El policía descalzo7 min de lectura

Horacio Cano Camacho

Yo había leído excelentes críticas sobre Ernesto Mallo, un nobel escritor de novela negra argentino, conocido hasta entonces como guionista, dramaturgo y periodista. Su primera incursión a la novela negra Crimen en el barrio del Once había sido distinguida con varios premios y ni más ni menos que con el Memorial Silverio Cañada, que otorga la Semana Negra de Gijón a la mejor primera novela. De manera que premios y muy buena crítica me llevaron a buscar -sin fortuna- sus libros en las librerías mexicanas.

Ernesto Mallo

En una oportunidad de viaje a Buenos Aires me recorrí enterita (…) la calle Florida y me metí en cuanta librería vi y pregunté por esa novela y nada… me parecía increíble, lo busque por todo Buenos Aires… Así, desilusionado, viaje a otro lugar muy al sur (por vacaciones) y en un pueblo muy pequeño, junto a los glaciares, me encontré una librería pequeñita pero con un surtido de envidia y lo mejor, un chico, adolescente, que atendía y que evidentemente era un gran lector; me recomendó títulos de Martín Caparrós y Claudia Piñeiro desconocidos para mi, así como de otros autores argentinos, al preguntar, sin muchas ilusiones por la novela de Ernesto Mallo, sonrió y me dijo, ese nombre se le dio en España, pero en Argentina se llama La aguja en el pajar. Así que de inmediato lo compré.

Ese invierno en el sur, con mucho frío, conocí al comisario Lascano (Alias El perro Lascano), probablemente uno de los mejores personajes de la novela negra actual y a partir de allí me convertí en su fan absoluto. Esa novela, como las que le siguieron en una pequeña serie, describen no solo al policía sino fundamentalmente a la sociedad y el momento histórico argentinos.

El perro Lascano es un comisario de policía federal argentina trastornado por la reciente muerte de su mujer. Trabaja para la policía en el país de la crisis permanente, con los escuadrones de la muerte más activos que nunca y la tristemente triple A, la alianza anticomunista argentina actuando abiertamente, hechos que ya van presagiando lo que se avecina. En eso recibe un aviso: han aparecido dos cadáveres cerca del Riachuelo. Pero en el lugar del crimen descubrirá un tercer cuerpo que no tiene las características de los «fusilados» de la época, es de un prestamista judío del Barrio del Once. Investigar el caso permite a Mallo presentar al comisario y la realidad argentina de los años setenta.

En esta novela aparecen policías, militares, jóvenes en la clandestinidad y miembros de la clase alta componiendo una trama en la que el juego de los personajes, la riqueza de las descripciones y los diálogos alcanzan una enorme potencia narrativa. El Perro es un personaje honesto, fiel a los códigos de honor con lo fue formado, muy a pesar del medio en el que se desenvuelve.

A esta primera novela le siguió El policía descalzo de la plaza San Martín (Delincuente argentino, en el original). El jefe que protegía a Lascano es asesinado dejándolo a merced de Los Apóstoles, una banda de mandos policiacos metidos en el negocio de la droga. El Perro acepta un encargo privado: dar con el Topo Miranda, un atracador que robó dinero sucio de un banco. Una historia de crímenes y conspiraciones, pero también sobre la amistad de dos hombres enfrentados por la ley.

Su tercera novela es Los hombres te ha hecho mal, en donde ya se unifican los títulos argentinos con los editados en otros lares. Los jefes, cómplices de la dictadura y la corrupción se deshacen de Lascano al pasarlo a la jubilación obligada. Pero no terminan allí sus vicisitudes. Una prima le encarga la búsqueda de una nieta desaparecida. Las pistas lo conducen al submundo de la trata de mujeres para la prostitución. Este caso permite ver la convivencia entre  el poder político y los más despiadados criminales. La tercera aventura del Perro Lascano está basada en una profunda investigación realizada por el autor, que pone al descubierto la red de complicidades que han permitido que la trata se haya convertido en el segundo negocio ilegal más importante del mundo.

El cuarto de la serie es La conspiración de los mediocres, en el que Ernesto Mallo nos sumerge en un mundo en el que conviven el asesinato y la impunidad del poder con una tormenta de pasiones amorosas, en un paisaje dominado por una jauría de asesinos a sueldo en la dictadura de Videla y el periodo inmediatamente anterior con el terrorismo de estado y la oposición histérica de la ultraderecha que constituyen el huevo de la serpiente. Esta novela es realmente una “precuela” de la serie del comisario Lascano, con un detective joven, aunque ya investigador muy serio y renombrado. Para apartarlo de la investigación de la triple A, los mandos policiales le encargan aclarar el suicidio de un anciano alemán. Esa misión lo arrojará directamente a las manos de los sicarios, en un territorio donde no puede contar con nadie ni confiar en nadie. En el transcurso de su investigación, Lascano conocerá a Marisa, con quien vivirá una épica historia de amor.

La serie termina con El hilo de sangre. Lascano vive retirado, tranquilo. Una herencia le permite vivir casi como rico y recuperar un antiguo amor. En ello, un criminal moribundo, desde la cárcel, dice saber quien asesinó a los padres de Lascano cuando este era un niño. Lascano, el excomisario, se embarca entonces en una aventura obsesiva por recuperar su pasado en la que pondrá a prueba su capacidad, pero también en un gran riesgo todo lo que ama. Digno cierre para la serie…

Es evidente la experiencia de guionista y dramaturgo de Ernesto Mallo. Sus libros se leen como si estuviéramos frente a una pantalla de cine siguiendo un thriller vertiginoso, emotivo y altamente adictivo, pero con una muy fuerte critica moral a una época de la historia que no termina de morirse. Lean a Ernesto Mallo y al comisario Lascano, les encantará. Toda la serie, un tomo recopilatorio de las tres primeras novelas de Lascano, así como varias antologías y novelas independientes han sido publicadas en Siruela y las puede encontrar en papel o eBook.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: