Gabriela Mistral: Los derechos humanos2 min de lectura

Gabriela Mistral

Hace ocho años dos palabras bajaron hacia las multitudes de varias naciones y de millones de hombres, y son esas palabras las que celebramos hoy en la forma de los Derechos Humanos.

Muchas patrias ya conocían esta honra, pero no eran todas las criaturas quienes gozaban de estos derechos. Este día llegó por fin hace ocho años y lo celebramos corno un nacimiento pascual.

No eran pocos los que dudaron de que la libertad acarrease bienestar a los pueblos retardados y ellos mismos habían rehusado a hombres y mujeres esta gracia tan justiciera.

Celebramos la universalidad de nuestra hazaña civil, pero subsiste en nosotros todavía un gesto de tristeza. Echemos una mirada que abrace al mundo y quedaremos pensativos.

Recordemos en este aniversario el ancho y noble bien logrado y hagamos con fervor el voto de que esta fecha será en el Calendario de 1950 absolutamente gloriosa.

Los elegidos que recibieron la chispa divina, bajaron a redimir no sólo pueblos que vendrían después.

Los presentes, que estábamos hartos de tan larga espera, los que aceptamos seguir viviendo como entes privilegiados, continuaremos esta campaña. En ninguna página sagrada hay algo que se parezca al privilegio y aún menos a la discriminación: dos cosas que rebajan y ofenden el hijo del hombre.

Yo sería feliz si nuestro noble esfuerzo por obtener los Derechos Humanos fuese adoptado con toda lealtad por todas las naciones del mundo. Este triunfo será el mayor entre los alcanzados en nuestra época.


(Leído en la Sesión Solemne celebrada el 10 de diciembre de 1955, en la Gran Sala de la Asamblea General de las Naciones Unidas.)


Gabriela Mistral, seudónimo de Lucila Godoy Alcayaga (1889-1957), fue poeta, diplomática, profesora y pedagoga chilena. Algunas de sus obras son: Sonetos de la muerte, Desolación y Ternura.

Foto de portada: Robert Jones en Pixabay

Notas relacionadas

Danos tu opinión: