Malva Marina: Bitácora visual I2 min de lectura

Malva Marina

Bajo leguas sobre lenguas

Sus inmensos y oleados brazos arrancaban fragmentos de las rocas de su alrededor y celosamente los acogían hasta sus acuosas entrañas negriazules, como el coqueteo de dos extraños que aún creen en la suerte y el idilio.

Sin miedo o rencor los trozos de ellas rodaban a flote en el encanto de su cuerpo espumoso, imitando la ilusión borrosa de quien quiere amar sin miedo. Al principio había repulsión por lo desconocido, pero era mayor la curiosidad que la aparente seguridad que da la orilla en tierra firme.

Al final, en el íntimo epicentro de su vaivén reducía a su reciente conquista en delicada arena, sólo así satisfacía el capricho de fundirla y ser uno con el todo, como amantes celosos que se ahogan de deseo sin notar las víctimas de su huracán.

La mar, lamer y el mar

Ven, amor. Haz que me moje, pero sin violencia, seré dócil pero no me ahogues. Puedo venir, me acerqué, pero no me arrastres hasta tu interior que necesito piso para respirar. Que se deshaga tu líquido en mi cuerpo, pero que la sal no me asfixie, que sea la espuma la que bese mi oreja. Acércate tú sin manipular mi cuerpo con tus olas y te prometo no renegar sobre tu promiscuidad. Inventemos un horario en el que la luna no te excite y el sol no me carcoma, así la arena será cama y el egoísmo del coqueteo tus olas.

*Anhelo de aves
Una ballena hecha de nubarrones conquistó las olas del cielo hasta dejarlas abajo, ahora navega como silueta difuminada en el amanecer del cielo náutico, pequeñas criaturas amorfas le seguían hasta que la filosa ala rebanó con delicadeza su destino y de todo ese paisaje que se me revelaba en un pequeño marco de cristal rayado yo también viajaba en la incertidumbre de encontrar el ala que cortara mi destino.

*Al llegar
Los pinos se deshilachaban en el lienzo oscuro de las montañas, la aguja de luz perforaba con suavidad las nubes para bordar cuidadosamente el contraste del paisaje verdoso. Juraban que al llegar la nieve es cuando se ve la magia en el claroscuro.


Malva Marina.

Pasante de la carrera Literatura Intercultural en la UNAM ENES Unidad Morelia, con el área de profundización en Semiótica. Maestra adjunta en la materia de Historia y Análisis Cinematográfico de la carrera de Historia del Arte en la UNAM ENES Unidad Morelia en el ciclo escolar 2016-2017. Editora y asistente en el Comité Editorial de la revista Montajes. Revista de análisis cinematográfico UNAM del 2015 – 2017. Freelance en el área editorial de carreras en línea de la Universidad La Salle Bajío 2017-2018. Creadora de contenido en la revista virtual Periódico 637 de la asociación civil Futura en 2019.


Imagen de portada: Wendy Rufino

Notas relacionadas

Danos tu opinión: