¡El rey va desnudo!2 min de lectura

Ismael García Marcelino

Con gran ilusión más la satisfacción que da la aparición de un libro, ha visto la luz una obra digna de reconocimiento, sobre todo por la labor que representó para la realizadora de tan monumental traducción. Me refiero a los diez cuentos de Hans Christian Andersen que de alguna versión en castellano tradujo al p’urhepecha la muy joven investigadora de Historia, Iris Calderón Téllez, nacida en Azajo (Coeneo).

Una selección de cuentos que, con base en criterios personales, de gusto principalmente, y a propuesta expresa de la editora, fueron escogidos para ser puestos en la lengua de Michoacán, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo más los gobiernos de México y Dinamarca, impulsaron por medio de un programa que les permitió reunir los intereses de diversas instituciones.

Como una reminiscencia de la infancia por haber convivido con los cuentos más conocidos de Andersen, El patito feoLa sirenita, etcétera, y que la propia Iris no sabía que eran de la autoría del escritor decimonónico, nacido en Odense en 1805, se adentró en el trabajo de traducir estos diez cuentos sin mayor experiencia, pues “nunca antes había tenido la inquietud”, hasta que “apareció este proyecto, me invitaron y aquí está el resultado”, detalló en entrevista la autora de la versión al tarasco.

En el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas, esta obra, de más de 150 páginas, que contiene las versiones al castellano, al danés y al p’urhepecha de diez cuentos seleccionados, está disponible en las librerías de la Universidad y, dada su calidad editorial, su riqueza literaria y la irreductible figura de uno de los escritores más emblemáticos de la Europa septentrional del siglo XIX, es una colección de cuentos cuya lectura es verdaderamente recomendable, sobre todo en p’urhepecha, no sólo para los niños.

El libro incluye El abetoEl sapoAbuelitaEl escarabajoLa niña que pisoteó el panLos vecinosLa mariposaLos cisnes salvajesLa pequeña cerillera y Cuentos del sol.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: