Gaumont, la magia atrás del cine7 min de lectura

Raúl López Téllez

Léon Gaumont es un nombre que para los aficionados al cine tal vez no tenga nada que decir, aunque el apellido referente a una compañía fundada en los inicios delo siglo XX esté presente atrás de la evolución de esta expresión, no sólo en el cine francés sino el de otras latitudes, incluido el mexicano.

“Gaumont, desde que existe el cine…”, es una exposición celebrable que queda en la ciudad para disfrute del público como secuela del 17 Festival Internacional de Cine de Morelia. Celebrable porque se basa en una excelente museografía, tiene una fuerte identificación temática con el público y además se integra como elemento cultural para el cinéfilo que busca cada año en el FICM un “plus” más allá de la exhibición.

Gaumont nació el 10 de mayo de 1864. De origen humilde –su madre era trabajadora doméstica y su padre cochero-, León supo relacionarse muy bien a partir de su incorporación como asistente en el Observatorio del antiguo Palacio del Trocadero, en 1880.

Varios eventos históricos -que en la exposición se ubican como línea del tiempo ilustrada de una manera eficiente a lo largo de toda la muestra-, como la patente del fonógrafo por Thomas Alva Edison en 1877 o la invención del proyector por los hermanos Lumiere en 1896, confluirían en la temprana juventud de este emprendedor galo, para conjuntar ambos adelantos tecnológicos en lo que fuera la primera exhibición pública del cine en el Gran Café de París, en el mismo año de 1896, cuando los hermanos se niegan a venderle su patente y entonces contrata a Etienne Jules Mercy, “quien le promete fabricar una cámara” y lo logra.

Un año antes, con el apoyo de Gustavo Eiffel, crea la Compañía Gaumont et Cie, antes denominada Servicios Internacionales de Fotografía. En 1897, crea La mire au point, revista con 42 vistas cinematográficas y que funge hasta la fecha como el catálogo de la empresa

En 1900 y como otro adelanto tecnológico incorporado al cine, Gaumont presenta en la Exposición Universal de París, la primera muestra del cine sonoro, con el uso conjunto del proyector y del fonógrafo. En 1903, se funda la marca Cité Elge y en 1905 se fundan en París, los estudios de Gaumont.

La muestra que abarca dos salas de la planta baja del Centro Cultural Clavijero, forma parte de la exposición realizada en la capital francesa en el 2015. Como parte de su acervo, nos acerca a objetos más allá de cámaras y lentes desarrollados a la par de la evolución de la industria cinematográfica -como una cámara de alta velocidad en 35 milímetros, de 1927-, como el vestido usado por María Félix en su caracterización de Lola de Castro en “French can can” (Jean Renoir, 1956) o el que usara Ingrid Bergman como Elena, en la cinta también de Renoir de 1956, “Las extrañas cosas de París”. De las vestimentas destaca para el público la gabardina usada por Jean Reno como Leon, al lado de la vestimenta usada por Nathalie Portman, ambos en la cinta “El perfecto asesino”, de Luc Besson, de quien también se expone el modelo de vehículo espacial utilizado su cinta “El quinto elemento”.

Ligado al desarrollo de Gaumont, se encuentra un apartado dedicado a Louis Feuillade (1873-1925), quien como director artístico de la empresa desde 1907 dirigió cerca de 500 filmes y se le considera precursor del movimiento “realismo poético” en el cine.

Hasta nuestros días, la presencia y participación de la compañía Gaumont está atrás de las series que se han potencializado a través de empresas como Netflix, de la que se expone “Narcos” (Estados Unidos, 2015-2017), filmada en Colombia sobre la figura del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, incluida la camisa que usó Wagner Moura. 


“Gaumont, desde que existe el cine…”, Centro Cultural Clavijero, abierta hasta enero del 2020, horarios, de 09:00 a 18:00 horas. Entrada libre y gratuita. Público: Todo público.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: