Réquiem por Óscar Chávez3 min de lectura

Caliche Caroma

Mi abuela Carmen tenía una consola, en ella escuché mis primeros acetatos, había uno que me gustaba más que los Vicentes Fernández y los Pedros Infantes que formaban parte de la colección de la madre de mi padre, era el disco Parodias Políticas de Óscar Chávez, me divertía y pasaba el rato mirando su portada y contraportada, los monitos que estaban ahí parecían salidos de la pluma de Rius, había uno que estaba orinando la estatua de algún héroe nacional.

En aquellos años, 1988-1989, yo no sabía quién era Rius, pero sí conocía ya a Óscar Chávez, compositor, intérprete, actor y un gran promotor de la música en general. Hoy, día del mocoso enfadoso y del jazz fifí, jueves 30 de abril, murió ese señor que no cantaba bonito ni era guapo, pero que les echaba mucho sentimiento a sus canciones, suyas de él y las prestadas: “Macondo”, “La niña de Guatemala”, “Por ti”, “La Marihuana”, “Lágrimas negras”, “Mariana”, “Perdón” y una lista de etcéteras.

La última vez que lo vi tocando frente a frente sucedió en la Casa de la Locura (cultura), aquí en Morelia, no recuerdo en qué año, circa 2014, tocó un buen rato, el concierto fue gratuito. Luego supe que en Tarímbaro inauguraron, en 2015, una avenida llamada Óscar Chávez. El año pasado, 2019, colaboró en Cantares, la Fiesta de la Trova y Canción Urbana, el sábado 27 de julio tocó en las Islas de CU, el cartel incluía artistas de lujo, entre los que estaban Lety Servín y Caetano Veloso. Aunque yo estaba en la CDMX en ese momento, muy cerca, en Coyoacán, no pude ir a verlo, a escucharlo en vivo, ya no podré hacerlo.

En varios de los grupos en los que he participado como “puercusionista”, propuse canciones de él, sobre todo aquella que dice: “Marihuana / Ya no puedo ni levantar la cabeza / Con los ojos rete colorados / Y la boca reseca reseca”. Alguna vez, antes de tocar esta canción en una fiesta, justo cuando anuncié que era de Óscar Chávez, un anciano se levantó de la silla donde estaba comiendo mole con arroz, rápidamente llegó hasta el escenario y me dijo, efusivo: “¡Esa canción no es de Óscar Chávez, es del tiempo de mi padre, cuando andaba en la bola (Revolución Mexicana)!”. Le contesté que quizá tenía razón, pero Óscar Chávez la hizo famosa, todo terminó con unos mezcales y chistes sobre Pancho Villa.

Con más de setenta discos, incluyendo los famosos éxitos de oro e inolvidables (más los MP3 del Metro, 20 pesitos), Óscar Chávez colgó los tenis, dicen que por Covid-19, la enfermedad de moda; acababa de cumplir 85 años, el 20 de marzo nació en la Ciudad Monstruo. Triste es la muerte de quien sea, pero cuando un ídolo se va, lloran multitudes, igual ya ni llorar es bueno, mejor escuchar sus canciones, ver las pocas películas en la que salió (la más famosa, Los caifanes, 1967) y recordarlo por los siglos de los siglos, ¡ay, uei!

Notas relacionadas

Danos tu opinión: