“Somos los consentidos del Festival”5 min de lectura

Raúl López Téllez

Desde hace 21 años, los artesanos de Patamban montan el tradicional tapete floral en cada edición del Festival Internacional de Música de Morelia “Miguel Bernal Jiménez”.

Desplegado en la Calzada Fray Antonio de San Miguel, el florido recorrido llama la atención de los paseantes, que se detienen en los detalles, figuras de flores, de aves, siluetas de templos, mariposas. En el tramo expuesto, artesanos muestran y expenden sus productos artesanales.

Ahí nos encontramos a José Neftalí Ayungua Ramírez, orfebre de figuras decorativas hechas con barro natural. Huares vendiendo ollas o postradas en la molienda, son los temas que prevalecen en sus figuras, además de cerditos, cafeteras, ollas y cazuelas en miniatura al lado de otras de regular tamaño, hacen que se congreguen los compradores. No cabe duda que para Neftalí, es un buen día de venta, quien responde preguntas sobre precios, muestra pacientemente las figuras, firmadas y con el registro del lugar donde fueron hechas, allá en la Cañada de los Once Pueblos, envuelve lo comprado y hasta pregunta si debe algún cambio.

 Desde hace tres años, los organizadores del FMM “nos dieron la oportunidad de vender”, dice. Los artesanos que participan en la elaboración del tapete floral, son 85, a los que se les apoya con el transporte de ida y vuelta, desayunos y comidas también son cubiertas. “Somos los consentidos del Festival”, dice José Neftalí.

El ancho del tapete en la Calzada es de dos metros, y de largo “poco más de 100 metros”, explica. Elaborar los tapetes es el principal símbolo artesanal en Patamban. “Esto que ven aquí es un ´cachito´ de las festividades patronales de nuestro pueblo, el último fin de semana del mes de octubre y que se vuelve a repetir en noviembre, también el último fin de semana”, dedicadas a Cristo Rey.

-¿Es una buena oportunidad para ustedes el Festival como vendedores?

“N´mbre, estamos apachados por el Festival de Música, nos quiere un montón, nos da de almorzar, nos da de comer, nos arrima café, agua, nos trae y nos lleva de regreso, nos paga los viáticos, la verdad somos los consentidos del Festival de Músico”.

Dice que esperan que quienes apoyan al FMM, “sigan patrocinando esta cultura, tanto de los tapetes como la venta de las diferentes técnicas en barro que producimos en Patamban”. En su caso, trabaja la técnica de barro natural con una aplicación de “petatillo”, un esmalte transparente.

Afirma que la figura de la mujer indígena en barro, “está de moda”, por ello es la predominante en sus productos y donde se refleja además la vestimenta típica de aquella zona purépecha

Otra de las actividades en las que “tenemos mucha demanda”, es la de las exposiciones de tapetes. El próximo evento a donde los llevarán será en Tocumbo.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: