Jack Kerouac: Cómo meditar1 min de lectura

Jack Kerouac

Dos poemas

Uy Uy Uy poema
humo de ángel
No merece la pena leer
poemita
Empiezas sorbiendo
leche
Y terminas sorbiendo
humo
Y ya sabes
Lo que leche y humo
Significan



Mi amada que no quiere amarme…

Mi amada que no quiere amarme:

Mi vida que no puede amarme:
Las seduzco a ambas.

Ella con mis besos rotundos…
(En la sonrisa de mi amada la aprobación del cosmos)
La vida es mi arte…
(Protección frente a la muerte)
Así sin autorización vivo.
(¡Qué desgraciada teodicea!)

Uno no sabe—
Uno desea—
Lo que es la suma.


Cómo meditar

—luces fuera—
caída, manos unidas, hacia instantáneo
éxtasis como una vacuna de heroína o morfina,
la glándula interior de mi cerebro descargando
el buen fluido alegre (Fluido Sagrado) mientras
me bajo y sostengo todas las partes de mi cuerpo
hacia un trance de inactividad —Curando
todas mis enfermedades —borrándolo todo —ni
siquiera un fragmento de un “Espero que tú” o un
lunático globo quede dentro, sólo la mente
en blanco, serena, sin pensamiento. Cuando un pensamiento
brota a resortes desde lejos con su manifiesta
presencia de imagen, lo soplas lejos,
la espantas, la pretendes, y
se desvanece, y el pensamiento nunca vuelve —y
con alegría comprendes por primera vez
“Pensar es justo lo mismo que no pensar-
Así que no tengo que pensar nada
más”


Jack Kerouac (seudónimo de Jean-Louis Lebris de Kérouack) poeta y novelista estadounidense, pionero de la generación Beat. Algunas de sus obras son: The Dharma Bums y On the road.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: