Materia oscura: El último vuelo del doctor Ain

Alice Sheldon-James Tiptree Jr. El doctor Ain fue reconocido en el vuelo de Omaha a Chicago. Otro biólogo —de Pasadena— salió del lavabo y vio a Ain sentado en una butaca del pasillo. Cinco años antes, ese hombre había envidiado los enormes subsidios que Ain recibía. En ese momento le dedicó una fría inclinación de cabeza y se sorprendió ante la intensidad de la respuesta de Ain. Casi se volvió para hablar con él, pero se sentía demasiado fatigado; como casi todo el mundo, se debatía contra la gripe. La…

Materia oscura: Cómo Dorothy mantuvo alejada la primavera

Joanna Russ Había sido una estación muy larga y solitaria y ahora era a mediados del invierno, cuando oscurece muy temprano. A menudo, Dorothy no tenía otra cosa que hacer que deambular ensoñadoramente. Caminaba despacio escaleras arriba y abajo, a través de los desnudos salones y los lugares agrietados y llenos de polvo situados bajo las escaleras. Observaba silenciosamente los remolinos formados por la nieve alrededor de las esquinas de la casa y acudía a la cocina para echar el aliento sobre la escarcha de la ventana; pero el ama…

Materia oscura: La frontera

 Anna Starobinets En definitiva, reservaron billetes de litera; Olga, por supuesto  los quería de coche cama, pero cuando se acercaban las vacaciones escolares los precios se disparaban de tal manera que en unos billetes de ida y vuelta en coche cama se habrían gastado todo el sueldo de febrero de Ojotin, y a la vuelta iban a necesitar algo para vivir… Mejor todavía, dado el presupuesto con el que contaban, habría sido comprar directamente billetes de segunda, y Ojotin llegó a insinuar algo semejante sin excesivo entusiasmo, pero Olga lo…

Materia oscura: Parientes cercanos

Octavia E. Butler —Te quiso tener —dijo mi tío—. No tenía por qué tener hijos. Hace veintidós años tampoco. —Ya lo sé. Yo estaba sentada frente a él en una cómoda mecedora de madera, en el salón del apartamento de mi madre. A mis pies, un montón de papeles abarrotaba una gran caja de cartón para lechugas: papeles sueltos y con las esquinas dobladas, planos y en sobres, importantes y triviales, todos revueltos. Allí estaba su certificado de matrimonio, la escritura de la propiedad que tuvo en Oregón, una tarjeta…

Materia oscura: El reemplazo del cuentista

N.K. Jemisin El cuentista no podía venir esta noche, así que me ha enviado a mí. ¿La razón? Soy de esas personas capaces de hablar por los muertos. Quizá haya oído hablar de gente como yo. En otros lugares me llaman de maneras diferentes: chamán, onmyouji, bokor, bicho raro. Como hay muchos muertos, conozco muchas historias. Pero si no le gustan mis historias, dígalo sin tapujos. Estoy segura de que tengo otras formas de entretenerle. Vamos allá. El rey Paramenter de Sosun, a fin de despejar los rumores de su…

Materia oscura: Una modesta proposición

Jonathan Swift Es un asunto melancólico para quienes pasean por esta gran ciudad o viajan por el campo, ver las calles, los caminos y las puertas de las cabañas atestados de mendigos del sexo femenino, seguidos de tres, cuatro o seis niños, todos en harapos e importunando a cada viajero por una limosna. Esas madres, en vez de hallarse en condiciones de trabajar para ganarse la vida honestamente, se ven obligadas a perder su tiempo en la vagancia, mendigando el sustento de sus desvalidos infantes: quienes, apenas crecen, se hacen…

Materia oscura: El mono científico

Robert Louis Stevenson En cierta Isla de las Antillas había una casa y una playa cerca de una arboleda. En esa casa habitaba un vivisector y, en los árboles, un clan de simios antropoides. Resultó que el vivisector atrapó a uno de ellos y lo encerró durante algún tiempo en una jaula del laboratorio. Allí quedó profundamente aterrado por lo que vio, muy interesado por todo lo que oyó; y como tuvo la fortuna de escapar en una fase temprana de su caso (que quedó clasificado con el número 701)…

Materia oscura: Historia de Abdulá, el mendigo ciego

Las mil y una noches El  mendigo  ciego  que  había  jurado  no  recibir  ninguna  limosna  que  no estuviera acompañada de una bofetada, refirió al Califa su historia: —Comendador de los Creyentes, he nacido en Bagdad. Con la herencia de mis padres y con mi trabajo, compré ochenta camellos que alquilaba a los mercaderes de las caravanas que se dirigían a las ciudades y a los confines de vuestro dilatado imperio. ”Una  tarde  que  volvía  de  Bassorah  con  mi  recua  vacía,  me  detuve  para  que pastaran los camellos; los vigilaba, sentado…

Materia oscura: Café “El panal”

Edgar Chávez Son las seis de la tarde, estoy sentado debajo del encino leyendo. Sopla una brisa refrescante que se junta con la frescura de la cerveza de lata que tengo en la mano. Leo una novela de ciencia ficción en donde la gente se ha vuelto inmortal y la sociedad está trastocada. Escucho otro mensaje de Whatsapp sonar en el teléfono y no atiendo. Me intriga un poco, mis amigos saben que contesto de noche y trabajo durante el día (sí, leer es mi trabajo, lo mismo que escribir).…

Materia oscura: La mujer con alas

Dino Buzzati Una noche, el conde Giorgio Venanzi, aristócrata de provincias, de 38 años, agricultor, acariciando a oscuras la espalda de su mujer Lucina, casi veinte años más joven que él, se dio cuenta de que a la altura de la paletilla izquierda tenía como una minúscula costra. —Cariño, ¿qué tienes aquí? —preguntó Giorgio, tocando el punto. —No lo sé. No siento nada. —Y sin embargo hay algo. Como un grano, pero no es un grano. Algo duro. —Te lo repito. Yo no siento nada. —Perdona, ¿sabes? Lucina, pero enciende…