Eu nasci pobre mas quero tudo5 min de lectura

Caliche Caroma

Hora de Perigo en portugués y Time Crime en inglés, es una serie brasileña de 2017 protagonizada por Augusto Madeira (Tony Paradatz), producida por Studio+, la primera y corta temporada la encuentran en Netflix. Esta producción es sangrienta, brutal, contiene escenas sexuales más o menos explícitas, violencia intrafamiliar, consumo de drogas, mucho baile de favela y un alto contenido de putrefacción social. ¿Hasta dónde se puede llegar para obtener más audiencia? 

La serie está basada en la vida de Wallace Souza, quien también compitió para puestos de elección popular en tres ocasiones (¿acaso hemos vivido algo parecido?), fue diputado. Han pasado alrededor de diez años, y no sólo la serie Hora de Perigo/Time Crime aparece en Netflix, también hay una docuserie sobre el caso Wallace Souza en la misma plataforma de la ene escarlata, para conocer más a fondo la vida del carismático personaje, se llama Bandido na TV/Killer Ratings, apta para toda la familia.

Sinopsis o de cómo hacerse famoso con el dolor y la desgracia de los demás: Un expolicía brasileño decide probar suerte y convertirse en presentador de televisión, los casos que comparte con su copiosa audiencia son horrorosos, y la primicia es de Tony. El programa existió de verdad y se llamó Canal Livre. Pero esto no es lo peor, el mismo Tony Paradatz (Wallace Souza) orquesta los crímenes para después presentarlos en su programa, es decir, contrata a los asesinos, escoge las víctimas, graba los asesinatos y luego los transmite en cadena nacional.

Hora de Perigo nos avienta a las simas del poder, caemos, nos golpeamos y, a pesar de los madrazos, no puedes dejar de verla, porque hay algo incómodamente familiar en la historia en caída (a pesar del subidón aparante): el Negro Durazo, Género García Luna, los justicieros de televisa y tv azteca, en pocas palabras, los juicios mediáticos tan populares en México.  

Como si en México, hermano de corrupción de Brasil, el hoy occiso Paco Stanley hubiera hecho un programa con el contenido de la extinta revista Alarma! Y quizá algo así pasó en este país que se regodea con sus altas tasas de violencia y criminalidad, o está pasando, ¡pakátelas! El presentador de televisión se autonombraba el defensor del pueblo: “Eu nasci pobre mas quero tudo”, un hombre sencillo y preocupado por la injusticia. Denunciar la barbarie y apoyar, incondicionalmente, a las víctimas, ésta es su impronta. Un poema de sangre recitado en la noche de la justicia, la luna roja de fondo.

A veces parece muy difícil encontrar algo que valga la pena entre tanta producción basura de Netflix, pero el esfuerzo de la pesquisa se recompensa con escenas que le provocarán náuseas, físicas y morales, a más de uno (o no). Sentado en su sillón o derramado en la cama, el espectador localiza Hora de Perigo/Time Crime, nada más comienza, unos minidelincuentes (Ciudad de Dios, Fernando Meirelles, Kátia Lund) robando gasolina de un carro, les sale mal el movimiento y al pequeño Tony le abren la mano con un cuchillo tipo Rambo, el otro chamaco sale a su rescate con un tubo enorme con el que le da en la cabeza a un negro tan gordo como Agustín Carstens. Esto es apenas el íncipit, spoileo de la puntita, «só um pouco».

Ya es costumbre que en este tipo de series, de las sangrientas, se invite a varios directores, en la primera temporada aparecen los nombres de Aurélien Molas y José Caltagirone, con un trabajo de dirección casi impecable, si no fuera por las salpicaduras de sesos y vísceras que a cada rato ensucian la cámara. El otro actor que sobresale es Érico Brás, quien interpreta a Adriano Gantas, el amigo de la infancia de Tony Paradatz y el mismo niño que le dio con el tubo al gordo del inicio, pero que eventualmente se convertirá en la peor pesadilla del corrupto presentador de televisión y expolicía. 

Hora de Perigo/Time Crime
















Notas relacionadas

Danos tu opinión: