25 Instantáneas de Bibiana Camacho o La fortuna mis tiempos ha mordido5 min de lectura

Héctor Alvarado Díaz

  1. ¿Sabías que ibas a ser escritora?

No. Desde niña disfruté mucho la lectura, pero ni en sueños imaginé que podría ser escritora. Siempre me pareció una figura inalcanzable. Nunca tuve una idea muy clara de lo que “sería” pero siempre supe lo que no.

  1. ¿Es una ventaja vivir en CDMX?

Es una ventaja para ciertas cuestiones que tienen que ver con actividades culturales y chambas. También es una desventaja terrible porque ya somos demasiados. Los servicios no alcanzan, todo es caro y cada vez hay menos oportunidades, menos espacio, menos empatía.

  1. ¿Eres más novelista que cuentista?

No lo sé. Me fascina la condensación del cuento y el deschongue de la novela. Cuando estoy trabajando uno anhelo el otro y viceversa. Algunos textos que iniciaron como novelas me han quedado como cuentos y los cuentos se han extendido en novelas. Así que no estoy segura de nada.

  1. Tardaste un poco para publicar ¿maduras mucho tus libros?

Tardé un montón si me comparo con los escritores más jóvenes. La verdad es que me tardé mucho en atreverme, tenía mucho miedo. Soy sumamente insegura y estaba convencida de que lo que hacía no valía la pena. Así que un día me armé de valor y llevé mis textos a un taller literario. Ahí me di cuenta de muchas de mis carencias y también aprendí que podía mejorar.

Y sí, suelo darle reposo a los textos, a las ideas, a los fragmentos y luego, cuando vuelvo a ellos, descubro que algunos funcionan y otros son basura. Y poco a poco armo las historias.

  1. Una palabra para las siguientes palabras.

Jaula: locura

Campaña: fastidio

Cáncer: dolor

Tarot: conocimiento

Libro: travesía

  1. ¿Eres una blanca paloma?

No. Mi abuela me decía mustia.

  1. ¿Te consideras buena maestra?

Siempre aprendo un montón cuando doy clase. Y procuro que quienes confían en mí, también aprendan. Me gusta pensar que sí lo soy porque además siempre estoy leyendo e investigando.

  1. Dónde pones el acento: ¿en el lenguaje, en la historia?

Procuro ponerlo en el ritmo.

  1. ¿Hay una frontera infranqueable?

Sí. Las fronteras autoimpuestas siempre son infranqueables.

  1. ¿Te gustan las fiestas?

Algunas. No todas. No soporto las fiestas con protocolos. No me gusta asistir a fiestas enormes en las que conozco a muy poca gente. Me gustan las fiestas pequeñas con personas queridas.

  1. ¿Cuánto descansas entre libro y libro?

Algunos libros obligan a tomar un largo respiro porque generan pensamientos, preguntas, emociones intensas. Necesito tiempo para digerirlo y escoger con cuidado lo que sigue. A veces necesito algo completamente distinto y otras veces requiero continuar en la misma marea aunque en otro océano. En otros casos apenas dejo el libro, ya tengo otro entre las manos. Cada libro es distinto.

  1. ¿Das a leer tus manuscritos?

Siempre. La lectura del otro es muy necesaria.

  1. ¿Qué se siente terminar una novela?

No sé. Yo siempre siento que no las termino.

  1. Pandémica: ¿Te lavas las manitas con agua y con jabón?

Todo el tiempo.

  1. ¿Prudente o arrebatada?

Procuro ser prudente pero no me sale. Más bien soy arrebatada y a veces sale muy bien, otras muy mal.

  1. ¿Crees en las generaciones?

Creo en la maldición de las generaciones. Si la pregunta iba por las generaciones de creadores. No. Entiendo que por afinidades, intereses y facilidad de estudio, algunos artistas han sido agrupados por generaciones. En todo caso prefiero a los que quedan fuera.

  1. ¿Te hubiera hecho feliz alguna otra profesión?

Bailar, bailar siempre. Aunque lo hago y lo haré hasta que no pueda más. Me hubiera gustado dedicarle más tiempo.

  1. ¿Abrevas en la realidad o en la inventiva?

De la inventirealidad.

  1. Cinco grandes que han sido tus guías.

Amparo Dávila, Gladiola Orozco, Jean Rhys, Carson McCullers, Shirley Jackson. Cambian constantemente como cartas de Tarot pero éstas han permanecido durante mucho tiempo.

  1. ¿Cómo es tu ambiente ideal para escribir?

En realidad puedo escribir en casi cualquier lado y lo he hecho: en el metro, en una oficina (fingiendo que trabajo), en un paseo en bicicleta. Aunque definitivamente prefiero que sea de noche, en silencio, frente a la computadora o una libreta y con un vaso de vino tinto.

  1. ¿Agua, café, alcohol?

Café y alcohol.

  1. ¿Te han hecho la vida difícil?

¿A quién no? Lo mejor en esos casos es alejarse.

  1. ¿Los hombres son una lata?

Algunos sí. No todos.

  1. ¿Tienes libro en puerta?

Tengo un par terminados y en reposo, pronto buscarán un camino de salida.

  1. ¿Crees en fantasmas?

Por supuesto. Desde niña, desde siempre. No sé qué sería de este mundo sin fantasmas, los propios y los ajenos.

Bibiana Camacho.

Escritora, editora, bailarina y encuadernadora. Ha participado en varias antologías. Sus libros son los volúmenes de cuentos Tu ropa en mi armario (Jus, 2010), La sonámbula (Almadía, 2013) y Jaulas vacías (Almadía, 2019); la novela que recibió la mención de honor en el Premio Primera Novela Juan Rulfo Tras las huellas de mi olvido (Almadía, 2010) y la novela Lobo (Almadía, 2017). Fue coguionista durante diez años del programa literario dirigido por Rafael Pérez Gay “La otra aventura” y es coautora del libro homónimo publicado en 2020 por editorial Cal y arena.

Es autora junto con Javier Elizondo del libro juvenil Más allá del árbol del gesto, Planeta, 2020. Es editora y encuadernadora del Taller Editorial Cáspita y conduce el programa de radio “Bella Dama sin piedad” en la estación por Internet: Cáspita Radio Experimental.


Imagen de portada: Sué Monserrat Jácome Lugo

Notas relacionadas

Danos tu opinión: