¿Parar o no parar? Reinventarse en la crisis7 min de lectura

Caliche Caroma

“Pagamos 17 mil pesos de nómina a la semana, en lo que va de ésta sólo se han vendido siete mil pesos, tenemos algo ahorrado que aguantará un poco, pero no sabemos hasta cuándo. No vamos a despedir a nadie, a ver cómo le hacemos”, son las palabras de Carlos Equihua, encargado del Mechuacan Tianguis, uno de los muchos negocios que se han visto afectados por la situación generada por el Covid-19 en Morelia, Michoacán, en donde el daño, hasta ahora, se ha sentido más en la economía local. Ante esto, Mechuacan hace envíos de comida hasta su casa al 44 529 45 o al whatsapp 44 31 72 98 45.

Como Mechuacan, los trabajadores y dueños de Cactux Gastrocultural ofrecen una alternativa en servicio a domicilio, lo mismo, pero en tu hogar, 3 17 86 04 el teléfono local para disfrutar de su carta. Sin embargo, en este lugar ubicado en Héroe de Nacozari #191, Centro Histórico, también fueron golpeados por el coronavirus, indirecta pero directamente, los músicos. El percusionista Jorge Pointelin, quien tocaba los martes en Cactux con su grupo Marakachimba, se ha quedado en pausa, también los de Aguanile Foto Latino le dijeron que descansara, Pointelin rumbeaba los fines de semana en este salón del sabor, ahora la salsa y la guaracha se bailan desde casa. El caso de Jorge es uno de cientos, los artistas naufragan en la incertidumbre, por ahora él ofrece asesorías musicales, afinación de tambores, clases a domicilio, llamar al 44 34 08 41 48.

Y es que las cosas no están fáciles para nadie. Decenas de mariachis marcharon hoy (02/04/2020) en el primer cuadro del Centro Histórico, atravesaron la plaza Ocampo y se dirigieron hacia Palacio de Gobierno, a un costado ya estaba la pared de policías. Ambos grupos desafiaron al Covid-19, los polis resguardando el edificio gubernamental, los mariachis cantando como protesta, sus pancartas lo explican mejor: “Solicitamos su apoyo económico señor gobernador Silvano Aureoles durante esta crisis, debido a la pandemia del Covid-19”.

En Giraluna, espacio cultural que tiene su dirección en el #190 de Héroe de Nacozari, tomaron un descanso (involuntario), pero continúan con su campaña para recibir apoyos económicos, la crisis ya estaba desde antes de la pandemia, ellos mismos lo explican: “Debido a la contingencia sanitaria, el equipo de Giraluna ha decidido cerrar sus puertas como medida preventiva hasta nuevo aviso. Continuaremos monitoreando la situación a través de los medios oficiales y daremos prioridad al bienestar de la comunidad y el equipo. ¡Agradecemos su apoyo y solidaridad! Les recordamos que nuestra campaña de #Donadora sigue activa y será fundamental el aporte de todas y todos: https://donadora.org/giraluna”.

La ciudad de Morelia se caracteriza por su actividad artística, no sólo músicos, también los pintores, bailarines, teatreros, cineastas, escritores, se han quedado sin chamba. Ante la adversidad, improvisar. Justo Alberto Rodríguez, instructor de capoeira, actor y parte del equipo Kuturani, giró hacia la gastronomía, ahora ofrece comida a domicilio, hasta tu casa te lleva pan de plátano, capirotada, carne apache, tiritas y otros productos: “Estamos vendiendo algunos postres y platillos deliciosos, del horno a su casa, a un muy buen precio y calidad. Todo hecho con el corazón, llámanos al 44 32 17 61 36”.

Con ingenio, solidaridad y empatía, los morelianos (y de todas partes del mundo) ya comenzaron a crear otras cadenas de consumo, la alternativa a la frenada economía “normal”. Lluvia Navarrete, también conocida como Lady Monchis, ofrece pastelería y comida a domicilio, además atiende un local en Prados Verdes que todavía permanece abierto, con sus respectivas medidas de higiene, en la esquina de Bulevar de las Primaveras y avenida Jacarandas, el nombre de este sitio culinario es Comida Kukúmita. Pedidos al 44 34 94 99 79.

Además de la comida, está la venta de café chiapaneco a domicilio con Roberto Landa Cardona (con este nombre se encuentra en FB). No pueden faltar los cursos online, algunos de los que ofrecen estas clases virtuales son Franco Lugo Monreal (44 34 11 15 14), Jonathan Bejar Rivera (44 33 45 02 95). O están los que crean puentes como Creativa Coworking Morelia, quien ha lanzado una campaña de enlazamiento comunitario con negocios locales, los encuentran en el caralibro. No podían faltar los libros a domicilio, Librería Juárez programa entregas si llamas al 44 31 86 55 03 y Ofertulibro de Moisés Bedolla, cantautor que además está vendiendo carne apache y sal condimentada, pone el 44 32 00 75 91 a las órdenes del lectorado (Lety Chumacero dixit) con un 20% de descuento.

Mariachis de Morelia protestan por falta de apoyos

Creatividad no falta, el llamado es para aquellos que tienen y pueden colaborar, hoy es el tiempo de compartir, esto se ha repetido hasta el cansancio, apoyar a los que están afrontando esta situación con casi nada. Otra economía es posible, suficiente es darse una vuelta por las redes sociales para encontrar la forma de ayudar, seguramente usted conoce a alguien en estas condiciones: “Los androides se agitaban impotentes al afrontar el test de medida de la empatía. Era obvio que la empatía sólo se encontraba en la comunidad humana”, palabras de Philip K. Dick extraídas de su novela corta ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?   

Notas relacionadas

Un comentario sobre «¿Parar o no parar? Reinventarse en la crisis»

  1. Guillermo Portillo

    Sin duda hay muchos casos de gente que vive al día, pero también es un hecho que somos presa fácil de los usureros bancos y sus tarjetas de crédito, nos embarcamos con facilidad y echamos la casa por la ventana casi como principio de vida, no hay ahorro, hay deudas…esta canija inconciencia colectiva alentada por el consumismo, la pagamos caro.

Danos tu opinión: