¿The Clash en Tijuana?5 min de lectura

Víctor Ruiz

A mediados de los 70’s, el punk hizo su explosión en el mundo entero y gran parte de sus cimientos se forjaron en Inglaterra. The Clash es de esos grupos obligados a escuchar cuando se quiere entender el contexto del género y cuando se quieren llegar a grandes y curiosas historias.

Un rumor sobrevive por las calles de Tijuana: “En los 80´s Luis Güereña estuvo a punto de traer a The Clash a la ciudad”. Dicen los portavoces de esa historia, que el fundador de Tijuana No! se quedó a unos dólares de conseguirlo.

Y es que en la escena under de la frontera, algunos aseguran que el músico y activista tenía entre manos hacer que la banda liderada por Joe Strummer pisara tierras mexicanas por primera y única vez.

La leyenda urbana se ha ido acrecentando con el pasar de los años al grado de que se le han añadido elementos extras, como el hecho de que Güereña contempló gestionar el recurso faltante con la mafia local de aquel entonces.

A más de 30 años de la disolución de The Clash, Alex Zuñiga, baterista y miembro original de Tijuana No!, habló en entrevista para Lado A y ahí calificó como un mito las versiones que circulan sobre el supuesto intento de tener a los Clash en México.

“Al menos a mí Luis nunca me contó nada”, explica el músico, quien se reconoce como un aferrado seguidor de la banda de toda la vida, o por lo menos desde los 15 años, cuando se frustró su intento de verlos sobre el escenario en el año de 1982 en San Diego, Estados Unidos.

“Es un mito porque no es verdad, no tiene sentido cronológico. Los Clash se separaron entre 1984 y 1985, nosotros formamos No! hasta 1989 y Luis nunca me contó sobre sus intenciones de haber querido traerlos a Tijuana, aunque tampoco puedo descartar que le haya pasado por su mente hacerlo”.

Alex Zuñiga de repente duda y tras un análisis más frío, deja una baraja de posibilidades abiertas, “a lo mejor con el colectivo Intercultura que tenía con su hermano se pudo haber intentado gestionar ese concierto”.

“No nos tomaron en serio”

Martín Hernández era apenas un adolescente de 17 años de edad. Aquel medio día en que pasaba el rato dentro del departamento de su padre en San Diego, tuvo la suerte de enterarse de que The Clash tocaría en la ciudad esa misma noche.

Sin pensarlo siquiera, Martín asistió con una doble misión, la primera era disfrutar el show al máximo y la segunda hablar con Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon. No lo consiguió. Pese a que intentó burlar la seguridad del lugar, lo único que obtuvo fue una tarjeta del supuesto Management y Booking de la banda.

“La realidad es que le vieron los bigotes de leche y no lo tomaron en serio” explica riendo Chuy Martínez, hermano de Martín, con quien también formó la mítica banda de punk tijuanense “Mercado Negro”.

“Hay algo de verdad en que se intentó traer a los Clash a Tijuana, pero no estaban implícitos los actores de Tijuana No!, fue mi hermano el que asistió en 1982 al concierto en San Diego y ahí le dieron esa tarjeta de presentación, pero por más que marcamos nunca nos contestaron. ¡Qué seriedad nos podían tomar estando así de chamacos!”.

Sin embargo, Chuy Martínez asegura que si en Inglaterra hubieran levantado la bocina del teléfono la historia hubiera sido distinta. “Nosotros teníamos el respaldo para poder realizar el evento, veníamos de una familia de músicos, nuestros tíos eran promotores de eventos, ya traíamos toda la escuela y teníamos acceso a los lugares claves”.

Sumado a esto, Chuy recuerda que en aquellos años no se tenían tantos filtros ni se aplicaba tanta burocracia en la logística de los permisos para poder realizar un concierto de esa magnitud, por lo que insiste en que tenían la facultad para llevar a buen puerto la gestión.

The Mescaleros, el último intento

Para el 2 de julio del 2002, el Salón 21 de la Ciudad de México tenía anunciada la presentación de Joe Strummer y The Mescaleros. La cita era a las 20:00 horas. Alex Zuñiga llegó más puntual de lo acostumbrado. A su paso encontró todo desolado y sin señal de que en ese lugar se fuera a realizar un concierto. “A lo mejor llegué muy temprano” fue lo primero que pensó, pero la esperanza se le diluyó cuando se vio de frente ante un letrero en el que se leía un tremendo CANCELADO.

“Por aquellos días fuimos a tocar al DF, entonces me entero que Mescaleros van estar en la ciudad unos días después. Ni siquiera lo pensé, postergué mi regreso a Tijuana para quedarme con mi novia al concierto. Recuerdo que ese día desde temprano estuvimos echando la chelita, comiendo y esperando ansiosos por Joe Strummer”.

Luego de la amarga experiencia, el baterista de Tijuana No! reconoce que desde ese momento dedujo lo poco que sabe en realidad la gente de música. “Nadie conocía a Joe Strummer, no se vendieron boletos y por eso se canceló”.

Tras la muerte de Joe Strummer, México quedó sepultado como el gran pendiente en la agenda del músico. ¿Qué tan cerca habrán estado realmente los Clash de tocar en Tijuana? Habría que jugar a la Ouija para consultárselo a Luis Güereña.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: