Marea Verde inunda las calles para exigir la despenalización del aborto5 min de lectura

el-artefacto

Al sonido de la batucada más de 300 mujeres se sumaron al grito: «Somos Marea Verde, somos Marea Verde, aborto legal en Michoacán. Juntas somos más fuertes y nunca jamás nos detendrán». La marcha salió de la Calzada de San Diego poco después de las cinco de la tarde con dirección hacia el Congreso y catedral para terminar su actividad en Palacio de Gobierno, donde se leyó su pronunciamiento.

Con pañuelos, bengalas de humo, rostros pintados y diamantina junto a la consigna «Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo», se intervino el monumento a las Tarascas y se tiñió el agua de color de verde para dar paso a la movilización entre la euforia de las manifestantes.

Desde 1990, el 28 de septiembre se proclamó una fecha para exigir el acceso al aborto legal seguro y gratuito, en el marco del V Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe celebrado en Argentina, al que asistieron mujeres procedentes de Perú, Venezuela, Bolivia, Uruguay, México, entre otros, para visibilizar el aborto clandestino como primera causa de mortalidad de las mujeres, exigiendo como parte de sus derechos sexuales y reproductivos, el acceso al aborto de forma legal y segura. Convirtiéndose así en una jornada global de lucha por el derecho a decidir.

La marea recorrió la principal avenida de la ciudad ante la mirada atónita de algunos transeúntes y de otros que apoyaban la manifestación la cual no sólo era integrada por mujeres de diferentes edades sino también por familias.

Durante el trayecto se realizaron pegas donde se podía leer «No quiero que tu mirada ni tus palabras me incomoden», «Vivas nos queremos», «Siembra rebeldía», entre otras. Frente a las puertas del Congreso, se pegaron también los rostros de algunos diputados y del propio gobernador Silvano Aureoles, en el lugar se leyó el pronunciamiento en el que se destacó que a más de treinta años de padecer la penalización del aborto y la criminalización por parte del ministerio público hasta de los púlpitos religiosos, es que esta marcha reconoce la lucha de las mujeres michoacanas que lograron las siguientes causales para acceder al aborto, por violencia sexual, problemas de salud, malformaciones congénitas, inseminación forzada o pobreza, sin embargo, Marea Verde busca no tener causales sino acceder a la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas sin que medie algún procedimiento de tipo penal o jurídico. También se exigió se legisle con base en la información laica, científica y dirigida al fortalecimiento de las mujeres.

La consigna «Ahora que estamos juntas ahora que si nos ven, abajo el patriarcado, se va a caer, se va a caer, arriba el feminismo que va a vencer que va a vencer», era la que más reacciones provocaba a las personas que miraban el paso de la marcha, desde apoyo y compañía hasta burla, en algún momento incluso el enojo de un grupo de señoras que se asomaron al balcón de un hotel, a quienes se les coreo «saquen sus rosarios de nuestros ovarios». Pero también provocaba entusiasmo, como ocurrió con un par de niñas que esperaban acompañadas de su familia para colgarse sus pañuelos y a quienes el contingente aplaudió con emoción.

La ultima actividad del colectivo se realizó en las puertas del Palacio de Gobierno donde se llevó acabo un performance sobre el cuerpo, el derecho a decidir y el aborto. Se leyó por segunda ocasión el pronunciamiento y se dio fin a la concentración.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: