Hilos invisibles3 min de lectura

Miguel Ángel Castillo Archundia

La ciudad puede ser leída de múltiples maneras. Bajo la mirada adecuada se torna llena de complejidades, pugnas internas y signos reveladores. La particularidad de las calles de la ciudad es que puede mostrar casi en toda su riqueza la organización, no sólo urbana, sino cultural de una sociedad. Muestra los nuevos y los viejos paradigmas en una hostil convivencia. Los hilos viejos que se unen a costumbres, normas y repeticiones mecánicas. Hilos ya gastados por el tiempo. Así como los hilos nuevos, vigorosos, extraños, duros de asumir para quienes se recogen con cariño al bien conocido paradigma presente.

Hilos viejos, con sus tejidos ya raídos los de los signos y símbolos patriarcales en la ciudad. Aunque llenos de normalidad, casi invisibles para quienes crecimos en este paradigma. Están siempre evidentes, mostrándose con orgullo cual monumento a la violencia, normales y recurrentes en los paisajes urbanos.

Otros son los hilos que, producto de la conciencia, crítica y rechazo de estos tambaleantes monumentos, generan sus propios símbolos, jóvenes, fuertes, llenos de furia y deseosos de vida. Estos símbolos son leídos como radicales como violentos, por alterar el ordenamiento urbano tan habitual, tan normal, de violencias ya asumidas, conocidas y perfectamente aceptadas. Estos nuevos hilos, nuevos símbolos saben que por más grueso que sea un tejido de hilos viejos, putrefactos, no puede soportar más que un tejido de hilos fuertes y vitales. Se sabe: no tardan en romperse los viejos hilos.

Medellín, Colombia, 2018.
Morelia, Michoacán, México, 2018.
Ario de Rosales Michoacán, México, 2019.
Medellín, Colombia, 2018.
Medellín, Colombia, 2018.
Tunja, Colombia, 2018.

Miguel Ángel Castillo Archundia (Ario De Rosales, Michoacán, 1993).

Notas relacionadas

Danos tu opinión: