Eviterno y su Agua Envenenada5 min de lectura

Caliche Caroma

“El concepto y estilo musical se basa en una temática abstracta y metafórica de aspectos sociales, cotidianos, sentimentales, cósmicos, históricos y personales”, así se presentan los no tan chavos integrantes de Eviterno, palabra que quiere decir que lo eterno tuvo un inicio, pero no tendrá un final.  

Conformado por Noé, Paulo, Juan Carlos, Yisus y el cantante al que todos llamaban “El Gordo”, este grupo de rock presentó su EP (extended play) el 23 de octubre de 2019 en el Café del Olmo, mítico foro ubicado en la calle Bomberito Juárez de la capital michoacana; el nombre del hijo de Eviterno (fruto de la copulación creativa de los integrantes) es Agua Envenenada. Eran las diez de la noche cuando comenzaron.

Lleno total en el concierto de Eviterno. La prueba de audio fue larga, porque a ellos les gusta la calidad. El bajista, Paulo, decidió tocar abajo, sus compañeros lo miraban desde el escenario, saben que él siempre ha sido un punk y que no le interesa la fama ni el dinero, sólo quiere tocar duro y disfrutar de lo que hace. La gente les gritó otra y ellos les dieron otra.

Acompañando el toquín, estuvieron una serie de imágenes en movimiento creadas y/o mezcladas por Xavier, un artista conceptual que se unió a Eviterno con la intención de contribuir al proyecto rockero no sólo con video, sino con la filosofía del “unidos somos más”. Noé soleó con su guitarra, Jesús el baterista soleó con su batería, Juan Carlos demostró que no sólo es cineasta y escritor, también la música corre por su cuerpo venoso y esponjoso, su base de teclado era una andadera para ancianos. El Gordo bailó al más puro estilo de Dave Gahan (vocalista de Depeche Mode).

La cortesía no faltó, los Eviterno regalaron unos caballitos con Agua Envenenada, eau de vie, en cristiano, mezcal, lo que hizo corear al público: «A pesar de tanto tiempo/alimentándote con veneno/sigues implorando ayuda/a tu entrañable asesino». Rafa, el encargado del Café del Olmo, atento, iba a las mesas para ver si hacía falta algo, mientras los Eviterno tocaban sus rolas que hablaban de lunas sangrientas, depresión, desiertos, espirales, picor, cadáveres y mucha onda dark.

La conclusión: Eviterno es un grupo que reúne a músicos con experiencia en la escena local e internacional, aunque van comenzando con este proyecto, se nota que ya dominan el arte de embriagarse antes de las presentaciones, seguramente pronto tendremos noticias de estos jóvenes maduros, cuando lancen su LP (long play) o cuando a Paulo lo arreste la policía por agredir al presidente municipal. Enhorabuena y albricias, que los murciélagos vuelen alrededor de su suerte.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: