Materia oscura: La ciudad del Gringo Viejo6 min de lectura

Luis Valdez

1

El periodista Ambrose Bierce (1842-¿1914?) publicó libros de cuentos de la Guerra Civil norteamericana, de humor negro, místicos y de horror, vio morir a la mayor parte de su familia, y ya anciano aceptó la propuesta de un diario para ser enviado a la frontera mexicana con Estados Unidos para entrevistar al líder revolucionario Francisco Villa. Desapareció. Sólo se menciona en algunas fuentes a un “Gringo Viejo”, y el novelista Carlos Fuentes lo retoma como mito para escribir un relato sobre lo que pudo haber sucedido en aquellas fechas.

2

En la primera temporada de la serie True Detective, un asesino serial va soltando pistas inspiradas en el libro de relatos El rey de amarillo, de un tal Robert W. Chambers, y menciona la ciudad de Carcosa, gobernada por Hastur, el rey loco, vestido en harapos.

Una ciudad bajo dos lunas, una ciudad perdida al caer en el portal de otra dimensión.

3

De este libro un poema…

CANCIÓN DE CASILDA

En las orillas rompen las olas de las nubes,

Los soles gemelos tras el lago se hunden,

Las sombras se alargan

                                                             En Carcosa.

Extraña es la noche donde surgen astros negros

Y raras lunas traslan cruzando los cielos,

Más extraña aun

                                                               La perdida Carcosa.

Los cantos que las híadas entonarán un día,

Donde cuelgan del rey las ropas raídas,

Morirán sin ser oídos

                                                               En la oscura Carcosa.

Canción de mi alma, mi voz muerta ya;

Muda, como lágrimas que no se llorarán,

Así morirás tú

                                                               En la perdida Carcosa.

                El rey de amarillo -Acto I, 2da escena.

                (versión de Beatriz Álvarez Klein)

4

Robert Chambers no fue el creador de esta mítica ciudad, sino el Gringo Ambrose Bierce en su relato “Un ciudadano de Carcosa”, donde se habla del acceso a esta realidad dimensional desde un viaje onírico. Luego, pasa a ser parte de la mitología del célebre Círculo lovecraftiano (H. P. Lovecraft y amigos) y sus mitos de Cthulhu, utilizando también al dios Hastur. Ambos como elementos primigenios que alguna vez fueron parte de este mundo (como la también perdida ciudad de La Atlántida) pero maldecida, ha quedado fuera del acceso terrenal.

Aunque ya siendo mencionado en el relato “El que susurra en la oscuridad” (Lovecraft), el dios Hastur es considerado medio hermano de la entidad Cthulhu (y ya con esto el círculo le ha adoptado), su primera mención fue más de temática moralista que de horror. Esto en el relato “Haíta el pastor” (Bierce). No un dios del caos y la crueldad, sino una deidad vinculada al clima, los pastos y el ganado. No maligno ni cruel, sino justo para la vida dura que se lleva en el campo. Pero sí, un dios pagano en toda la extensión de la palabra.

5

Hay historias ridículas sobre el portal que permite entrar a la ciudad de Carcosa, recorrer sus calles ahora llenas de escombros y acercarse un poco al castillo donde la locura mantiene encerrado al rey de amarillo. Como aquellas versiones que abundan en internet de que en 1889 el pintor Vincent Van Gogh fue testigo de la apertura de un portal dimensional, por un todavía joven Nikola Tesla (en Saint Etienne, Francia), teniendo como testigo también al narrador Robert W. Chambers, que después consideraría la personalidad del pintor para protagonista de su relato “El signo de amarillo”.  

Otras versiones hablan de la aparición de las torres de la ciudad Carcosa entre las nubes encima de Orange County, California. Una zona donde la Iglesia satanista ha solicitado que se le permita distribuir libros para colorear entre niños de kindergarden, y de esta manera promover su dogma entre las futuras generaciones.

6

Las teorías de conspiración abaratan la manufactura literaria con que fueron concebidos Hastur y Carcosa, y no arrojan luz (a final de cuentas) de qué fue lo que sucedió con Ambrose Bierce. Si sus restos son realmente los que suponen en una tumba rústica en el panteón de Villa de Sierra, Chihuahua.

7

Última carta de Ambrose Bierce (enviada a un familiar):

“Adiós. Si oyes que he sido colocado contra un muro de piedra mexicano y me han fusilado hasta convertirme en harapos, por favor, entiende que yo pienso que eso es una manera muy buena de salir de esta vida. Supera a la ancianidad, a la enfermedad o a la caída por las escaleras de la bodega. Ser un gringo en México. ¡Ah! Eso sí es eutanasia”.

Foto: Andrea González

Luis Valdez (Monterrey, 1976)

Es autor de las novelas Estíbaliz y la Tormenta (2000) y Ciudad Mascota (2014) y del libro de relatos Territorio de leones (2006). Ha sido columnista en el periódico El Porvenir, El Regio.com, y el periódico online 15 Diario.
Fue Becario del Centro de Escritores de Nuevo León en Relato, y del CONACULTA/FONCA en Novela corta.

Fan declarado de Poe, Alan Moore, el cómic de los años 80 y la literatura Pulp.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: