OCUM: de un contrato que no es condicionante pero sí requisito4 min de lectura

Raúl López Téllez

Sí se pagará a los integrantes de la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana (OCUM), siempre y cuando acepten firmar un contrato semestral -que no reconoce antigüedad ni derechos laborales, a juicio de varios de sus integrantes-, trámite que para Martín Félix Cortés Urincho, enlace “de tipo artístico administrativo” de la agrupación, es un requisito, no un condicionamiento para que se les cubran los pagos interrumpidos desde enero pasado, además de un bono que debió pagarse en diciembre.

Cortés aclara que su función es la de un prestador de servicios a la Secretaría de Difusión Cultural de la Universidad, por lo tanto, dice, no es empleado de la casa de estudios.

Reconoce que no se ha cubierto el pago a los músicos, pero también, dice, no se ha dicho que no se les vaya a pagar. La intención de que firmen el contrato, insiste, es para regularizar el salario y que se tendrá que cubrir de manera retroactiva.

En una entrevista con el-artefacto, músicos de la OCUM señalaron que algunos de ellos tienen más de 20 años en la agrupación. Desconocen en qué categoría laboral estarían reconocidos por la Universidad Michoacana, en este caso la Secretaría de Difusión Cultural, y temen que con la firma del contrato no se reconozca el tiempo laborado y por lo tanto pueda estar en riesgo su continuidad laboral.

“Yo estoy contratado de la misma forma que ellos, porque yo soy parte de la Orquesta, no soy un atril, un músico, pero soy un enlace”, desde hace dos años. Justifica que la vigilancia en el uso de los recursos para la Universidad Michoacana por la Auditoría Superior de Michoacán, la obliga a que se firmen los contratos ante una observación del organismo sobre su inexistencia en la Orquesta.

El que firmen un contrato como el que les plantea Difusión Cultural, sostiene, no implica que pierdan sus derechos, “ya que éstos son irrenunciables”. “No está condicionado el pago a que forzosamente se tenga que firmar el contrato. Lo que están pidiendo es que se regularice el pago, a través de un contrato (…), en ningún momento se nos condicionó el pago por la firma del contrato”.

Sobre derechos en riesgo como antigüedad, dice que “por qué en años anteriores no se habló de la antigüedad; un contrato por lo regular se hacen anuales, por cuestiones presupuestales; en ninguna de las cláusulas del contrato que yo ya leí, que yo ya firmé, y que algunos otros músicos ya firmaron, se dice que renuncio a mis derechos, porque hay derechos irrenunciables. A mí no me consta su antigüedad, si no hay un registro. En cuestiones legales ellos tendrán que hacer valer sus derechos”, tema en el que dice ha recomendado a los músicos “acérquense al Jurídico, ahí van a resolver sus controversias.”  

Hasta la fecha, dice, la manera de pago a los integrantes de la OCUM, es con recibo de honorarios, “un recibo que tiene el carácter de asimilados a salarios, una figura de honorarios, nada más que la ley prevé puede asimilar ese honorario a salario”, por lo que a pregunta expresa reconoce que no están adscritos a un organigrama oficial de la Universidad Michoacana ni en el Programa Operativo Anual más allá de “proyecto OCUM”.

Insiste en que con la firma del contrato se alcanzaría, “a tener ya una figura de pago dentro de la Universidad Michoacana” y que actualmente se rige por la función de cada ejecutante: concertino, músicos principales y músicos de fila. “No han dado a conocer la tabla de honorarios, como quedaría considerado cada uno de los músicos.”

Señala que aunque existe un presupuesto para la agrupación, -el que afirma desconocer- es insuficiente para atender los pagos, como afirma que ocurrió con los bonos que no se cubrieron en diciembre correspondiente a 15 días de salario y la que se puede considerar única “prestación” a los músicos.

Cortés dice que pese a que no se han cubierto sus salarios, los integrantes han participado en eventos este año, como cumplieron en el año 2020, de una programación consistente en dos conciertos al mes, con ensayos dos días a la semana, donde la pandemia obligó a que fueran transmisiones virtuales.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: