Hombre rojo1 min de lectura

Livier Fernández Topete

   Para José Jaime Ruiz

Dice que no siempre es hoguera
pero sus pasos granates
Lengua de vocablos carmesí
           traga fuegos
Aves de lumbre revolotean en su cabeza
Un incendio le habita el pecho
En su lecho la canícula

Resplandece cuando la noche
Arde sol
Provoca la chispa
Un destello de luz creciente

Hambre escarlata que retiembla

Hombre rojo en el ocaso
acaso níveo y sin pretexto
cuando se llega la hora del beso que entinta
en el momento de la primera grieta que esculpe
             la primera palabra
el primer brillo que se asoma y se tiende en el papel
             iniciando el texto multicromo

Sacia el hambre que palpita

Hombre rojo que amanece blanco
entre bolas de nieve
              y la avalancha del poema

Hombre rojo, de Soledad Fernández

Notas relacionadas

Danos tu opinión: