Trilogía negra de Pekín6 min de lectura

Horacio Cano Camacho

En este bufete negro de vez en cuando presentamos un autor o autora de novela negra que nos parece interesante que se conozca por su obra completa o por una saga en particular. De esta manera, quien se haya contagiado con el gusanillo de noir puede tener un panorama más amplio del género y orientarse en él.

De esta manera hoy les quiero presentar a una escritora china con un estilo muy peculiar y fresco dentro del género.  Se trata de Diane Wei Liang (Pekín, 1966). Esta autora tiene una vida muy compleja, creció en un “campo de reeducación” pues sus padres, intelectuales destacados, fueron internados en este en la etapa más terrible de la revolución cultural de Mao, luego ya como estudiante universitaria, participó en el movimiento democrático estudiantil que terminó en la represión de Tiananmen, en donde estuvo presente. De allí salió exiliada a los EUA en donde concluyó sus estudios y se doctoró en administración. Vive en Londres, en donde emprendió una carrera como escritora de novela negra.

Decía que su estilo es peculiar, escogió la novela negra como recurso para diseccionar la realidad china y su conflictos entre las tradiciones y la modernidad, la situación de los jóvenes ante el desarrollo vertiginoso de la sociedad china, la corrupción, el empuje de la ciencia y la tecnología frente a una sociedad con profundas raíces en el pasado.

Diane Wei Liang

No son análisis sociológicos ni panfletos ideológicos. Sus historias son muy frescas pero muy cuidadas en las descripciones de las aspiraciones, los conflictos y el día a día de esa sociedad. Uno lee sus libros que combinan la investigación policiaca con la descripción muy sutil de los ambientes envueltos en la china milenaria y que en ocasiones colisionan con el empuje de la China hiperdesarrollada: tradición vs modernidad.

Creó un personaje, la detective Mei Wang que rápidamente se convirtió en un modelo emblemático de la novela negra asiática. Mei Wang es una mujer joven, con muchos sueños, enamorada y comprometida con su trabajo, pero con una familia que es su lazo muy fuerte con el pasado, la tradición y la idiosincrasia china. La detective se mueve con soltura en una urbe que es el perfecto representante del cambio cultural emprendido por China en donde se dan la mano los viajes al espacio, la revolución tecnológica, con monumentos milenarios, o los callejones  repletos de historia. Con ella creo la Trilogía de Pekín, formada por El ojo de jade, La casa del espíritu dorado y Mariposas para los muertos, todas editadas por Siruela. Se pueden comprar de manera independiente o en una edición especial que reúne la trilogía.

El ojo de jade abre la trilogía. Mei Wang abre una agencia de detectives en pleno corazón de Pekín y contrata a un hombre como secretario y asistente. Un poco cansada de investigar infidelidades o sobre jóvenes independizados de sus familias, un día recibe la visita de un cliente potencial que la contrata para investigar el paradero de una escultura de jade que data de la dinastía Han que fue robado de un museo en plena Revolución Cultural. Este contrato la confronta con su propio pasado y la obliga a revisitar ese oscuro periodo de la historia de China. Su propia familia tiene mucho que decir de ese momento particular. Sus investigaciones la llevan a un lado secreto de Pekín, con sus nuevos millonarios, la corrupción y la imagen omnipresente del estado. Los resultados de su indagatoria la confrontarán con su propia historia y le revelaran aspectos que ella, como toda la juventud desconoce.

Mei Wang acaba de cumplir 33 años, sigue soltera y se dedica a una profesión prohibida en Pekín. La sociedad sigue avanzando, llena de contrastes, en donde cada día aparecen nuevos millonarios que ahondan las desigualdades sociales a puntos extremos. Todo gira en torno al dinero. Pekín va saliendo de los juegos olímpicos y todo en la ciudad es ajetreo y ruido. En ese ambiente Mei conoce a un abogado que le encarga la investigación del desvió de dinero de una nueva corporación médica. En esas anda, cuando se presenta a su despacho un inspector del gobierno con la encomienda de cerrar su negocio ilegal ¿tendrá relación esa inesperada visita con los lazos de corrupción que va descubriendo entre las poderosas empresas nacidas en la China actual? La casa del espíritu dorado es un poderoso thriller repleto de intrigas y misterios que nos llevaran a adentrarnos en las contradicciones de la China moderna y todo como un adictivo juego de mahjong.

Finalmente, en Mariposas para los muertos Mei Wang está investigando la desaparición de una muy famosa actriz llamada Kaili. En su departamento encuentra una mariposa de papel que asume como una pista que la llevará al Pekín profundo en donde verá de manera directa la confrontación de modernidad contra tradición. Y encontrará vasos comunicantes de este suceso con la innombrable historia de la masacre de Tiananmen. Investigar el pasado es peligroso en esta China actual y Mei lo irá descubriendo de manera dolorosa.

En estas vacaciones que están por comenzar y bajo los cuidados indispensables que aún debemos tomar, la Trilogía de Pekín es una manera muy interesante de retirarnos a nuestras casas, al café o al parque. Seguro se dejará deslumbrar por Diane Wei Liang y su maravillosa narrativa, de paso ira entendiendo las complejidades de esa sociedad que está llamada a convertirse en la mayor potencia del mundo. No se la pierda.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: