Justicia, el reclamo reiterado en marcha por Nilda Rosario7 min de lectura

20/agosto/2019

Eduardo A. Chávez

Una misma fotografía pegada cientos de veces en las paredes a lo largo de la avenida Madero, tapizó el centro histórico de Morelia, de la fuente de las Tarascas al Palacio de Gobierno. Se trata del rostro de Nilda Rosario Francisco de la Cruz, estudiante del último semestre de la facultad de Veterinaria de la UMSNH, desaparecida hace ya cinco meses y cuya presentación con vida siguen exigiendo familiares, mujeres, feministas, estudiantes y ciudadanos en general.

La joven de 23 años originaria de la Ciudad de México se comunicó con su familia por última vez el 25 de marzo. Unos días antes, el 17 del mismo mes, salió aproximadamente a las 21:00 hrs. de la Casa de Estudiante Femenil Rosa Luxemburgo, donde habitaba desde que llegó a Morelia para estudiar, sin que nadie la volviera a ver.

El padre de Nilda, Fortunato Francisco Francisco, una vez interpuesta la denuncia, solicitó públicamente el apoyo de las autoridades tanto estatales como universitarias, pero frente a la nula respuesta que dijo haber recibido, emprendió acciones por su parte para dar con el paradero de su hija y los responsables de su desaparición. A la par, estudiantes, feministas y ciudadanos en general se manifestaron en varias ocasiones exigiendo la aparición con vida de la joven, así como el apoyo de las autoridades de la Universidad Michoacana para presionar a la Fiscalía.

El 25 de junio un Fiscal de Control vinculó a proceso a Nicolás G., novio de Nilda, por su posible relación con la desaparición de la estudiante, quien fue ingresado al CERESO “Lic. David Franco Rodríguez”. No obstante, hasta ahora no se conoce ningún avance en las averiguaciones, razón por la cual las morelianas –mayoritariamente mujeres- volvieron a salir a las calles la tarde de este martes para exigir la presentación con vida de la joven y castigo a los culpables de su desaparición.

“Te seguimos buscando, Nilda”

Pese a la contingencia ambiental en la localidad derivada de las explosiones sucedidas la mañana de este martes 20 de agosto en Ciudad Industrial, así como a las recomendaciones que comenzaron a circular en redes sociales en las que sugerían no salir de casa a menos que fuera necesario, poco más de un centenar de personas se reunieron en la Plaza Benito Juárez, a un costado de catedral, para continuar con la exigencia de justicia para Nilda Rosario Francisco de la Cruz y su familia.

Ni esta situación ni la reacción negativa que ha surgido en los últimos días en el país frente a las recientes manifestaciones de mujeres y feministas pudo frenar las acciones del día de hoy, cuyo objetivo era tapizar el centro histórico con las fotografías del rostro de la joven desaparecida, acción por medio de la cual insisten en que no valen más las paredes y los edificios que el derecho a la vida de una mujer.

Es importante recordar que el viernes pasado mujeres de todo el país, incluyendo Morelia, salieron a protestar contra los feminicidios, las desapariciones, el acoso y el hostigamiento, así como las violaciones sexuales, a raíz de la violación de una menor de edad en la Ciudad de México cuyos presuntos perpetradores fueron policías capitalinos. La intensidad de la manifestación en la capital del país fue tal que dejó a su paso estaciones del Metrobús dañadas, pintas en el “Ángel de la Independencia” y un incendio en la Estación de Policía Florencia, hechos que suscitaron la reacción de quienes se dijeron empáticos con la causa pero condenaron los actos “violentos”.

“Ni un carpetazo más”

La marcha del día de hoy tenía como intención hacerle saber a Nilda que su familia, así como mujeres, feministas y estudiantes, la siguen buscando a ella y a todas las mujeres que “no han recibido un apoyo justo” por parte de las autoridades.

“Falto yo, no me olviden”, “Gobierno, exijo que hagas tu trabajo”, “Mexicanas al glitter de guerra” y “En un mundo paralelo fuiste tú”, fueron algunas de las frases que se pudieron leer en las pancartas de las manifestantes. Pese a las ambulancias y patrullas que interrumpieron el recorrido en un par de ocasiones, posiblemente relacionadas con la contingencia ambiental, el hartazgo no cesó y las consignas no dejaron de corear: “Discúlpanos, pueblo, no queremos molestar, pero a Nilda Francisco la tenemos que encontrar”, “Más investigación, menos corrupción”, “A la Fiscalía le quedan dos caminos, o se unen con el pueblo o ser los asesinos”.

Cuando el contingente se volvió a reunir en Palacio Municipal, las diferentes organizaciones y colectivas hicieron sus pronunciamientos, entre los cuales hubo coincidencia al señalar la impunidad que prevalece en el sistema de justicia cuando se trata de crímenes cometidos contras las mujeres, así como la exigencia a la Fiscalía para que dé una respuesta pronta y que las autoridades universitarias muestren apoyo para Nilda y su familia. “No vamos a aceptar un carpetazo más”, dijo una de las jóvenes que tomaron el megáfono.

Por su parte, Las Anormales, Mujeres Acompañantes de Procesos por Autonomías Sororales (MAPAS),  Familiares Caminando por Justicia, Casa de Estudiante Femenil Rosa Luxemburgo estudiantes y docentes de la Facultad de Psicología (UMSNH), y el Partido Revolucionario de las y los Trabajadores firmaron un pronunciamiento conjunto en el que agradecieron la presencia de quienes se sumaron al llamado de “no al olvido” de las desaparecidas, al “no olvido de sus nombres convirtiéndolas en cifras”.

Posteriormente, hicieron un pase de lista parcial de decenas de mujeres que, junto con Nilda Rosario Francisco de la Cruz, permanecen desaparecidas: Roxana, Teresita, Areli, Luz María, Yessica, Mirella, Reyna, Verónica, Griselda y muchos nombres más fueron pronunciados refiriendo a las víctimas. Mientras las manifestantes contestaban “¡Presentación con vida!”, las fotografías pegadas del rostro de Nilda Rosario Francisco de la Cruz se acumulaban en la puerta de Palacio Municipal hasta llegar a sumar más de cien.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: