Nueve cuentos malvados4 min de lectura

Gerardo Pérez Escutia

La escritora de la que hablaremos hoy, es conocida por su vasta obra que va desde la novela negra hasta el ensayo, la poesía y el teatro. Se trata de la canadiense Margaret Atwood (Ottawa, 1939), cuyas obras más conocidas son: El cuento de la criada (The Handmaid´s Tale, 1985) ganadora del «Arthur C. Clarke Award», obra que recrea una distopía que tiene como tema central el abuso a la mujer. También destaca en su obra El asesino ciego (The Blind Assassin, 2000) ganadora del «Booker Prize» y el «Premio Hammet».

Margaret, es vicepresidenta de La Unión de Escritores de Canadá (TWUC) desde 1980 y presidenta de Pen Club, y cada año se le menciona junto con Joyce Carol Oates como candidata al Premio Nobel de Literatura. Esta escritora también es reconocida por su labor como activista en favor de los derechos humanos.

Margaret Atwood

Para ponernos a tono con la obra que vamos a recomendar el día de hoy en este Bufete Negro, hablaremos de Nueve cuentos malvados, un libro excepcional que reúne lo mejor del oficio literario de Atwood e incluyen «Alphilandia», «El aparecido», «La Dama Oscura», «Lusus naturae», «El novio liofilizado», «Sueño con Zenia», «La de los colmillos rojo brillante», «La mano muerta te ama», «Colchón de piedra», y «A la hoguera con los Carcamales».

Todos estos magníficos cuentos tienen rasgos en común: la mayoría están protagonizados por personajes de la tercera edad que recuerdan etapas de su juventud, en particular es muy notoria la descripción que se hace de la bohemia sesentera entre los escritores y poetas canadienses (quizá una manera juguetona de ajustar cuentas con ciertos personajes de la juventud de la escritora), los cuentos van desde lo fantástico como “Alphilandia”, el género gótico en “Lusus Naturae”, el thriller en “El novio liofilizado” y un noir en “La mano muerta te ama” y “Colchón de piedra”. Algunos de los personajes se mueven entre las diferentes historias y al final nos dan una visión de conjunto que las enlaza explicando los cabos sueltos. 

En este libro la mayoría de los personajes protagónicos son mujeres fuertes que recuerdan diversas etapas de su vida y que ajustan cuentas en el presente. Sin embargo, no se piense que son historias nostálgicas que recuerdan “mejores épocas”, no hay miradas condescendientes hacia el pasado ni idealización alguna de la tercera edad, por el contrario, son historias de vivencias duras, agravios no resueltos, desengaños y mucho dolor.

La autora dota a sus personajes con una mirada irónica que evita la auto compasión por el evidente deterioro tanto del cuerpo como de la mente. Además nos brinda diálogos con escenas hilarantes en las que los personajes hacen tabla rasa de su situación y de la sociedad actual, todo teñido de un humor negro.

Una de las virtudes de este libro es que nos brinda una mirada íntima, de primera mano; personajes que aún son dueños de sus pasiones, de sus añejos rencores y que son conscientes de la cercanía de la muerte, esta peculiaridad dota al relato de una mirada lúcida y amarga; nos transmite entre líneas las evidentes preocupaciones de la autora por el papel que se le da a la vejez en el “Mundo Occidental”.

Margaret Atwood no deja de sorprendernos por su capacidad para crear atmósferas ominosas en la cotidianidad más común. Sus relatos están plagados de referencias literarias de toda índole que enriquecen los diálogos de sus personajes. Así, en estos Cuentos malvados nos lleva al relato de una escritora que crea un mundo fantástico en “Alphilandia”, que le sirve para cobrarse viejos agravios; en “Colchón de piedra” nos hace un relato en primera persona de una viuda rica que planea vengarse de su violador de juventud en un crucero en el ártico; en “A la hoguera con los carcamales“, nos hace vivir el terror de un grupo de ancianos que viven en un lujoso asilo al verse amenazados por un movimiento de jóvenes que pugna por eliminar a todos los “carcamales”.

Les recomiendo este libro, son historias inquietantes que se disfrutan mucho, y a la vez nos hacen reflexionar sobre una etapa de la vida hacia la que todos o casi todos vamos.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: