He escuchado que pintas casas9 min de lectura

Gerardo Pérez Escutia

Los libros y las películas sobre la mafia italiana y sus personajes forman parte indeleble de la memoria colectiva estadounidense y han contribuido con historias y personajes a la formación de una cultura que se nutre de las tradiciones que trajeron a Norteamérica los inmigrantes italianos y las relaciones que establecieron desde principios del siglo XX y hasta la actualidad, con el poder político y económico norteamericano.

Una de las vertientes más oscuras y a la vez más analizadas por estudiosos y escritores ha sido el papel que la mafia italiana (en particular la “Cosa Nostra”), ha desempeñado en la formación de grandes fortunas y cotos de poder económico y político (Las Vegas es tal vez el ejemplo más acabado de esto) en USA; así mismo su lado oscuro caracterizado por el uso de la fuerza, el tráfico de alcohol, drogas y todo tipo de actividades ilícitas con su cauda de violencia, también forman parte de la cultura popular norteamericana y han inspirado a escritores y cineastas para regalarnos algunos de los libros, películas y series más notables del siglo pasado.

Así tenemos novelas como El padrino de Mario Puzo , que dio origen a la que es tal vez la película más aclamada e imitada del siglo, dirigida por el genial Francis Ford Coppola; las extraordinarias películas de Martin Scorsese: Buenos Muchachos, Casino, Los infiltrados y la serie que cambió la historia de la TV , al sentar las bases del cómo contar historias en la pantalla chica y como generar obras de similar calidad a las películas (pensadas solo para ser proyectadas en salas de cine), desarrollando una historia con un detalle imposible en los parámetros del cine tradicional: Los Soprano, serie que nos cuenta la vida y milagros de un capo de la mafia (Tony Soprano) y de su familia y amigos en Nueva Jersey, USA.

Todo este largo preámbulo sirve para entrar en calor y en el contexto del libro que voy a recomendar el día de hoy en esta columna. Se trata de: El irlandés: Jimmy Hoffa, Caso cerrado (Editorial Planeta, 2014, ISBN: 9788498927269) de Charles Brandt.

Brandt antes de ser escritor fue supervisor de asuntos sociales en Harlem Este, fiscal de homicidios y Subdirector de la Fiscalía General del Estado de Delaware. En su fase de escritor se ha especializado en desvelar los entresijos de la mafia, el crimen organizado y su relación con el poder.

Este libro, cuyo título original en inglés es “I heard you paint houses”, se basa en la azarosa y extraordinaria vida de Frank Sheeran (El Irlandés) y es fruto de más de 5 años de entrevistas que el autor le hizo a este singular personaje, que fue protagonista y espectador de primera mano de una de las historias más interesantes del siglo XX en USA y que aún genera muchas opiniones y sigue produciendo ríos de tinta sobre ella: La desaparición de Jimmy Hoffa.

Vayamos por partes. Frank Sheeran, nace en 1920 en Filadelfia, en el seno de una familia católica de origen irlandés. Pasó su niñez durante la gran depresión, por lo que su infancia estuvo marcada por la pobreza y una educación ruda y estricta, carente de cualquier muestra de cariño -Frank decía “no tengo memoria de que mi madre me haya dado un beso nunca, ni recuerdo haberla visto besar a mi hermano o a mi hermana”- , su padre lo golpeaba con frecuencia y lo presionaba para que aprendiera a “defenderse”.

Esta “educación” pronto lo convirtió en un adolescente pendenciero y rebelde que apuntalado en su 1.95 m de estatura, lo hacia temible en sus escarceos juveniles.

Durante la Segunda Guerra Mundial se alistó en la 45.ª división de infantería, que estaba bajo las órdenes de general Patton, y ahí vivió todos los horrores de la guerra durante ¡411 días efectivos en combate!. En ese prolongado y persistente período de dar y recibir disparos, Frank Sheeran aprendió a matar a sangre fría.

Al finalizar la guerra y ya de regreso en América, Frank tuvo diversos empleos de poca monta y fue relacionándose con gente del sindicato de camioneros y de los bajos fondos criminales, alternando su trabajo de transportista de carne con pequeños encargos de un mafioso de segunda línea. Y así, casi por casualidad conoce al segundo gran protagonista de esta historia: Russell Bufalino, este si un capo en toda forma, de la zona de Detroit y Pensilvania.

Muy pronto y gracias a su dureza, sangre fría y lealtad a toda prueba, Frank fue subiendo en el escalafón mafioso, hasta convertirse en la mano derecha de Bufalino, el cual, en uno de los momentos cruciales de la vida de Frank, lo presenta con Jimmy Hoffa, el presidente del Sindicato de Camioneros de USA, que en ese momento era el sindicato más grande y poderoso del país; en la plenitud de su poder se decía que Hoffa era el segundo hombre más poderoso de los Estados Unidos, solo abajo del presidente. Hoffa poseía una red de influencias que abarcaba diversos sectores del gobierno, la industria y por supuesto …la mafia. Utilizaba una bolsa de más de 1000 millones de dólares del fondo de pensiones del sindicato para financiar proyectos de sus amigos de la “Cosa Nostra”.

Cuando Frank conoce a Hoffa, este le hace la pregunta que da nombre a este libro “He escuchado que pintas casas“, lo cual en el lenguaje cifrado de la mafia significa asesinar. A partir de este momento la suerte de Frank ya corre de la mano de 2 personajes poderosos, el capo mafioso y el líder todopoderoso y corrupto.

Es en este momento, que la trama del libro detona y se van sucediendo hechos y personajes que ya son historia y que han moldeado nuestra cultura. Durante los cientos de horas de grabación de las entrevistas a Frank, se va desvelando una historia que va mucho más allá de la ficción y que nos muestra con una desnudez brutal las intrigas de la mafia, el gobierno y los sindicatos, las descarnadas luchas por el poder que en no pocas ocasiones terminaban en las manos de Frank el irlandés, el “pintor de casas”.

En el libro aparecen de manera intermitente personajes clásicos de la mafia italiana como “Santo Trafficante” (con este nombre que otra cosa podía ser ), Sam Giancana, capo de Chicago y amigo y socio de Frank Sinatra. Vito Genovese, Carlos Marcello, Jack Ruby ( el que mato a Lee Harvey Oswald, a su vez asesino de JFK) y muchos otros que protagonizaron los capítulos más relevantes de la historia del crimen organizado en USA

Charles Brandt

Algo que el autor describe con prolijidad de detalles es el proceso en que se forjó el profundo odio existente entre Hoffa y Robert Kennedy, quien en su cruzada contra el crimen organizado en múltiples ocasiones lo quiso llevar a la cárcel y este se libraba mediante intimidación y compra de testigos y miembros del Jurado .

También nos narra el golpe que significó para la Mafia italiana al triunfo de la revolución cubana, la prohibición de los casinos y todas las actividades ilícitas que hacían de la Habana una mina de oro para los mafiosos, esto gestó el odio visceral que la mafia le tenían a Castro que a la postre cristalizó en los múltiples intentos de asesinarlo en complicidad con la CIA.

Por si fuera poco, también abunda en la relación y pactos que estableció el patriarca de los Kennedy para lograr que John llegara a la presidencia y su posterior “traición” , lo cual derivó en su asesinato. Por último – y he aquí el misterio e intriga principal del libro- nos revela la cadena de sucesos que llevaron a la “desaparición de Jimmy Hoffa” en 1975 , hecho que junto con el asesinato de JFK ha alimentado por 50 años todas las teorías conspirativas tan afectas a la idiosincrasia yanqui que han producido múltiples películas y cientos de libros.

Frank Sheeran nos guía a la manera de Virgilio a Dante en el descenso a estos círculos del infierno del mundo del crimen organizado, con el añadido que nuestro guía no es solo un narrador sino un protagonista y que lo que se cuenta aquí es rigurosamente real y verificable. La mano del autor lo que hace es darle coherencia e hilo al relato además de unir los cabos sueltos propios de la memoria de un octogenario que está relatando su vida, ya que Charles Brandt no se contenta con registrar el relato, verifica y autentifica los hechos contados por el irlandés.

Para quienes disfrutamos las historias y películas de gangsters, este libro es un platillo irresistible, pues además de lo que cuenta y revela, nos hace entender los códigos y rituales que han sostenido tantos años a la Mafia Italiana, y cómo está se fue involucrando de tal manera con los factores del poder estadounidense, lo que hace que hoy día no se explique la historia actual de ese país sin el concurso de la “Cosa Nostra” .

Robert De Niro leyó este libro y quedó cautivado por él, se lo mostró a su amigo Martin Scorsese y se empeñó en que la historia de Frank Sheeran fuera llevada a la pantalla. Hace unos días se acaba de estrenar en cines y en Netflix la película El Irlandés dirigida por Martin Scorsese y con las actuaciones de Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci y Harvei Keitel.

La película, según la crítica especializada es magnífica y esta llamada a ser una cinta clásica, a la altura de El Padrino o Buenos Muchachos. El guión está basado íntegramente en el libro que estoy reseñando, por lo cual no me queda más que invitarlos a leer el libro y ver esta gran producción.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: