Wisława Szymborska: Fin y principio

Wisława Szymborska Las cartas de los difuntos Leemos las cartas de los difuntos como impotentes dioses, pero dioses a fin de cuentas porque conocemos las fechas posteriores. Sabemos qué dinero no ha sido devuelto. Con quién se casaron rápidamente las viudas. Pobres difuntos, inocentes difuntos, engañados, falibles, ineptamente precavidos. Vemos los gestos y las señas que hacen a sus espaldas. Cazamos con el oído el rumor de los testamentos rotos. Están sentados frente a nosotros, ridículos, como en panecillos con mantequilla, o se echan a correr tras los sombreros que…

Ben Clark: Contra la literatura

Ben Clark Hijos de la bonanza “Hijos de la bonanza” nos llamaban:los que no conocieron ni la hambrunani las agudas larvas de estridenciachillando en el oído por las bombas. Y cuando nuestras piernas tan delgadascaían y sangraban porque el parqueera de un hormigón armado y frío,se quedaban callados, observandonuestro llanto con un gesto de sorna. Debíamos vivir y dar las graciaspor la ocre rozadura en la gargantaque provocaba el aire al refugiarse.Agradecer las flechas de las nubesy que un fango lechoso a nuestros pies—en un último gesto agonizante—le mordiera las botas…

Pier Paolo Pasolini: Análisis tardío

Pier Paolo Pasolini David Apoyado en el pozo, pobre joven, vuelves hacia mí tu cabeza gentil, con una risa grave en los ojos Tú eres, David, como un toro en un día de abril, que de la mano de un muchacho que ríe va dulce a la muerte. Traducción de Delfina Muschietti Abro a la mañana de un blanco lunes Abro a la mañana de un blanco lunes la ventana, y la calle indiferente roba entre su luz y sus rumores mi presencia infrecuente entre las hojas. Este moverme… en…

Olga Orozco: En el final era el verbo

Olga Orozco Con esta boca, en este mundo… No te pronunciaré jamás, verbo sagrado, aunque me tiña las encías de color azul, aunque ponga debajo de mi lengua una pepita de oro, aunque derrame sobre mi corazón un caldero de estrellas y pase por mi frente la corriente secreta de los grandes ríos. Tal vez hayas huido hacia el costado de la noche del alma, ese al que no es posible llegar desde ninguna lámpara, y no hay sombra que guíe mi vuelo en el umbral, ni memoria que venga…

Dr. Zoppa en el CMMAS

el-artefacto Este viernes, Dr. Zoppa tendrá una presentación dentro de los conciertos por el XV Aniversario del Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras (CMMAS). Francisco Colasanto, quien se basó en Frank Zappa para bautizar a su organización, es licenciado en Composición electroacústica por la Universidad Nacional de Quilmes, Argentina, y realiza su Doctorado en Tecnología Musical en la Universidad Nacional Autónoma de México, con residencia en Morelia desde el 2006, de acuerdo a la información del CMMAS en su página web. En el concierto de este fin…

Uruapan, el arte contra la violencia

Caliche Caroma La violencia provocada por la delincuencia organizada en Uruapan desgraciadamente se ha vuelto incontrolable, hoy es el municipio más violento de Michoacán junto con Zamora, Sahuayo y Apatzingán. Apenas comienza el segundo mes del año y los asesinatos, secuestros, extorsiones y robos en la Perla del Cupatitzio ya son noticia internacional. La incompetencia de las autoridades es proporcional a su silencio, los tres niveles de gobierno se han caracterizado por hacer nada. Pero no todo está perdido, a varios artistas uruapenses (o radicados en este municipio) se les…

Pita Amor: Como los rieles del tren

Pita Amor Vi en el espejo Vi en el espejo un personaje raro un pájaro de sombras taciturno, del polaco Chopin, oí un nocturno y vendí mi reloj a un viejo avaro Tu traje oscuro, que costó tan caro las refulgentes luces de Saturno el comandante que cambió de turno y la niña que juega con el aro Un telegrama que me ha enviado Emilio y yo pidiéndole al demonio auxilio las tabernas de vinos asesinos los burdeles de vicios clandestinos los imanes, las grises cerraduras… También las misteriosas cerraduras.…

Rambo III y yo no olvido al año anciano

Caliche Caroma Cuando joven era, las notas de fin de año me daban flojera absoluta, tachaba de dramáticos a quienes escribían estos textos retrospectivos del 31 de diciembre donde se habla de lo mejor y lo peor, de los propósitos y los buenos deseos. Ahora, en la punta del 2019, considero pertinente hacer una evaluación de la actividad realizada, nomas para decirme a mí mismo «No estás tan vuelto al carajo, cachetón» y como pretexto motivacional antes del 2020. Pero no se trata de una revisión que se centre únicamente…