No me digas ruco, dime punketo: Festival Unión & Punk7 min de lectura

Caliche Caroma

Advertencia: En el contexto de la orinada en la cara del fanático de Sophia Urista por ella misma, es importante mencionar que no todas las notas se hacen al momento, como ese periodismo ipso facto que se consume como flatulencia en el Metro de la CDMX. Los pretextos son para los empleos y los pelos de la mano, por eso acá les traemos un recuerdo del pasado reciente y un homenaje al verdadero sonido bestial, las vísceras con estoperoles, el vaso de chela derramado, los pelos tiesos y tan parados como el tráfico por los normalistas y profesores de la CNTE. ¡Viva el punk! 

El Festival Unión & Punk Primera Edición se realizó el sábado 25 de septiembre de 2021 en Ková, foro cultural (nada de drogas) ubicado en la calle Héroe de Nacozari #302, Centro de Morelia, Michoacán. Fue un amistoso encuentro en donde se dieron cita varias bandas que aman el género musical que hicieron famoso bandas como Ramones y Sex Pistols. Lo organizó Falsa Sociedad, colectivo enfocado al crecimiento y apoyo del punk, sin distinción y con mucha autogestión, equipo formado por Yuri Arriaga (quien también tomó las fotos), Richard Clark (¿Kent?) y Pazuzu Sánchez, el hijo del averno.

Foto: Yuri Arriaga

Eso de “amistoso” no es ninguna broma, pues a pesar de que al grupo de Zamora AntiHumano le robaron su bajo y pedalera, la fiesta del punk siguió hasta la salida del sol del domingo 26 de septiembre, en una ubicación algo lejana, pero cerquita del corazón de los organizadores, para solaz invertido de vecinos y chismosos que nunca faltan. Después del Ková, alrededor de las once de la noche, pasaditas, la raza punketa se dejó caer a ese cantón que los organizadores conectaron para que la fiesta siguiera. Allí, guitarra y bajo sonaron al compás de la dulce voz de ¡huevos para todos, yo invito!

El abrazo del Festival Unión & Punk reunió a bandas como la anfitriona Ancianos Locos Vagos (ALV), Los Rechazados, Sociedad de Suciedad, Falsa Sociedad, La Venganza de Punk Ramón, Los Gloriosos, Mal-Dición, Pánico Satánico, Skalofrío, Seguimos Perdiendo, Espanto Rock… En fin, un chingo de músicos de Guadalajara, Paracho, Cherán, Las Flores, varios morros, poca morras, pero más chavorrucos que nada, esos que se niegan a dejar el punk, porque el punk no es una moda, sino una mona, es decir, un estilo de vida: No me digas ruco, dime punketo.

El gordito dientón que esto firma sólo escuchó a Pánico Satánico y a Espanto Rock, múltiples multiversos y pendejada y media lo obligaron a irse pronto, pero el resumen resumido, la resumeada de estos días de atrás la traen, para que el personal no olvide al Festival Unión & Punk, Yuri y Pazuzu, que no les digan, que no les cuenten, ahí les va el cuerpo venoso. 

Foto: Yuri Arriaga

Pazuzu Sánchez

Terminaron de tocar Los Rechazados, de Cherán, covercitos en fa, de 2 minutos, flema, y luego vinieron los de Seguimos Perdiendo, quienes sacudieron el garrero machín, no mames que enamoras. La noche corrió con la participación de Espanto Rock, la vieja escuela ska-core de Uruapan, ellos prendieron al público, que en su mayoría querían tirar vergazos por ser hardcore y punks, se apreció un cambio radical, pues lo que tienen de viejos lo tienen de pasados de vergas.

En dos tres pedos se subieron los Ancianos Locos Vagos (ALV) con temas como “Pasa Nada”. Los ALV mostraron un cambio de alineación, por adyacencias y cosas del destino, el Chino dejó de ser anciano para seguir siendo joven, y en su lugar se integró Archi, un ex Dulcinea y brocha muy peluda de cualquier taller, además se sumó (te la resumo) Tomás Urbina, ex guitarrista de Vómito Nuclear, desterrando al Pazuzu de su lugar como más longevo de los ancianos, pues el Tomás nació viejo y vago, lo loco se le pegó después. La banda se volvió a encender con la rola de “Vivo por rutina”, con la cual los ALV terminaron su (qué) show de 35 minutos.

Foto: Yuri Arriaga

Enseguida se disponía a tocar AntiHumano de Zamora, conformada por varios morros ya rifados para el punk, pero representados por su bataco, el Ray, que a su vez es bataco de Los Estruendosos, unos capos del surf, pero justo antes iniciar su presentación, comenzó a llover a cántaros y no pudieron tocar pues la lona del lugar tenía más hoyos que la bolsa de mi pantalón, así que decidieron mover los instrumentos, llovía más adentro que afuera, perdiendo una hora y pelos, al fin tocó AntiHumano.

Después de una hora de show de AntiHumano se trepó la banda más grotesca y pornocha de Morelia, quien este año decidió retomar lo que en 2013 dejaron abandonado, con Erick Mota en el bajo, el Darko en la lira, Alan en la bataka y el pinchi Paz en la voz, tocando rolas como “Putazos”, “Señorita Laura, “Pura Diversión” y “A la verga la escuela”, caracterizados con máscaras de monstruos, a excepción del bataco que sólo trae calzones. El honorable público se orgasmeó hasta el orín. 

El dueño del bar o encargado (semi) arruinó el recital al salir con la mamada de que cerraban el bar a las 11 de la noche. Y ya no dio tiempo a las dos bandas estelares del Festival Unión & Punk, Suciedad de Sociedad (o Sociedad de Suciedad), un hardcore de Guadalajara que a su vez funcionan con instrumentos poco usados dentro del género como trompeta y trombones; y la banda de antaño, La Venganza de Punk Ramón, con 18 años en la escena.

Foto: Yuri Arriaga

Pero a los organizadores se les prendió el foco (sin fumarlo), y decidieron que las bandas estelares tocarían en un after, se decidió, de último momento, mover la sede del evento para un fraccionamiento muy cerca de Tarimbarrock, en San Bernabé de las Canteras, a lo cual mucha banda presente en el evento se trasladó al recinto, una casa de Infonavit que alojó a más de 100 personajes para la culminación del Festival Unión & Punk, acontecimiento 100% autogestivo del punk en Morelia.

Al final saldo blanco, un épico final, y las bandas demostraron que el punk es eso, punk, y no mamadas. Terminó hasta las 4 de la mañana del domingo, evento muy pero muy pinche punk…

Yuri Arriaga

El sábado pasado tuve la oportunidad de participar en la organización de la Primer Edición del Festival Unión & Punk aquí en Morelia, quienes me conocen saben que siempre me ha gustado hacer este tipo de cosas, organizar, participar, tomar fotografías, está última es de mis actividades favoritas en la vida, y la verdad estoy muy contenta y muy agradecida por haber conocido personas tan chidas, apasionadas y entusiastas en esto que hacen, estas fotografías del departamento especialmente son de mis favoritas, ya que por diversas circunstancias el toquín se tuvo que trasladar a una casa, pero en la foto se ve claramente que cuando quieres hacer lo que te gusta, las adversidades te la pelan… Gracias eternas por la experiencia.

Foto: Yuri Arriaga

Notas relacionadas

Danos tu opinión: