Jim Morrison: El oscuro Crepúsculo Americano1 min de lectura

Jim Morrison


El mundo en llamas…

Taxi desde África…
El Gran Hotel…
Una gran fiesta anoche
atrás, volviendo atrás
en todas direcciones
durmiendo estas insanas horas.
Nunca me despertaré
de buen humor otra vez.
Estoy harto de estas botas.


Despertar del recién nacido

Gentilmente se agitan, gentilmente ascienden.
Los muertos son recién nacidos despertándose.
Con desoladoras amputaciones y almas húmedas.
Gentilmente suspiran en el extasiado funeral de asombro

¿Quién llamo a esa muerte al baile? ¿Fue la joven mujer aprendiendo a tocar la canción del fantasma en su pequeño piano?
¿Fueron los desérticos niños? ¿Fue el mismo fantasma de Dios, tartamudo, animado, charlando ciegamente?

Te he llamado para embalsamar la tierra.
Te he llamado para anunciar la tristeza cayendo como carne quemada.
Te he llamado para desearte el bien. Para glorificarte como un nuevo monstruo.
Y ahora te llamo para rezar.


El oscuro Crepúsculo Americano

La noche como una vasta
conspiración para soñar,
venerada en las arenas oscilantes

Tijuana —el ano de la Noche
una civilización en caricatura
Las putas son fastidios en la
Noche Americana

Qué veremos en
las entrañas de la noche, en
La cueva escarchada donde se crean
los sueños, justo frente
a tus ojos. Profecía sin dinero.

Esta canción deber tener la triste
y común rareza de la moneda corriente
en el reino. Brasas
de amargura. Aroma de humo de pino
Noche de Fuego, ejercicios especiales
de crianza. Un pretexto
para el crimen. Escuela de la
Noche. Silencio de una escuela
en la noche.


James Douglas Morrison (1943-1971), cantautor y poeta estadounidense. Algunas de sus obras son: Desierto, Una plegaria americana y otros poemas y Poemas.

Danos tu opinión: