Ulises FonMadri: Ráfagas de viajeros

Ulises FonMadri Alguna vez fuimos casas y templos para hombres color tierra, pero luego otros del mismo color nos quemaron, llegaron otros más, casi tan pálidos como las nubes, que nos maldijeron y abandonaron; la lluvia, las aves y ardillas fueron nuestra compañía por centurias, mientras el pasto y el musgo nos cobijaron por completo. Así estuvimos hasta que otros hombres nos volvieron a mirar, sin la añoranza del hogar ni el odio, con otra expresión, una que no conocíamos bien. Vienen todo el tiempo, pero sobre todo en el…