Con zapatos Mickey

Livier Fernández Topete Para Yésica Negros, blancos o pintados de rosa. Aprendimos a caminar juntas, a trepar árboles y a colgarnos en columpios mientras soltábamos las amarras que entonces eran poquísimas; tú siempre fuiste más temeraria, yo a veces servía de sostén (entrelazando las manos o poniendo la espalda, por ejemplo) para tus malabares; las dos reíamos en cualquier caso. Si algo había que pintar de rosa, eso era la prenda que aseguraba nuestros pasos para ir descubriendo un mundo cada vez más y más colorido, donde el negro era…