Este jueves reanuda transmisiones Radio Nicolaita4 min de lectura

Raúl López Téllez

Este jueves a temprana hora volverá al aire Radio Nicolaita, la emisora radiofónica de la Universidad Michoacana, luego que este miércoles 5 de febrero saliera del aire por disposiciones “de arriba” ante la toma de las instalaciones que mantenían empleados sindicalizados desde el viernes 31.

Yazmín David, directora y primera mujer al frente de los micrófonos universitarios, centro y pretexto de la acción sindical al ser acusada de hostigamiento laboral, recibirá las instalaciones a las 08:00 horas –una hora tentativa hasta que no la ratifique el área jurídica y se retiren los sellos colocados por los empleados-, ante las instancias universitarias y la representación laboral, con la que reconoce hay diferencias pero niega la acusación de los empleados sobre presuntas 15 actas administrativas en su contra, como lo señalaron seis de los nueve empleados adscritos en rueda de prensa este miércoles.

“No hay ninguna acta administrativa levantada”, dice, sólo por abandono de labores a Gilberto García Ávalos, delegado sindical, a Eréndira Valladares Campos y a Hugo Bravo Domínguez, el pasado martes, cuando acudieron a una marcha del Sindicato Único de Empleados (SUEUM), “pero es de naturaleza distinta jurídicamente, ya que se incurre en una irresponsabilidad”, dice al defender el carácter de la emisora como concesionaria que se rige por normas federales y el cumplimiento de un pautado que, de interrumpirse, genera amonestaciones y riesgos.

De los adeudos, señala que no es de su competencia resolverlos y se han planteado de su parte a las instancias administrativas. Critica que por la naturaleza de la emisora, la ley federal en materia de telecomunicaciones la obliga como concesionaria a mantener un pautado y programación regulares, sin interrupción, la que dice, sí se alteró por parte de los sindicalizados. “Sí intervinieron en la pauta, hay pruebas de ello (…) desde el viernes, cada 10 minutos manejaron spots en mi contra, insultantes, denigrantes, no se vale”, señala molesta en entrevista telefónica.

Refiere que tiene las pruebas para demostrar que los tres empleados mencionados abandonaron sus funciones, como afirma ocurrió recientemente hace 15 días al dejar las instalaciones alrededor de las 10:00 horas, días antes de que iniciaran la toma. Ello implica “multas altísimas” del Instituto Federal de Telecomunicaciones, instancia que dice, será la que determine si hay sanciones en contra de los empleados.

-Los empleados aducen que la emisora salió del aire por disposiciones de Héctor Pérez Pintor, secretario de Difusión Cultural de la UM, se le comenta a Yazmín David.

“La orden vino de arriba, ante un pronunciamiento del Primer Consejo Ciudadano de Radio Nicolaita, que influyó al advertir las consecuencias de alterar la programación”, indica.

Sin ánimo de entrar en polémicas, refiere, el proyecto que planteó desde su arribo “sigue en marcha, hay un informe de actividades”. Tampoco está en su escenario inmediato renunciar, dice ante la pregunta.

“Me interesa la legalidad”, afirma. Las diferencias gremiales y administrativas se deben ventilar en sus ámbitos, no en Radio Nicolaita, reitera.

En el comunicado del Consejo Ciudadano de Radio Nicolaita, enviado al rector Raúl Cárdenas Navarro con fecha de 4 de febrero, sus integrantes plantean que con “una toma arbitraria (…) dejando de lado el derecho fundamental de todos quienes conformamos la audiencia de dicha estación”.

Los firmantes del comunicado, Judith Mena Rocha, Dalia Martínez Delgado e Ismael García Marcelino, señalan que “hemos sido comunicados de la situación”, en la que “se ha suspendido la programación habitual”, lo que afecta a su juicio el derecho “a recibir contenidos diarios” con información relativas a diversas áreas al igual que piden respeto a los horarios, de acuerdo a los artículos 5 y 23 de la Ley Federal de Telecomunicaciones “por lo que la transmisión de contenidos musicales y comunicados del sindicato no cumple cabalmente con dichas garantías”.

Le piden a Cárdenas Navarro que “tome nota de nuestras observaciones y realice gestiones pertinentes para que no haya una afectación mayor a nuestros derechos; ello sin desestimar los asuntos internos de carácter administrativo-laboral de la Estación y que deberán tomar los cauces jurisdiccionales adecuados”.

Este mismo miércoles, la Rectoría anunció la presunta demanda o querella ante la Fiscalía General de la República por el delito de “despojo”, a la vez que a las 07:34 horas la emisora ubicada en la frecuencia 104.3 de FM, salía del aire.

Notas relacionadas

Un comentario sobre «Este jueves reanuda transmisiones Radio Nicolaita»

  1. Alejandro Delgado

    Yazmín David no es » primera mujer al frente de los micrófonos universitarios», si la primera directora. Si intentó hacer cumplir horarios, reglamentación y eficiencia a la ya vitalicia mafia de los empleados que- como tú Raúl constataste cuando yo fuí director hace años- se puso con Sansón a las patadas. De la vieja mafia quedan pocos ya que otros simplemente han heredado la plaza a parientes o amigos, como es costumbre en el sindicato. Hay ahí algunos «respetables» que tienen plazas de trabajo (de jornada completa) en otras instituciones fuera de la universidad ¡Y son cumplidores! Checan de entrada, se desplazan a la otra chamba para checar entrada y hay quien hasta cumple con tres chambas las 8 horas de trabajo. Que ¿Cómo hacen para cumplir sus labores? En mi experiencia, cuando llevé un caso de violencia física de un empleado de la mafia contra una colaboradora, ante el jurídico en Rectoría, fue la declaración de guerra contra mi y logré sobrevivir y hacer efectivos cambios en la estación, con todo y diario sabotaje de esa mafia, que ya enquistada por décadas ha continuado controlando ese medio de difusión universitario. Si hiciera la lista de logros durante mi administración de inmediato me tacharían de presuntuoso pero por años la programación no ha alcanzado la calidad y continuidad que con los colaboradores (que son quienes sin sueldo mantienen viva la radio) se logró, al grado que Radio UNAM y Radio Educación nos encargaron la producción de programas que fueron transmitidos en el Distrito Federal. Ignoro cuál es el fondo real del actual conflicto que enfrenta Yazmín, pero no debí quedarme callado ante lo que es una acostumbrada infamia.

Danos tu opinión: