Tras el día de las brujas3 min de lectura

Livier Fernández Topete

Que exista un día-recordatorio de cualquier cosa, es mera occidentalización del tiempo, del espacio y de los afectos. El pasado 8 de marzo, el día de la mujer pasó a tener un sentido completamente diferente, despojado de cursilerías y de discursos patriarcales, al menos esa era la idea, algunas y algunos no lo entendieron ni lo vivieron así, lo cual resulta lamentable.

Pasó el día de las brujas, no de los muertos o de Halloween, porque “bruja” es una de las acepciones de la palabra «mujer» según María Moliner, o al menos una de las palabras asociadas a ésta en su catálogo bajo la definición. Además fueron las “Brujas del Mar”, el colectivo veracruzano, quienes tuvieron la iniciativa de crear una convocatoria concreta para el Paro del 9 de marzo y subirla a redes sociales. Miles de mujeres mexicanas respondimos al llamado de estas “criaturas” empoderadas para “parar”, para simular nuestra ausencia, para visualizar la pérdida de innumerables mujeres en nuestro país, paramos para no dejar de movernos.

Hoy, por el pretexto (noble, vil, superfluo o profundo), vale la pena escuchar, en otra voz, a Huidobro:

y quedarnos un poco en estos versos:

“Si tú murieras
Las estrellas a pesar de su lámpara encendida
Perderían el camino
¿Qué sería del universo?”

También valdría la pena atender esta incomparable ofrenda masculina cuyo centro (si se escucha desde cierto ángulo) le da un giro a la relación hombre-mujer, escrita y cantada/recitada por el galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en el 2011:

Abajo comparto uno de los textos más bellos, honestos y cristalinos que he leído últimamente sobre el tema. Los hombres que no se pelean con el feminismo, que no se burlan del movimiento ni de sus activistas, sino que aprovechan para mirarse en el espejo, están deconstruyéndose y construyendo poco a poco nuevas masculinidades:

“No soy feminista, soy un machista en proceso de rehabilitación”

 Y esta piedra preciosa, sencilla pero brillante, de mujer a mujeres:


Imagen de portada: Grabado de Harry Clarke.


Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: