Materia oscura: Nostalgia del Pilosaurio3 min de lectura

Margarito Cuéllar

Cuando del homo queden sólo vestigios

fósiles, carbón, gráficas de un reino

que tuvo todo al alcance de su muerte

mis nalgas descomunales estarán ahí;

sauria vida hecha de hígado, páncreas, bilis negra.

Después del fuego el sapiens se habrá ido.

La llama seré yo y explotaré en risas metálicas

hechas del llanto de los otros.

Hubo un tiempo en que gobernó al mundo la belleza,

más la belleza al mirarse al espejo

le dio vida al horror.

Nací yo, el tirano, rey de los pilosaurios.

De ser preciso pariré hijos bastardos

o los devoraré si se requiere

con tal de que mi reino se conserve.

Polisaurio. GEROCA

Margarito Cuéllar Zárate (Ciudad del Maíz, SLP, 1956).

Poeta, narrador, periodista y editor. Licenciado en Ciencias de la Comunicación y maestro en Artes. Ha obtenido dos premios nacionales de poesía en su país y uno de cuento. En 2003 obtuvo el premio de poesía convocado por Radio Francia Internacional. Finalista del Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora de Venezuela en 2011 y 2014. Algunos de sus libros son: Cantos para el único brazo de Blaise Cendrars (México, 2015); Vigilias (Chile, 2013); Las edades felices (España-México, 2013 y 2015); Baladas para las estudiantes que se gradúan (Ecuador, 2013); El mundo será otro (Ecuador, 2013); Animalario (México, 2012); Cuaderno para celebrar (Colombia, 2012)  y Estas calles de abril / Saga del Inmigrante (México, 2008). Su poesía reunida se publicó en México bajo el título de Música de las piedras, 1982-2012. Autor del libro de cuentos Los riesgos del placer (México, 2002 y Colombia, 2015) y del libro de aforismos El sueño de la sombra & Spondylus (México, 2010). Su poesía ha sido traducida parcialmente al inglés, portugués, alemán, búlgaro, italiano y rumano. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte en el área de letras. Obtuvo el Premio Iberoamericano de Poesía Carlos Pellicer por Obra Publicada 2014, y recientemente, el prestigioso Premio Hispanoamericano de Poesía “Juan Ramón Jiménez por el libro Nadie, salvo el mundo. 

GEROCA (Gerardo Rodríguez Canales, Saltillo, 1955).

“Pintor y monero cuya obra se inscribe en un expresionismo ríspido, crítico, cáustico, cómico y sobradamente explícito donde predominan los antros, las habitaciones y las calles.

Sus personajes son deformes como el mundo en que habitan, como la realidad que los determina, aunque él asegura que “así salen”. (…) “quiero ser espontáneo, rápido.

Geroca es arquitecto, medio sordo, misógino, tímido, solitario, no da entrevistas, no asiste a las inauguraciones de sus exposiciones, es antrólogo del diario, prefiere los colores azul, rojo y amarillo, pinta lo que ve, fue cartonista del Vanguardia en Saltillo y de El Norte en Monterrey, rehúye los museos y galerías, expone cada año en el Café Nuevo Brasil, su madre fue pintora aficionada, le gusta caminar, batalla con el color, es voyerista, alcohólico, vegetariano y virgen.

Monterrey es, desde hace más de dos décadas, crisol, referente y circunstancia de la obra geroquiana.

(Eligio Coronado).

                                        

Notas relacionadas

Danos tu opinión: