Amo los bares y tabernas junto al mar

Juan de la Cosa Amo los bares y tabernasjunto al mar,donde la gente charla y bebesólo por beber y charlar.Donde Juan Nadie llega y pidesu trago elemental,y están Juan Bronco y Juan Navajay Juan Narices y hasta JuanSimple, el solo, el simplementeJuan. Allí la blanca olabate de la amistad;una amistad de pueblo, sin retórica,una ola de ¡hola! y ¿cómo estás?Allí huele a pescado,a mangle, a ron, a saly a camisa sudada puesta a secar al sol. Búscame, hermano, y me hallarás(en La Habana, en Oporto,en Jacmel , en Shanghai)con la…

Caprichos de la luz

Juan De La Cosa El primer libro de la historia que incluyó fotografías describió a la cámara, y a las imágenes que producía, como el lápiz de la naturaleza. Se pensaba que la cámara iba a mostrarnos a la naturaleza como un artista, nos enseñaba las creaciones que la luz hacía todos los días pero que escapaban al ojo humano. Hoy sabemos que esto no es así; la cámara jamás fue ni será el simple lápiz de la naturaleza, pues quien toma la foto también participa de la creación fotográfica.…

Vi a la Revolución pasar frente a mí

Juan De La Cosa El 8 de marzo vi a la Revolución pasar frente a mí. Como cuando un fuerte viento revuelve en un torbellino violento las flores de la jacaranda así pasaron, revueltas, la esperanza y la alegría, la dignidad y el coraje. El 8 de marzo vi a la Revolución pasar frente a mí. La oí por todos lados y escuché cómo su eco ensordecedor estremecía la cantera, haciendo vibras las calles, golpeando el corazón lleno de sangre. El 8 de marzo vi a la Revolución pasar frente…

Fragmentos de una ciudad en…

Juan De La Cosa Las opiniones eran que el viejo se había resbalado, que el auto había ‘quemado’ la luz roja, que el viejo había querido suicidarse, que todo estaba cada vez peor en … que el tráfico era monstruoso, que el viejo no tenía la culpa, que el viejo tenía la culpa, que los frenos del auto no andaban bien, que el viejo era de una imprudencia temeraria, que la vida estaba cada vez mas cara, que en … había demasiados extranjeros que no entendían las leyes de tráfico…

Enamoramiento urbano

Juan De La Cosa Es posible ser feliz en una ciudad, como es posible entablar una relación por lo demás satisfactoria con alguien (animal o humano), o establecer un vínculo instrumental o pedagógico con una obra, de la que no se está enamorado. No es el origen, ni el tiempo transcurrido, ni la residencia lo que determina la posibilidad de un enamoramiento urbano. La ciudad amada no coincide ni con la herencia, ni con la sangre, ni con la tierra, ni con el éxito, ni con el beneficio. Juan De…