Lubianca en un armario (soundtrack de Gone Under Sea)6 min de lectura

Caliche Caroma

¿Coincidencias? Lubianca Durán, que se mudó a Inglaterra desde hace varios años, ahora vive en Ámsterdam, está de visita en México, aprovechó este viaje para estrenarse como artista visual, su trabajo estaba anunciado para el viernes 17 (enero veinte-veinte). El jueves 16 fuimos al Giraluna a escuchar a Gone Under Sea, que puede traducirse como ir o andar bajo el mar, grupo londinense que reinterpreta música antigua del Reino Unido. Wendy, Carmen y yo nos sentamos en la sala de exposiciones del lugar que se encuentra en el 190 de Héroe de Nacozari, centro moreliano. La sorpresa fue que ya estaba montada la obra de Lubianca, titulada Murky Cupboard (Armario Turbio). Los siguientes párrafos son sobre esta alucinante exposición con banda sonora de Gone Under Sea.

Los temas de las canciones de Gone Under Sea son oscuros e intensos, como la obra de Lubianca: el abandono de las mujeres por parte de los errantes marineros, reyes que han enloquecido o pueblos junto al frío océano. La voz de Lydia Samuels, líder la banda, es suave pero poderosa, logra que el folk no sea aburrido como casi siempre lo es, los músicos que la acompañan (uno es mexicano) tienen el power. Lo que sonaba era bueno y lo que vimos colgado en las paredes también. Ante los raros instrumentos un despliegue de antropomorfas criaturas.

«Siempre he percibido mi mente como un almacén lleno de libreros, cajones, armarios, etc. Entre todos estos muebles, rodeado de una densa niebla, se encuentra el Murky Cupboard, también conocido como el reino de mi ansiedad», son las palabras con las que la artista invita a su muestra de técnica mixta sobre heterogéneos materiales, hojas de libretas o tablas recicladas, lo importante es el contenido, mismo que está repleta de vivos colores y trazos violentos, figuraciones desde la psicodélica alma de la también cineasta; Lubianca ganó la Sección Michoacán del FICM en 2013 con su corto Tiempos Supermodernos.

Ahora en primera persona singular (¡toma esto, periodismo!). Me paseé por la blanca sala mientras Gone Under Sea tocaba, la percusión parecía que se iba del tiempo (¿cómo?), pero no, sólo se trata de la falta de costumbre (más fuerte que el un-dos), la familiaridad de lo que escucho me pone trampas; el ritmo era como el agua del mar golpeando las embarcaciones estacionadas en un puerto, a neblina acaricia el paisaje imaginario. La boca dentada del personaje marrón quería morderme: “Este armario está vivo”, pensé.

Lubianca Durán

Una de las obras de Lubianca que no recuerdo bien si se llama “Opinión” u “Opiniones” me atrapó, la vi un largo rato, dos o tres canciones, mido el tiempo por canciones, pues no uso reloj. Algo que parece una mujer habla y de su boca sale una maraña de trazos, telaraña de palabras convertidas en lo que primero fue una línea y después el caos; casi se puede tocar la desesperación en este cuadro, el humor negro que da su punto de vista. En general, Armario Turbio está compuesta de estos seres caricaturescos, pero no digo caricaturesco en sentido peyorativo, la ilustración tiene calidad, excelente para ser la primera vez que Lubianca expone, varios artistas con trayectoria quisieran un poquito de esa imaginación animada. Técnica mixta, los andróginos colores quieren escapar, correr por la sala y decirle a Klee que le aquí está lo que le faltó.

Conocí a Lubianca en la preparatoria uno, acá Primitivo y Nacional Colegio de San Nicolás de Hidalgo, quizá el año fue 2003-2004, tomamos pocas clases juntos, cuando entrábamos. La llegué a ver en algunas tocadas de música electrónica, la juventud en cuadros. Años después, en 2013, coincidimos por una amiga en común. Siempre me pareció que ella era especial, que llegaría lejos, y no hablo de que se haya ido a vivir del otro lado del Atlántico, me refiero a sus talentos, múltiples, casi transpira creatividad, bueno, lo anterior suena a deyección, quiero decir que Lubianca pertenece a ese exclusivo grupo de seres humanos que han sido tocados por el genio, ahora también es mamá. Lubianca rifa y si no me creen, vayan a ver la expo, he dicho (con música de Gone Under Sea). ¿Será?

Notas relacionadas

Danos tu opinión: