Grandes inventores: “Los videojuegos sí son divertidos pero no son didácticos”3 min de lectura

Raúl López Téllez

“Los videojuegos sí son divertidos pero no son didácticos”, expresa con toda contundencia Damián Delgado Coutiño, alumno de quinto grado de “Universo Centro Educativo”, de nueve años de edad, quien señala que su gusto por éstos lo llevó a desarrollar un proyecto, un método de aprendizaje a través de la mejor comprensión desde el uso lúdico de la pantalla.

Damián participó en Expo Ideas, evento que se realizó en esta capital en Ciudad Universitaria y cerró este viernes sus actividades. En medio de temas de robótica, ajedrez, ecotecnologías, procesamiento de subproductos naturales y mejoramiento nutricional, entre otros que se expusieron en el Centro de Información, Arte y Cultura de la Universidad Michoacana, expresa que su intención fue diseñar un videojuego “que le gustara a las personas y aparte que fuera útil. En nuestro proyecto nos dejaron hacer algo que ayudara a la sociedad, y se me ocurrió éste”.

Su video juego, “La isla de la ciencia, requiere como materiales una laptop, un Roblox studio, un software Roblox y hojas de encuesta. El juego se alimentó con datos sobre ciencia y en las conclusiones, luego de un tiempo de juego de 10 minutos, se detectó que en 5 minutos y tras la lectura de 24 tarjetas, cada niño recordó un promedio de seis; en 10 minutos los jugadores leyeron diez tarjetas y recordaron ocho.
Sobre si las herramientas tecnológicas están mal empleadas, señaló que “más o menos, porque los videojuegos sí son divertidos pero no son didácticos”, al igual que acepta que el maestro llega un papel muy importante en esta orientación.

“Si no estudias no vas a poder tener un empleo, un buen futuro, vas a terminar trabajando en un autolavado o algo así”, indica, quien con toda la disposición responde las preguntas de quienes se acercan a su módulo, interactúa con el teclado y explica el objetivo de su proyecto, con el cual espera poder participar en la fase nacional, en la que ya ha estado en dos ocasiones anteriores.

Dice que tardó un mes en realizar su propuesta, “estuvo medio carrereado”, por el tiempo que concedieron los convocantes de la muestra y que en su caso concursan dentro del Programa Adopta un Talento (Pauta).

“Les ha gustado”, dice ante la pregunta de cómo han recibido la propuesta sus amigos o compañeros de escuela. Aunque, dice, “les gusta más el juego que aprender”.

A futuro, dice que le gustaría estudiar Diseño Gráfico, “pero eso dice mi mamá que me lo puede enseñar”, y aparece la sonrisa cómplice de la mamá una distancia prudente desde la que observa la entrevista. “A lo mejor algo de programación”.

De sus participaciones en dos ocasiones anteriores, dice que “participé en la feria estatal y luego en la nacional, ¡y en las dos gané!”, dice con entusiasmo.

-¿Cuánto tiempo le dedicas a la computadora al día?
“40 minutos”

-Es muy poquito en relación a lo que hace la mayoría de los niños, ¿no?, cuestiona el-artefacto.

“Pues sí, es un horario controlado”, dice con carcajadas que secunda su madre.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: