Yakuzas en el Soho4 min de lectura

Caliche Caroma

“Alguien tiró una piedra en un estanque de Londres y las ondas llegaron hasta Tokio”, los asesinatos no se hacen esperar, yakuzas en el Soho, cerveza y sake. Deber/Vergüenza (Giri/Haji) es una serie inglesa creada por Joe Barton en 2019, producida por Sister Pictures, BBC One y Netflix, plataforma visitada por millones de personas, hoy encerradas en sus casas por el temible Covid-19, según dicen, más letal que cualquier criminal con katana.

Deber/Vergüenza (Giri/Haji), la historia de dos hermanos, uno de ellos es policía, Kenzo (Takehiro Ida), el otro se dedica al crimen, Yuto (Yosuke Kubozuka). Kenzo quiero mucho a Yuto, lo ayuda, cubre sus errores, lo alienta a llevar una vida buena, pero Yuto cae ante el encanto de lo prohibido, la mafia japonesa lo recluta. Asciende, hace el Yubitsume, aprende a matar sin remordimiento. Todo bien hasta que el yakuza traiciona a los suyos, Yuto embaraza a la hija del jefe, roba un cuchillo especial usado para los mensajes mortíferos y huye a Inglaterra donde entra en contacto con los mafiosos locales. Kenzo creía que su hermano había fallecido, vivió engañado durante un año, pero Yuto está más vivo que nunca, los muertos son otros.   

Yuto desata el caos en Londres y, efecto mariposa, también en Tokio. Sólo Kenzo puede arreglar las cosas, o eso creen quienes lo mandaron a esta misión fratricida, policías y criminales se dan la mano para solucionar esta carnicería. El detective japonés viaja de incognito a Inglaterra donde conocerá a una investigadora forense llamada Sara Weitzmann (Kelly Mcdonald) y a Rodney (Will Sharpe), un prostituto yonki, ambos le ayudarán a encontrar a su hermano, pero las cosas no son tan sencillas como parecen, ¿cuándo lo han sido?

Balaceras, persecuciones, asesinatos, dedos cortados, tortura, sexo, drogas, alcohol, familias disfuncionales: “Mi responsabilidad como policía es llevarlo ante la justicia. Mi responsabilidad como hermano es protegerlo”. Los lazos fraternales son más fuertes que el deber, a pesar de la vergüenza, Kenzo protegerá a su hermano, salvará su vida más de una vez, pondrá en riesgo su carrera y su propia existencia. El abrazo filial ante el caos, el bien y el mal se disuelven en el Old Fashioned, sólo un hielo.

Esta serie de 8 capítulos tiene momentos magistrales a punta de pistola, el lenguaje cinematográfico pasa de lo meramente narrativo a lo poético, como el de la discoteca subterránea en donde Taki (Aoi Okuyama), la hija de Kenzo, descubre que es lesbiana, todo se detiene para que las miradas de dos mujeres se encuentren y se besen antes de tocarse los labios, mientras tanto, afuera estallan granadas y decenas de cuerpos yacen inertes. La sangre también es protagonista en esta historia intercontinental.  

“Cada mínima decisión que tomamos puede afectar profundamente a todos los que nos rodean”, reflexiona Sara Weitzmann en algún momento de la serie, y es que los diálogos de los personajes abordan temas filosóficos, existenciales, porque una buena serie de crimen y balazos no está peleada con el pensamiento crítico, con los enunciados que reflejan la complejidad del mundo ys sus habitantes, para muestra, y como despedida, esta bala perdida de Kenzo: “No somos malos, sólo hemos hecho cosas malas”.

Ficha técnica: Guion: Joe Barton. Dirección: Joe Barton, Julian Farino y Ben Chessell. Reparto: Takehiro Hira, Kelly MacDonald, Justin Long, Yôsuke Kubozuka, Charlie Creed-Miles, Sophia Brown, Togo Igawa, Nicki Vickery, Andrew Joshi, John McCrea, Masahiro Motoki, Yûko Nakamura, Mitsuko Oka, Tony Pitts, Will Sharpe, Tony Way, Jacob James Beswick, Ellie James, Masaya Mimura, Anna Koval, Haruka Abe, Ken Yamamura, Georgina Philipps, Pierre Bergman, Wong Charlie, Richard Dillane, Joelle Koissi, Richie Lawrie, Joakim Skarli, Steve Aldis, Faraz Ayub, Matthew Durkan, Gabriel Gambetta, Gary Grant, Matt Greenwood, Theresa Lamb, Kevin Layne, Stephen McGowan, Eiji Mihara, Wanda Opalinska, Richard Pyros, Jim Quirke, Boyd Rogers, Davina Sitaram, Matt Townsend, Patrick Walshe McBride. Fotografía: David Odd, Piers McGrail. Música: Adrian Johnston.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: