Señor sin trusa o dame esos cinco9 min de lectura

Caliche Caroma

Un, dos, un-dos-tres-cuatro… Fueron cinco bandas las que sacaron a flote el cuasi barco hundido llamado XX años del Sr. Bikini. Cuatro michoacanas y una del mero norte, la media decena de agrupaciones se rifaron con surf, of course, pink punk, ska espacial y muchas ganas, “¡ya estamos aquí, vamos a tocar con huevos, carnales!”, así comenzaron su participación los Ancianos Locos y Vagos (ALV), ganas no faltaron en este concierto.

Y es que por problemas logísticos (y desconocidos) los artistas estelares no pudieron caer a la tocada del Tezla Music Gallery, pero ni hicieron falta, pues Texano Experience, CamelToe (Chihuahua), Los Maestros del Revólver, Los Estruendosos y los ya mencionados ALV sacaron la casta, sonaron caninos (perrón) la noche del jueves 28 de noviembre en la calle Bomberito Juárez #194, Centro sin olas de Morguelia, Michoanganstán. La música comenzó a las nueve y media de la noche, quizá diez. Vampiros a gogó pidieron chelas en promoción.

Describir un concierto siempre supondrá un reto, ¿cómo recrear esa atmósfera con poca luz, humo de cigarro y baños de hombres con olor a meados de cinco días? Aunque eran pocos, locos todos ellos. El público estaba integrado, en un cuarenta y tres por ciento, por los mismos músicos. Lo anterior se notaba por la atención puesta en los que arriba del escenario se encontraban: «Con el siguiente tema queremos saludar a nuestros amigos de Sr. Bikini, no pudieron estar hoy, pero los queremos». Las luces de colores bailaban al ritmo de la batería, sensores y espagueti western. No faltó el luchador con máscara de ciclón: “¿Me dejas tomarme una foto contigo, carnal?”.

Los primeros en sonar fueron los Texano Experience. Tres vatos de Yurécuaro que desarrollan un rock suave/duro con tintes de surf, muy bien por ellos; los pusieron de teloneros y, lejos de rajarse, disfrutaron los aplausos y los gritos alentadores del honorable: “¡Toquen la Chona!”. Recomendables sus rolas Cruda fulminante y Ruleta rusa, canción que es un tributo a Mario Almada, famoso porque en vida mató a miles de malos en sus películas y vendía pañales para adulto en sus tiempos libres.

ALV fue la segunda banda en aparecer. Aunque ellos le dan al punk, quedaron que ni mandados a confeccionar, ensuciaron con sus gritos y acordes el ambiente del oeste, y eso se agradece, porque la diversidad y el guacamole son uno mismo, frijolitos con chorizo. Pazuzu en la guitarra; Richard, batería; el Chino con su bajo, estos son los integrantes (exrehabilitados). Los ALV tienen letras profundas, las metáforas utilizadas demuestran su sensibilidad y calidad poética, Neruda, a su lado, es pendejo: “Clonazepam, ayúdame a olvidar”. La mugre también se canta.

CamelToe, las de Chihuahua, tres morras más un morro, cuatro humanoides superpoderosas entregadas por completo a la música de terror. La descripción por ellas mismas: “¿Por qué nos pusimos CamelToe? Nos llamamos así porque tocamos surf desértico, el camello es un animal del desierto, claro que en Chihuahua no hay camellos, puros simbolismos. Nos sentimos muy xhidas aquí en Morelia, al principio nerviosas, pero con banda xhida hay que pasárnosla xhido. Muchas gracias a los michoacanos, la comida está bien rica, apoyen a las bandas locales”. La sorpresa de la noche, CamelToe le puso color (rojo) al concierto, la vocalista salió con una máscara de lobo/perro/animal-maldito, los que escuchamos y vimos su presentación nos quedamos con ganas de más, será para la otra: “La vibra de la gente se sintió, más que demostrar lo que sea, se trató de compartir”.

Los Maestros del Revólver son viejos conocidos, ahora en formato de trío, con nuevos bríos e integrantes, su sonido mantiene la calidad y destreza que requiere el género surf para que el Santo venza a las Momias de Guanajuato. Prendieron el garrero propio y ajeno con rolas como Godzilla, El vaquero, Cerdo Encebado, Un día en la estación del tren y muchos más de sus éxitos. El equipo de el-artefacto les armó un pequeño video con su rola Lingotes de sangre, nomás porque sí y para promoción de ambos, la grabación se hizo ahí en Tezla, jueves del señor sin trusa.

Cerraron Los Estruendosos, veteranos del surf michoacano, aparecieron por primera vez en 2006, oriundos de Zamora, tierra de chongos y changos. “Estos músicos traen punch en la sangre y no mamadas”, así habló el enmascarado ciclónico que no dejó de bailar ni una de sus rolas. Otro trío que parece que son seis, Los Estruendosos rifan machín a pesar de que nunca los han invitado a un Festival de Música de Morelia. Y como todo tiene su final, nada dura para siempre, nos leemos después, no sin antes decirles que estos cinco grupos de la noche del jueves valieron la desvelada y las chelas ingeridas. Final con letra de Los Estruendosos: “Intoxícame, surfea por mis venas, soy un adicto”.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: