El FMM no se escucha4 min de lectura

Caliche Caroma

Dos veces gritaron “¡No se escucha nada!” en la Catedral moreliana, y no era para menos, pues el boleto del concierto inaugural costó $500 pesos. El sonido falló, a pesar del gran esfuerzo de las autoridades y de la preparación de los músicos y de los programitas de mano, todo se derrumbó, incluso la transmisión en vivo del SMRTv paró unos minutos (no los dijeron las lenguas de mal agüero), taparle el oído al macho. El trigésimo primero Festival de Música de Morelia (FMM) «Miguel Bernal Jiménez» ha comenzado, viernes 15 de noviembre del año del señor Evo, 2019. Adiós Ángeles Azules, hola Tapetes Florales de Patamban.

Aunque cortos, otra vez los discursos de los funcionarios anteceden a las presentaciones artísticas. Estuvieron en primera fila los Bernal, Ramírez, Bosco, etcétera de las familias importantes de la ciudad, y cómo no, era un programa de música virreinal, como anillo al dedo. Antes de los villancicos y las guitarras barrocas, el tejido social se resarció con las palabras de los encargados de la cultura michoacana, en sus tres niveles de construcción de los buenos deseos pocas veces cumplidos. ¿Y la música?

Esta presunción hecha realidad se inauguró con el 80 Aniversario del Concierto en que Miguel Bernal Jiménez dio a conocer el Archivo de las Rosas. Miguelito era un niño cuando encontró, en el Colegio de Santa Rosas de Lima, unos papeles que no entendió, pero él sabía que eran importantes. Se fue lejos a estudiar, y cuando regresó seguían en el mismo lugar esos papeles, que eran parte de este archivo ultra secreto, bueno, no tanto. Participaron Andrew Lawrence King y la Orquesta de Cámara del Conservatorio De Las Rosas, además estuvo el Ensamble Vocal Turulunegro. Dos países, México y Reino Unido, una misma falla de audio. Qué lástima, la verdad.

Los músicos de la UMSNH que participaron, así como los jóvenes de varias partes del país que formaron, ex profeso, la Orquesta de Cámara; dieron lo mejor de sí, va para ellos el aplauso, la ovación, el abrazo, pero no los discursos, deberían de prohibirlos en estas actividades. Las opiniones vertidas en estos párrafos son responsabilidad del encargado del audio del FMM.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: