradable”. 

¿Si se presentara un incendio en tu casa y solo pudieras rescatar un disco, sería éste?- le pregunté- “No chingues, ni lo digas de broma… pero sí, me quedaría con el mío”. Aunque “Ladran los perros” es el resultado del sueño de toda una vida, Sergio reconoce que no pasó mucho tiempo antes de que a su cabeza le llegara otra idea, una más peligrosa y aventurada: volver a prensar discos vinilos en México. Ya veremos. 

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: