Materia oscura: Una modesta proposición

Jonathan Swift Es un asunto melancólico para quienes pasean por esta gran ciudad o viajan por el campo, ver las calles, los caminos y las puertas de las cabañas atestados de mendigos del sexo femenino, seguidos de tres, cuatro o seis niños, todos en harapos e importunando a cada viajero por una limosna. Esas madres, en vez de hallarse en condiciones de trabajar para ganarse la vida honestamente, se ven obligadas a perder su tiempo en la vagancia, mendigando el sustento de sus desvalidos infantes: quienes, apenas crecen, se hacen…

Materia oscura: El mono científico

Robert Louis Stevenson En cierta Isla de las Antillas había una casa y una playa cerca de una arboleda. En esa casa habitaba un vivisector y, en los árboles, un clan de simios antropoides. Resultó que el vivisector atrapó a uno de ellos y lo encerró durante algún tiempo en una jaula del laboratorio. Allí quedó profundamente aterrado por lo que vio, muy interesado por todo lo que oyó; y como tuvo la fortuna de escapar en una fase temprana de su caso (que quedó clasificado con el número 701)…

Materia oscura: Historia de Abdulá, el mendigo ciego

Las mil y una noches El  mendigo  ciego  que  había  jurado  no  recibir  ninguna  limosna  que  no estuviera acompañada de una bofetada, refirió al Califa su historia: —Comendador de los Creyentes, he nacido en Bagdad. Con la herencia de mis padres y con mi trabajo, compré ochenta camellos que alquilaba a los mercaderes de las caravanas que se dirigían a las ciudades y a los confines de vuestro dilatado imperio. ”Una  tarde  que  volvía  de  Bassorah  con  mi  recua  vacía,  me  detuve  para  que pastaran los camellos; los vigilaba, sentado…

Materia oscura: Café “El panal”

Edgar Chávez Son las seis de la tarde, estoy sentado debajo del encino leyendo. Sopla una brisa refrescante que se junta con la frescura de la cerveza de lata que tengo en la mano. Leo una novela de ciencia ficción en donde la gente se ha vuelto inmortal y la sociedad está trastocada. Escucho otro mensaje de Whatsapp sonar en el teléfono y no atiendo. Me intriga un poco, mis amigos saben que contesto de noche y trabajo durante el día (sí, leer es mi trabajo, lo mismo que escribir).…

Materia oscura: La mujer con alas

Dino Buzzati Una noche, el conde Giorgio Venanzi, aristócrata de provincias, de 38 años, agricultor, acariciando a oscuras la espalda de su mujer Lucina, casi veinte años más joven que él, se dio cuenta de que a la altura de la paletilla izquierda tenía como una minúscula costra. —Cariño, ¿qué tienes aquí? —preguntó Giorgio, tocando el punto. —No lo sé. No siento nada. —Y sin embargo hay algo. Como un grano, pero no es un grano. Algo duro. —Te lo repito. Yo no siento nada. —Perdona, ¿sabes? Lucina, pero enciende…

Materia oscura: La noche de la gallina

Francisco Tario Los hombres son vanos y crueles como no tienes idea —me decía hace casi un siglo una gallina amiga, cuando todavía era yo joven y virgen, y habitaba un corral indescriptiblemente suntuoso, poblado de árboles frutales. —Lo que ocurre —objeté yo, sacudiendo mi cola blanca— es que tú no los comprendes; ni siquiera te has cuidado de observarlos adecuadamente. ¡Confiesa! ¿Qué has hecho durante la mayor parte de tu existencia, sino corretear como una locuela detrás de tus cien maridos y empollar igual que una señora burguesa? ¡El…

Materia oscura: Una bella película

Guillaume Apollinaire ¿Sobre qué conciencia no pesa un crimen?  —preguntó el barón d’Ormesan. Por mi parte, ya no los cuento más. He cometido algunos que me produjeron bastante dinero, y si hoy no soy millonario, debo culpar más bien a mis apetitos que a mis escrúpulos. En 1901, en unión de unos amigos, fundé la Compañía Internacional Cinematographic, a la que para abreviar llamamos C.I.C. Nuestro propósito era producir una película de gran interés y pasarla luego en los cinematógrafos de las principales ciudades de Europa y América. Nuestro programa…

Materia oscura: El Lobo Hombre

Boris Vian En el Bois des Fausses-Reposes, al pie de la costa de Picardía, vivía un muy agraciado lobo adulto de negro pelaje y grandes ojos rojos. Se llamaba Denis, y su distracción favorita consistía en contemplar cómo se ponían a todo gas los coches procedentes de Ville-d’Avray, para acometer la lustrosa pendiente sobre la que  un  aguacero  extiende,  de  vez  en  cuando, el oliváceo  reflejo  de  los  árboles  majestuosos.  También le gustaba, en las tardes de estío, merodear por las espesuras para sorprender a los impacientes enamorados en  su  lucha  con el enredo de las cintas …

Materia oscura: Paleorrino

Ricardo Martínez Cantú En un ambiente irrespirable, habitado sólo por los seres vivos que lograrán salir adelante sin necesidad de narices, hemos llamado al paleorrino precisamente así porque conservará una trompa nasal; prueba irrefutable de su ascendencia zoológica, lo que no obsta para apreciar también que esta criatura habrá de tener gran semejanza con los actuales vegetales. Cuerpo boludo, compacto, pardo y escamoso; de escasos diez centímetros de diámetro y con sólo dos protuberancias: en el extremo superior, la trompa, y en el inferior, una larga cola ramificada de constante…

Materia oscura: Nostalgia del Pilosaurio

Margarito Cuéllar Cuando del homo queden sólo vestigios fósiles, carbón, gráficas de un reino que tuvo todo al alcance de su muerte mis nalgas descomunales estarán ahí; sauria vida hecha de hígado, páncreas, bilis negra. Después del fuego el sapiens se habrá ido. La llama seré yo y explotaré en risas metálicas hechas del llanto de los otros. Hubo un tiempo en que gobernó al mundo la belleza, más la belleza al mirarse al espejo le dio vida al horror. Nací yo, el tirano, rey de los pilosaurios. De ser…